Detective Knight Redemption

Crítica de Detective Knight Redemption, película de acción navideña y segunda parte de una trilogía, de las últimas películas que grabó Bruce Willis, retirado por su enfermedad... y que ya no puede actuar.

Bruce Willis ha sido una de las mayores estrellas del cine de acción, uno de los actores más reconocibles del mundo, pero que ha tenido un triste final del cine. Hace muchos años que Willis salía en cada vez menos películas destacadas y se limitaba a papeles testimoniales en (montones) de películas de serie B y bajo presupuesto.

Hasta que, hace cosa de un año, supimos la razón: Bruce Willis padece afasia, un trastorno cerebral que afecta a la comunicación: dificulta el habla e incluso la expresión a través de la escritura.

Willis siguió trabajando durante años, ocultándolo de varias formas al público, reduciendo sus líneas, evitando diálogos largos, papeles pequeños, y a veces con un pinganillo para que alguien le leyera el texto si se olvidaba.

VIDEO

Detective Knight: Redemption - Tráiler

Detective Knight, triste final para Bruce Willis

Bruce Willis ha sido John McClane en cinco películas de La Jungla de Cristal, ha estado en sagas como Red, Los Mercenarios, y éxitos de crítica como El Sexto Sentido, El Quinto Elemento o Pulp Fiction.

Pero Detective Knight será la última saga en la que aparezca, y nada menos que una trilogía, que fueron rodadas a la vez a finales de 2021, y estrenadas directamente en VOD en Estados Unidos a través de Lionsgate. La trilogía será cerrada por Detective Knight Independence, que se estrenará el 3 de marzo en España.

En España, llega hoy a (poquísimas) salas Detective Knight: Redemption, que en realidad es la segunda parte de la trilogía. Y es, también, una película de acción navideña, como La Jungla de Cristal, dirigida por Edward John Drake.

Detective Knight Redemption

Willis interpreta, como no, a un policía, James Edward Knight, que en la primera parte, Detective Knight: Rogue, se salta la ley y es encerrado en prisión. Allí conoce a un fanático, Ricky Conlan, un veterano de guerra aparentemente reformado, pero que organiza una violenta fuga en la que también se escapa el atracador de la primera parte, con el que formó equipo Knight.

Pero Knight decide no escapar, y firma un trato con la policía para que les ayude a atrapar a Conlan, que forma parte de una banda de atracadores de bancos que, vestidos como Santa Claus, matan a sus rehenes con bombas escondidas en regalos.

detective knight

La película es un thriller de acción muy sobrio y violento: no esperéis una pizca de la diversión aquí, y prepárate para aguantar diálogos y situaciones mil veces vistos, todo con la máxima seriedad: el atracador arrepentido que quiere volver con su familia, la dura jefa de policía chocando con el "ego" de Knight, el villano convertido en filósofo antisistema...

No le pedimos peras al olmo, es una película de bajo presupuesto que aun así tiene algunas escenas dirigidas con pulso, como la huida de la cárcel o algunos de los atracos, con siniestros disfraces ensangrentados de Papá Noel, pese a que difícilmente tiene la capacidad de convencernos de su premisa (una banda que, supuestamente, ha aterrorizado a toda Nueva York durante las fiestas).

Ni como thriller ni como película de acción tiene el mínimo interés, aunque esté hecha con solvencia. Pero la película resulta descorazonadora por todo lo que rodea a Bruce Willis, quien claramente no está en condiciones de liderar una película como esta.

Por esa razón, Willis apenas tiene escenas. Knight tarda casi media hora en decir su primera línea de diálogo, y siempre son frases cortas o one-liners, dejando que sean los otros personajes quienes expongan toda la información, para que Willis simplemente diga poco más que sí o no.

Detective Knight, el apagón de Willis

Willis no actúa en toda la película. Eso suele oírse como hipérbole al hablar de actores que actúan particularmente mal, pero aquí no es una licencia literaria. Es que, literalmente, Bruce Willis ya no actúa. Ya no puede

Solamente recita sus frases sin cambiar el tono de voz, o se queda mirando al infinito y tragando saliva mientras la cámara gira a su alrededor, y el resto de los actores hacen un trabajo extra para insuflar la emoción correspondiente a la escena: la manía que le tiene la jefa de policía que le ofrece el trato, la relación amor-odio de su compañero, el respeto que le impone al villano...

En ese sentido, hay que aplaudir la interpretación de Paul Johansson como el fanático villano Conlan, una actuación muy exagerada, pero es el único de toda la película con energía para mantener la atención del espectador.

Detective Knight Redemption

El personaje de Knight, pese a ser introducido en esta saga como un carismático pero rudo y tozudo policía, con gusto a saltarse las normas y adelantarse a la forma de pensar de los malos, "con más experiencia que el resto de agentes de esta comisaría juntos", no tiene nada de agencia en esta película.

Nunca decide cosas por sí mismo, ni tiene escenas él solo haciendo las cosas de polis por las que se supone que le necesitan tan desesperadamente. Nunca entra ni sale de las escenas, siempre está ya allí, tieso en su posición, con los personajes a su alrededor avanzando la trama por él.

Su única escena de acción es al final, caminando lentamente con una escopeta cargándose a todos los Santa Claus que le salen, sin que nadie le plante resistencia, como un Virtua Cop en modo ultrafácil.

Con ese pasillo que le hacen, la película justifica el heroico póster que tiene y así se parece a una vieja película de acción de Bruce Willis, pero no lo es. Toda la saga Detective Knight se puede entender como un homenaje a su carrera... o como un engaño al espectador, porque la realidad hace muchos años que estas películas ya no existen.

Bruce Willis vuelve a mostrarnos por qué siempre nos ha caído bien en estas fotos virales

A pesar de todo, Bruce Willis vuelve a mostrarnos por qué siempre nos ha caído bien

Una de las mejores escenas de la película es después de los créditos, con su compañero con los ojos brillándole al hablar de Knight como un "gilipollas y arrogante" pero uno de los mejores policías que hay, con tanta admiración y respecto que no le cabe en el pecho.

Ahí, Willis tiene un atisbo de sonrisa en una escena que parece un homenaje a Bruce Willis y el arquetipo de personaje que ha interpretado durante casi cuatro décadas, y con esa escena se puede más o menos blanquear esta explotación de su persona. Pero nos rompe el corazón.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Detective Knight Redemption es un thriller de acción de serie B más o menos solvente y con un villano carismático, pero todos estamos aquí por Bruce Willis. Y no sabemos si juzgarla como un sentido homenaje a la carrera de Willis o una desalmada explotación de su persona en horas bajas. En cualquier caso, no merece la pena sufrirlo.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La dirección en algunas escenas de acción. El villano de Paul Johansson se echa la película a los hombros. Que parezca un homenaje a Willis.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Bruce Willis ya no puede actuar y es desolador verle así... y que se aprovechen de su carisma para engañar al espectador con algo que ya no existe.
Hobby

40

Malo

Y además