Crítica de The Defenders, la serie crossover de Marvel y Netflix
Análisis

Crítica de The Defenders, la serie crossover de Marvel y Netflix

Por Jesús Delgado Manzano

The Defenders, la serie crossover de Marvel y Netflix, ya está disponible al completo. Daredevil, Luke Cage, Jessica Jones y Iron Fist se unen para salvar la ciudad. Tras haber podido verla al completo en Netflix, en su estreno el 18 de agosto, pasamos a ofreceros su crítica.

The Defenders ya está aquí. Desde esta misma mañana del 18 de agosto de 2017, Netflix permite ver la serie completa en su plataforma VOD (Video On Demand). The Defenders, como muchos recordaréis, es la mini-serie crossover que reúne a los cuatro superhéroes titulares de Marvel que han protagonizado sus cuatro respectivas series hasta la fecha: Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y Iron Fist

La serie de The Defenders arranca poco tiempo después de los eventos narrados en la anterior serie, Iron Fist. La acción sitúa a Daniel Rand (Finn Jones) alias Puño de Hierro/Iron Fist, y a su aliada y amante Colleen Wing (Jessica Henwick) tras la pista de los agentes del clan ninja de La Mano en el sudeste asiático, después de que su búsqueda de K'un L´un resultase infructuosa. Sin embargo, sus pesquisas parecen conducirles tras una misteriosa asesina al servicio de la organización, con todas las evidencias señalando a Nueva York como su próximo destino.

Esto obligará a Rand a regresar a la Gran Manzana para continuar con su caza de La Mano. Sin embargo, a su regreso resultará evidente que no puede seguir luchando solo contra la organización criminal, por lo que habrá de buscar nuevos aliados para su cruzada. Sin saberlo, su camino está a punto de cruzarse con el de los otros héroes de Nueva York, quienes consciente o inconscientemente, se verán arrastrados a defender la ciudad de los siniestros planes que La Mano tiene para ella.

No te pierdas nuestro especial dedicado a The Defenders

Y hasta aquí os contamos  Si queréis saber más sobre la serie de The Defenders, seguid leyendo. En la siguiente crítica picadita os exponemos los pros (que son muchos) y los contras de este ambicioso proyecto de Marvel. 

Los mejores de Nueva York

Gracias a la tertulia de The Defenders que grabamos en Akira Comics, ya pudisteis conocer de antemano algunos de los pálpitos que nos daba esta serie. Pálpitos que tenían que ver bastante con las primeras impresiones que tuvimos de The Defenders cuando nos ofrecieron hace semanas un primer avance de sus episodios inaugurales. Y, como recordaréis, el veredicto fue muy positivo. 

Una pista de la solidez de la serie se encuentra en el visionado del primer episodio, que ya de por sí despierta interés y curiosidad en el espectador.  Esto es un precedente que, por cierto, comparte con series como Jessica Jones o Luke Cage, en la que una ignición potente mantenía viva la llama del interés hasta al menos el ecuador de la serie, de forma prolongada. Pero el verdadero pilar lo encontramos en su reparto y en la dirección artística, así como en la coralidad con la que se ha desarrollado esta serie de Netflix y Marvel.

¿Sabes en qué orden ver las series de Netflix y Marvel antes de The Defenders? Si no es así, sigue este enlace.

Por un lado, la serie parte de la base de que fundamenta la reunión de cuatro héroes con temáticas y tonos muy diferenciados. Esto implica que parte de un estilo visual y una atmosfera separada para cada uno de ellos, que acaban confluyendo para crear una conjunta cuando finalmente el cuarteto se reúne y toma forma como equipo. Si es que se les puede llamar así, ya que se trata de una formación muy poco homogénea y con unas lealtades bastante etéreas.

En este aspecto, la serie parece más un crossover al uso en cómic que la presentación de un grupo de superhéroes bien articulado y organizado. Esto claro, es una decisión bastante coherente, atendiendo al origen de Los Defensores (The Defenders) en los cómics. Recordemos, que en los cómics originales de Los Defensores, el grupo no solo estaba formado por otros héroes, sino que también únicamente se reunían de forma episódica y cuando algo muy gordo amenazaba la Tierra o Nueva York. Un espíritu que, por cierto, recoge muy bien la serie. 

