Good Omens
Análisis

Crítica de Good Omens, episodio 1, basado en el libro de Gaiman y Pratchett

Por Jesús Delgado

Good Omens es la nueva serie de Amazon Prime Video, basada en el libro homónimo de Neil Gaiman y Terry Pratchett. Analizamos el primer episodio de la nueva serie de la plataforma stream de Amazon sobre el Fin del Mundo y el Apocalipsis.

La espera ha terminado. A pocas horas del estreno de Good Omens, hemos podido ver el primer episodio de la serie de Amazon Prime Video, que adapta la novela de Buenos Presagios. Una obra que debemos, por cierto, a los escritores Neil Gaiman (The Sandman, American Gods) y Terry Pratchett, padre de la saga Mundodisco. 

Puedes ver todo Good Omens en Amazon Prime Video, suscribiéndote a todos sus servicios

En cuestión de horas, la serie Good Omens, basada en la novela homónima, llegará a Amazon Prime Video. No obstante, los redactores de Hobby Consolas ya hemos podido ver el primer episodio de los seis que componen esta mini-serie, en una premiere realizada en la fundación Carlos de Amberes de Madrid.

La serie, como el libro, se inicia con la inminencia del fin del Mundo. El ángel Azirafel (Michael Sheen) y al demonio Crowley (David Tennant) son dos viejos amigos. Ambos se conocen desde que Adán y Eva fueron expulsados del Edén. Los dos han visto evolucionar a la especie humana desde el origen de los tiempos y han sido testigo de los profundos cambios sociales que la humanidad ha experimentado. De hecho, a pesar de estar en bandos opuestos del conflicto, los dos se han convertido en íntimos, ya que han descubierto que son más adictos el uno al otro que a los altos mandos del Cielo y del Infierno, a los que sirven.

Pero, su existencia va a dar un vuelco. Por eso, ángel y demonio se prepararan para el Armagedón. El Anticristo ha sido enviado a la Tierra y el Apocalipsis se avecina. Para evitar el Fin del Mundo, Azirafel y Crowley intentarán forzar las manos de los Tronos y los Duques del Infierno, amañando la partida. Por desgracia para ambos, el dúo descubrirá que hasta el plan divino para el Fin de los Tiempos tiene agujeros considerables, que ni ellos mismos habían previsto.

Los fans sonreirán satisfechos

La verdad, los fans de Gaiman y Pratchett estarán muy contentos con el primer episodio de Good Omens. A diferencia de la serie de American Gods, esta serie de Amazon Prime Video es una adaptación literal, casi palabra por palabra, del libro original. Dicho de otro modo, al ser Gaiman el creador y guionista principal de la serie, la fidelidad está absurdamente asegurada... incluso hasta en los más nimios detalles.

Good Omens es fiel hasta en el último punto y la última coma, salvo algún detalle menor, respecto a la obra original. El tempo, la expresiones, los diálogos, los detalles de escenario, la música, etc... son los mismos que los de la novela, a excepción de algún cabo suelto, que se ha retorcido para adaptarlo a los tiempos actuales, a la tecnología con la que hoy convivimos. No en vano, recordemos que la novela se publicó en 1990 y, por tanto, existe una cierta frontera temporal y cultural entre los usos del día a día de entonces y los actuales.. 

Más allá de esto, el inicio de la serie funciona muy bien, como un provervial reloj del Día del Juicio Final, con una fotografía que ya muchas series querrían para sí, y unas interpretaciones del todo envidiables. De hecho, el propio David Tennant roba las escenas con sus propia presencia. El actor escocés es, a grandes rasgos, la principal atracción del programa. Aunque, ojo, Michael Sheen (Tony Blair en The Queen) está mano a mano con el El Décimo Doctor Who.

Hazte ya con la novela original de Good Omens: Buenos Presagios

Dicho esto, hemos de entonar un "pero". Good Omens satisfará a los fans de Gaiman y, en especial, de Pratchett. No obstante su estructura narrativa es poco ortodoxa y algo farragosa. El primer episodio (y la serie, presuponemos) adapta al límite la estructura narrativa del libro, adaptando sus convenciones también de un modo literal. Esto significa que la exposición de gags, chistes y golpes, recurriendo a un narrador en forma de voz en off, se ajuste más a la de un libro que a la de una serie en concreto. 

Esta fórmula recuerda, por cierto, a la utilizada en las series y películas de La Guía del Autoestopista Galáctico. De ahí que su modelo no sea especialmente accesible y sí algo anacrónico y aparatoso para el público generalista del momento. Este estará más acostumbrado a modelos narrativos más ágiles y más propios del cine y de la televisión que de la literatura, propiamente dicho.

En principio, no obstante, concluimos con que el primer episodio de Good Omens es tremendamente satisfactorio, a pesar de sus aparentes defectos de forma y su tono eminentemente británico. Los fans de Pratchett se sentirán como en casa, gracias al trabajo de Gaiman como guionista de la serie. ¿El resto de los espectadores? Está por ver. En cualquier caso, la calidad de la serie está fuera de toda duda ya desde el principio del show.

Valoración

Excelente adaptación de la obra original de Neil Gaiman y Terry Pratchet, punto por punto y palabra por palabra. Los fans de grupo duro estarán complacidos.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La adaptación de texto original, la fidelidad de la adaptación. La interpretación de David Tennnant y los detalles del guión.

Lo peor

El estilo narrativo es muy británico y supone una barrera, debido a su ritmo lento, poco habitual en producciones actuales.