Ir al contenido principal
Gigantes 2
Análisis

Crítica de Gigantes temporada 2, de las mejores series de Movistar+

Por Raquel Hernández Luján

Movistar + ofrece desde el 22 de marzo la temporada 2 de Gigantes, una de las mejores ficciones de producción propia de la plataforma dirigida por Enrique Urbizu y protagonizada por Daniel Grao, Isak Férriz y Carlos Librado.

El desenlace de Gigantes ya ha llegado y... ¡Menudo desenlace! Cuando os presentamos la serie dirigida por Enrique Urbizu y Jorge Dorado a mediados de octubre del año pasado, ya os pusimos en antecedentes: estábamos ante un thriller criminal de alto voltaje en el que el drama familiar y el marco de la España cainíta pervivían en una simbiosis adictiva.

Hazte con la temporada 1 de Gigantes en Blu-Ray

Más aún: Madrid se erigía como enclave casi mitológico de una pugna fratricida en la que la sombra de Goya se paseaba como referencia artística y alma del desencanto social imperante asentado en valores tan perecederos como putrefactos.

Como prometió la primera temporada de Gigantes, los personajes que habían quedado apuntalados eclosionan ahora con la fuerza de un vendaval, dispuestos a llevárselo todo por delante.

Seis son los episodios que componen la segunda temporada Gigantes y os aseguramos que no tienen desperdicio alguno: “Purgatorio”, “Infierno”, “Escorpión”, “Paula”, “Mar eterno” y, el gran colofón, “Akelarre”, nos llevan a conocer el destino de los hermanos Guerrero, con el aliciente de que además desarrolla con particular cuidado y acierto a los personajes femeninos de la serie, muy alejados de los arquetipos del género: desde la maravillosa Elisabet Gelabert en el rol de la inspectora Márquez hasta a la ambiciosa y prometedora Carmen a la que da vida la joven Sofía Oria, cuya historia sería deliciosa en una continuación o spin-off de esta serie. Ella es la heredera absoluta del veneno de los Guerrero... Ese que gustosamente encandila al espectador para estar pegado a la pantalla de principio a fin. Hay que componer un guión muy potente y atractivo para conseguir que personajes tan oscuros generen, a la vez, tal fascinación.

Gigantes 2
Gigantes 2

Ya desde su arranque comienza quemando puentes: si creías que había personajes intocables, más allá del bien y del mal, capaces de escapar a la quema, pronto te darás cuenta de que la roña alcanza cada rincón y es casi la suerte la única que puede decantar la moneda por la vida o la muerte.

Hay poesía en esta serie, de esa que duele por condensar pensamientos profundos con un simple movimiento de cámara que puede ir del cadáver apoyado en el tronco de un árbol a sus ramas secas recortadas contra el cielo o de un cuadro a una escena que se desarrolla con inquietante similitud a lo que expresa la obra de arte. Urbizu es un inmenso cineasta y se ha propuesto hacer de Gigantes no tanto una serie como una película seriada.

Gigantes 2

Cada episodio es una cinta en sí misma y funciona como un reloj de precisión: la banda sonora aparece cuando es necesario y añade información pertinente, los efectos especiales son creíbles, razonables y relevantes y el tono, oscuro y apocalíptico, se va gestando a fuego lento secuencia a secuencia para llevarnos a uno de los finales más bestiales y desgarradores de la ficción patria televisiva.

Si tuviéramos que quedarnos con las mejores series de producción propia de Movistar +, sin lugar a dudas la serie Gigantes se encontraría en el pódium entre la crème de la crème junto a El día de mañana y La peste, fundamentamente por su impresionante ejecución, el cuerpo interpretativo, y su capacidad de hacer un recorrido ascendente, de menos a más, aprendiendo del propio proceso de producción la mejor manera de explotar a los increíbles intérpretes que pueblan la ficción y permitiendo que las subtramas se asienten y crezcan a su ritmo. ¿Será posible que sigamos con hambre después de semejante festín?

Valoración

El regreso de Gigantes es contundente: el reparto, sólido; el guión, demoledor y la realización, uno de los mejores ejercicios de cine televisado de las producciones nacionales del año.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

El pulso de Urbizu para crear secuencias memorables y las interpretaciones de Isak Férriz y Elisabet Gelabert. No hay detalle dejado al azar.

Lo peor

Algunos secundarios y la sensación final de que querríamos haber visto más: hay tantas ficciones que se estiran sin necesidad. Y de ésta queremos más.

Y además