The I-Land
Análisis

Crítica de The I-Land, la nueva serie de misterio de Netflix

Por Daniel Quesada

Se acaba el verano, pero nosotros podemos viajar a una isla paradisíaca para evadirnos. No hay chiringuitos, pero sí misterios a tutiplén. Vamos con la crítica de la nueva serie de misterio por streaming.

Muchos de los que hoy en día son seriéfilos, seguramente comenzaron a serlo con Perdidos (Lost), esa serie que enganchó a millones de espectadores con sus personajes de pasado oscuro, su isla misteriosa, sus cliffhangers y su humo (interpretad esto como queráis). Desde entonces, muchas series intentaron emular su magia, pero quizá pocas lo han hecho con tanto descaro como The I-Land, la miniserie de 7 episodios que ya está disponible en Netflix.

Consigue la serie completa de Perdidos con este cofre

Cuando arranca la historia, vemos una playa paradisíaca. En ella, una mujer (Natalie Martinez, a la que quizá recordaréis de la recientemente fallida La travesía) despierta tendida en la arena. El primer detalle que vemos es su ojo abriéndose. ¿Veis lo que os decimos de Perdidos? Al caminar confundida por la playa, encuentra a otra mujer (Kate Bosworth, la Lois Lane de Superman Returns). Ninguna de ellas recuerda nada, ni su nombre, ni cómo llegaron allí. Por ello, deciden desconfiar mutuamente. Pronto, descubren que hay varias personas más en esa playa...

Como veis, la cosa no pinta muy original desde el principio en The I-Land y sí, es inevitable pensar que estamos ante un clon de la serie de J.J. Abrams. Tanto es así, que incluso los personajes bromean con pequeños "homenajes", insinuando si no se van a encontrar un avión estrellado. También encontramos pequeños mcguffins y misterios que parecen dar pistas de lo que hay detrás de todo, como constantes referencias al número 39 o extraños objetos que aparecen en la playa.

Sin embargo, los acontecimientos comienzan a tomar un nuevo rumbo antes del ecuador de la serie (os recordamos que son 7 episodios, de algo más de 40 minutos cada uno) y el tono de misterio cede mucho protagonismo al propio desarrollo de los personajes y las decisiones que toman. ¿Que si hay flashbacks en esta serie de Netflix? ¡Por supuesto, de alguna forma hay que contar el turbio pasado de los personajes!

The I-Land

Y, a pesar de que se dedica bastante tiempo a esa faceta, en realidad The I-Land no consigue que sus personajes resulten lo suficientemente interesantes. Quizá, porque primero habría que verlos envueltos en un entorno lo bastante hostil y misterioso como para captar nuestra atención. La cosa arranca bien (no hay un oso blanco, pero sí cosas parecidas), si bien después los potenciales misterios que pudiera aportar la isla se quedan muy descafeinados. Cuando comienzan los giros relevantes, de hecho, se pierde la "magia" en torno a lo que debería intrigarnos. Da la sensación de que los guionistas se han dado excesiva prisa en revelarnos la información y, cuando eso sucede, todavía nos quedan demasiados capítulos para desarrollar otros aspectos que, la verdad, no acaban interesando tanto, mientras que los comportamientos de los personajes parecen demasiado forzados en más de una ocasión. 

The I-Land

Lógicamente, no queremos contaros ni medio spoiler, pero hay ciertas revelaciones que parecen demasiado inocentonas (incluso Chase, la protagonista, parece reflexionar sobre lo absurdo de la situación en voz alta) aunque, tenemos que decir en su favor, que al menos hay más concreción en lo que se cuenta que en la propia Perdidos. Podría darse margen para una segunda temporada, aunque con lo que se cuenta aquí, hay bastante cierre.

También es interesante la fotografía de esta serie de Netflix: los planos aéreos de la isla son muy detallados y atractivos (esta es una de esas series que gana cuando se ve en pantalla grande, con HDR, si puede ser) y en general la estética da bastante el pego, pero el conjunto da cierta sensación como de bajo presupuesto, como de serie de segunda división. Tampoco ayuda esa música que pretende ser críptica y misteriosa con sus distorsiones, pero que suena a estar hecha con una plantilla.

The I-Land

En definitiva, The I-Land deja una sensación de haberse quedado a medio cocinar. Si se hubiera lanzado hace diez años, quizá habría encontrado su hueco, pero ahora, sus propuestas suenan demasiado anticuadas narrativamente. El catálogo de series de Netflix tiene ofertas de suspense y misterio mucho más sólidas (como la maravillosa La maldición de Hill House, ManiacRussian Doll, por ejemplo), pero si, como Jack, sentís que "tenéis que volver a la isla" después de tanto tiempo, quizá podáis entreteneros con los misterios de esta isla.

Valoración

Al principio, se parece demasiado a Perdidos. Cuando empieza a volar por su cuenta, no consigue triunfar, por una trama un tanto simplona y sin intriga. A pesar de todo, hay personajes interesantes y lanza preguntas que dan que pensar.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

La fotografía de la isla, que merece ser vista en pantalla grande. Los personajes de Chase y K.C. tienen cierta miga.

Lo peor

Lo desaprovechados que están otros personajes. La serie no parece tener claro si es de misterio, de acción... U otra cosa.

Y además