Ir al contenido principal
Dune
Análisis

Crítica de Dune, la epopeya de ciencia-ficción colosal y majestuosa de Denis Villeneuve

Crítica de Dune, la nueva adaptación de la novela de Frank Herbert de la mano del cineasta Denis Villeneuve. Estreno en España el 17 de septiembre.

¿Echas de menos una experiencia cinematográfica apabullante? ¿Una de esas películas ambiciosas que buscan dejarte anclado a la butaca sin pestañear? Pues tenemos una grata noticia: la versión de Dune de Denis Villeneuve, es justo lo que necesitas y la vas a tener disponible a partir del 17 de septiembre.

Unos apuntes rápidos antes de entrar en materia: como ya sabréis la obra de Frank Herbert fue adaptada por parte de David Lynch en la película protagonizada por Kyle MacLachlan en 1984 y ha habido otros intentos de sacar adelante otras producciones, como es el caso de Jodorowsky. Hay un documental de 2013 imprescindible, en el que se han recuperado bocetos y planes de rodaje.

Adicionalmente, tenéis disponible en nuestra web la crítica de la novela gráfica que adapta la novela, para aquellos que tengáis algo de miedo a meterle mano al libro o bien os hayáis quedado cortos de tiempo antes del estreno de la película y queráis tener una toma de contacto previa con la historia.

La trama nos lleva a conocer la existencia de la especia, una sustancia muy valiosa que se extrae exclusivamente de Arrakis (el desértico planeta también denominado Dune). El emperador de la galaxia decide quién explota las minas y hay dos casas imperiales que se debaten su favor: la de los Atreides y la de los Harkonnen.

Los primeros cuentan con el apoyo mayoritario del resto de las casas nobles, lo que hace peligrar el liderazgo del emperador, por lo que éste les tiende una trampa ofreciéndoles Arrakis como regalo envenenado y echándoles encima a los Harkonnen después.

Una vez desplazados allí, el duque Leto, su hijo y heredero Paul Atreides y su madre se enfrentarán a enormes dificultades como los gusanos gigantes que habitan en el desierto y tienden a destrozar las cosechadoras de especia, además de la envidia de los avariciosos Harkonnen.

A fin de sobrevivir, se mezclarán con los Fremen, los nativos, que tienen una profecía acerca de un elegido que les traerá la paz y una relación única con su tierra. 

El guión de Jon Spaihts, Eric Roth y Denis Villeneuve hace muchas cosas bien. Es probable que la más difícil de todas ellas, sea la de desplegar toda la mitología propia de la novela de una forma inteligible y fácil de asimilar, respetando los tiempos, racionando la información, lo que permite que la historia vaya madurando en la mente del espectador poco a poco.

Esa es también la razón de que Dune sea una primera parte y que Villeneuve aspire a rodar el año próximo una segunda con la que terminar de perfilar su visión de este universo ficcional. Comprimir toda la historia no les habría permitido crear algo tan sólido, ni a nosotros disfrutarlo como se merece.

Por si os lo preguntáis, él está bastante convencido de que su película recaudará lo bastante como para abordar esta empresa y tras un exitoso paso por el Festival de Venecia parece claro que ha despertado suficiente expectación como para que así sea. Crucemos los dedos porque no es una obra que deba quedar inconclusa.

No menos importante es el hecho de que saben darle a cada personaje su grado de importancia en la historia de modo que, ya que cuenta con un repartazo, no hay intérprete que se quede sin su momento de gloria. En conjunto el elenco funciona muy bien, pero además tienen sus secuencias estelares para lucirse.

Majestuosa tanto en el plano visual como en el auditivo, Dune cuenta con una colosal banda sonora compuesta con Hans Zimmer que no duda en atronar al espectador y vapulearlo en la butaca mientras que en otros momentos lo sumerge en vacíos sonoros de enorme contraste con el estruendo general. 

El diseño de sonido es formidable pero es que no se quedan atrás ni el diseño de producción, ni la dirección artística, ni el vestuario. Todo al servicio de la construcción de una epopeya de enormes dimensiones, casi megalómana, pero que a la vez consigue tener alma y corazón, dado que profundiza muy bien en la psique de los personajes y nos introduce en su tragedia de forma inmersiva.

Estamos ante una obra maestra de la ciencia-ficción que introduce además algunos aspectos que chocarán a los espectadores relacionados con el folklore y los elementos culturales de determinadas regiones. No queremos desvelar sorpresas, así que por eso caminamos de puntillas sobre unas referencias de las que os hablaremos más adelante en un reportaje especial.

Lo que sí queremos y debemos trasladaros es la calidad de los valores de producción: Dune es un viaje brutal, una película que te atraviesa y te zarandea y que se las apaña para dejarte a la vez satisfecho y con ganas de más.

Villeneuve consigue trasladar el sentimiento de desarraigo, pero también la llamada de una antigua profecía, la caída en desgracia de una casa nobiliaria, las intrigas del poder, la traición por necesidad, la lealtad por principios y el amor incondicional de una madre que es consciente del riesgo en el que pone a su hijo.

La historia es tremenda, la plasmación que han hecho de ella, sencillamente sensacional. Dune es una joya que consigue hacer justicia al original y darle un brío nuevo a la vez. Dos horas y treinta y cinco minutos de hipnótico metraje que se colará en nuestros sueños... y ya sabemos que los sueños nos envían mensajes desde el futuro. Deseando que llegue para ver Dune 2.

Valoración

La nueva versión de Dune es un viaje alucinante: una película que te atraviesa durante dos horas y media y que se toma el tiempo necesario para construir una epopeya brutal, devastadora y significativa. Para experimentar en pantalla grande y saborearla al máximo.

Hobby

95

Excelente

Lo mejor

La forma en que te hipnotiza desde el arranque, el diseño de producción, la dirección artística, el vestuario, las interpretaciones y la dirección.

Lo peor

Algunas referencias culturales demasiado osadas y los momentos atronadores de la banda sonora de Zimmer, por lo demás, sensacional.

Y además