Ir al contenido principal
Ingress: The Animation
Análisis

Crítica de Ingress: The Animation, el nuevo anime de Netflix

Por Daniel Quesada

La realidad esconde mucho más de lo que detectas a simple vista... Sumérgete en las posibilidades de la Materia Exótica con Ingress: The Animation, la nueva serie de animación de Netflix que se inspira en el videojuego de realidad aumentada de Niantic.

Antes de que Pokémon Go! revolucionara el juego en móviles para siempre, la compañía Niantic ya había dado un pelotazo muy interesante con Ingress, su anterior juego de Realidad Aumentada. Ahora, una nueva serie de Netflix, Ingress: The Animation, nos traslada a su mundo para que nos contagiemos de la fiebre por los portales.

Consigue el juego de dados oficial de Ingress

Al igual que sucedía en el juego, la historia nos cuenta que en el mundo existe una forma de energía llamada Materia Exótica o XM, la cual brota de pequeños portales diseminados por todo nuestro planeta. La XM, que no se ve a simple vista, es capaz de afectar a la psique humana e incluso otorga determinados poderes a los sujetos que son más receptivos. A raíz de ello, surgen dos facciones, los Iluminados y la Resistencia, que tienen posiciones opuestas en torno a si habría que utilizar la XM con mesura o si habría que aprovecharla por completo. Mientras que el juego da más cancha a algunos elementos que no se presentan en la serie (como los Shapers, unos extraterrestres vinculados a la XM), esta se centra en seguir las andanzas de tres personajes principales: Makoto, un investigador de la policía que es capaz de leer la memoria de los objetos; Sarah, una chica amnésica que participó en una investigación con la XM; y Jack, un mercenario que persigue a Sarah.

Ingress: The Animation sigue sus andanzas mientras descubren el verdadero potencial de la Materia Exótica y bucean en los peligros de una variante llamada XM Oscura. ¿Qué pretenden las fuerzas en el poder conseguir con ellas? ¿Y qué papel juegan ellos en todo esto? La serie supone una sencilla historia de acción y espionaje, pero también es una evidente maniobra para presentar el videojuego Ingress al mundo: nos muestra en detalle cómo es la interfaz del mismo, nos explica cómo funcionan las facciones o los portales... De hecho, los personajes usan la aplicación Ingress durante la serie, para triangular y hackear como podríamos hacer nosotros de verdad con el juego. Se juega mucho con la idea de que no solo los héroes tienen importancia en la historia, sino que todo el mundo, con un smartphone en la mano, puede aportar en la lucha. En ese sentido, es una estrategia comercial muy inteligente, similar a la que podemos ver en animes como Pokémon o Yo-Kai Watch, pero con un enfoque más serio y adulto.

Ingress: The Animation

Este anime de Netflix se estrenó en la televisión de Japón a finales de 2018, pero ha sido ahora cuando ha pasado a estar disponible del tirón en la plataforma de streaming. Son solo 11 capítulos de unos 23 minutos cada uno, así que se pueden ver con mucha facilidad. Dicho esto, la cierto es que la primera mitad de la serie es un poco lentorro, en especial porque el protagonista, Makoto, cumple los cánones del "protagonista tímido que poco a poco descubre su valor" tan propio de estos animes y que, la verdad, suena un poco trillado a estas alturas. Esto se une a unos secundarios (un villano con ojos de villano, traje de villano y peinado de villano, que se mola a sí mismo) que tampoco son un derroche de imaginación. Pero poco a poco, la trama se va poniendo interesante, a medida que vemos el potencial de los poderes de cada personaje. También ayuda mucho el personaje de Jack, que es el que más se encarga de las secuencias de acción y tiene una trama y personalidad misteriosas.

Ingress: The Animation

En cuanto a la estética de Ingress: The Animation, se vuelve a optar por la fórmula de los fondos dibujados de forma más tradicional y los personajes tridimensionales con un filtro cel-shading que imita el dibujo a mano. Es algo que ya hemos visto en animes como Hero Mask o Hi Score Girl, por ejemplo. El resultado es efectivo, pero por alguna razón, los personajes tienen unas proporciones algo extrañas, especialmente en el tamaño de la cabeza, lo que resulta un poco chocante. Por lo general, aunque la animación es fluida, no se consigue ese impacto que sí suelen alcanzar los animes realizados a mano. En cualquier caso, al igual que pasa con la trama, la estética se vuelve más y más interesante con cada episodio, a medida que vemos los efectos especiales vinculados a los poderes, los escenarios surrealistas y tecnológicos... Todo ello culmina en un par de episodios finales que sí consiguen robar nuestra atención por completo. La que sí mantiene el tipo durante toda la serie es la banda sonora, con unos temas de corte indie y techno que salpican cada episodio.

Ingress: The Animation

En conjunto, Ingress: The Animation es un anime muy correcto, que no inventa la rueda pero propone un entretenimiento efectivo y sin sorpresas para el que quiera algo de acción con camisa y corbata. Si encima os pica el gusanillo con el juego, oye... Misión cumplida.

Valoración

Una manera efectiva de trasladar la dinámica del juego a una trama algo trillada, pero suficientemente interesante como para hacernos llegar al final.

Hobby

76

Bueno

Lo mejor

Las referencias al videojuego original. La espectacularidad de los dos últimos episodios.

Lo peor

El diseño de personajes es bastante genérico y la trama tarda un poco en ponerse interesante.

Y además