Por otro lado, como decíamos, buena parte del mérito de que la serie aguante el tirón los ocho episodios que dura se debe a la química de sus protagonista, a la calidad actoral y a la dirección artística. Posiblemente, quien más destaque sea Sigourney Weaver en el papel de una antagonista que los espectadores sabrán apreciar. No obstante, no es el único regalito que la serie de The Defenders nos brinda. La complicidad de Krysten Ritter y Mike Colter (Jessica Jones y Luke Cage) es enorme y sus escenas son sencillamente impagables y muy deseadas. Aunque ya os avisamos que los secundarios recurrentes de las otras series también se dejan caer, ofreciéndonos un buen ejemplo de buena construcción de mundo común.

Y es que The Defenders, además, transpira ese espíritu de Marvel en donde todo esta conectado entre sí y donde no se desaprovecha nada, ni siquiera dos minutos de un secundario en cámara. Se nota que es una serie hecha con cariño, ganas, conocimiento y respeto al material del que parte. De hecho, si prestáis atención, encontraréis numerosos easter-eggs no solo a los cómics de cada héroe, sino también a las anteriores series de Marvel y de Netflix. Además, el humor situacional de Marvel, mezclando épica y situaciones surrealistas, también se deja ver. No os diremos cuándo, solo tened en mente la forma más rápida de viajar en Nueva York. 

Por cierto, no queremos destriparos nada, pero hemos de decíroslo. The Defenders también nos deja una lucha de pasillo, la marca de la casa de las series de Marvel y Netflix y una secuencia de "splash page" al más puro estilo Vengadores. Estos gratos detallitos harán que los fans del palmas como chavales. Eso sí, no esperéis que las secuencias de lucha sean muy limpias. Se nota algo de trampa para que queden bien en pantalla. Ahora, de una cosa sí que podemos dar fe, son muchísimo más limpias que las de Iron Fist, las cuales recibieron no pocas ni inmerecidas críticas. 

Por último, cabe destacar que es posible que pasado el ecuador de la serie encontréis algún que otro momento anticlimático o que el desarrollo de cierto personaje os pierda un poco. Dicho esto, la única pega que además podemos encontrar (más allá de que si no te gustan los superhéroes, mal vamos entonces), es la de que la serie depende especialmente a nivel argumental de los eventos narrados en Daredevil y Iron Fist, haciendo de los otros dos héroes un poco accesorios. 

Por cierto, como última recomendación nos gustaría señalaros que sería buena idea que os quedaráis hasta después de los créditos del último episodio de The Defenders. Hay escena/teaser de algo que está por llegar y que deseamos ver muy muy pronto en pantalla. 

The Defenders es una serie de Netflix basada en el cómic de Los Defensores de Roy Thomas y Ross Andru para Marvel Comics. Douglas Petrie (Buffy Cazavampiros) es el showrunner del show, con Marco Ramirez (Da Vinci's DemonsDaredevil) como consultor principal de la producción.

Charlie CoxKrysten RitterMike Colter y Finn Jones protagonizan este drama, encabezando un elenco que reúne no solo a los héroes, sino al reparto y a los principales personajes de las anteriores series de Netflix y Marvel. The Defenders narrará la convergencia de todas las historias en un clímax superheroico que decidirá el destino y el futuro de Nueva York. Su arranque seguirá los hechos expuestos en la última serie en orden cronológico: Iron Fist.

Valoración

Crossover de las cuatro primeras serie de Marvel y Netflix. Aúna bien los estilos de cada una, siendo una culminación apropiada para la primera fase del UCM en Netflix. Un cómic hecho serie.

Hobby

83

Muy bueno

Lo mejor

Un elenco de quitarse el sombrero, con una Sigourney Weaver espléndida. El juego de atmósferas y tonos. La conclusión de las tramas sobrenaturales.

Lo peor

Algunas secuencias de lucha deslucen un poco. Hay cierto anticlimax previo al desenlace. Mucha dependencia argumental de Iron Fist y Daredevil.