Ir al contenido principal
Iron Man 3
Análisis

Crítica de Iron Man 3, la película de Robert Downey Jr.

Por Raquel Hernández Luján

En Iron Man 3, Tony Stark se enfrentará a un enemigo cuyo poder no conoce límites y que está dispuesto a destruir su universo personal. Acorralado, tendrá que sobrevivir por sus propios medios, confiando en su ingenio y su instinto para proteger a las personas que quiere.

Dudas despejadas: todos aquellos a los que os temblaban las canillas pensando que nuestro Tony Stark podía haberse "nolanizado" podéis dejar de lado vuestros temores: Iron Man 3 ni es tan oscura, ni mucho menos seria.

Asistimos a una reinvención de Iron Man, pero no hasta el punto de perder la esencia del personaje. Quienes ya estéis familiarizados con el virus del que se habla en la película, sabréis ya por dónde van los tiros...

La locuacidad de Robert Downey Jr. sigue intacta, ¿te gusta su desparpajo y su ironía? Pues en Iron Man 3 te darán tres tazas, hasta el punto de que... ¡cuidado! Puede que de seguir este ritmo nos acerquemos a aguas pantanosas y termine por parecernos "demasiado".

La película no contentó a buena parte de los fans con sus drásticos cambios respecto al universo de Iron Man, pero al menos no dejó que la alargada sombra de Los Vengadores le hiciera demasiada mella.

Ahora sí, podemos decir que el pistoletazo de salida para los grandes títulos de la llamada "fase 2" de Marvel se ha lanzado. Si a ésta sumamos todos los otros films de superhéroes que están por llegar, la lista da vértigo: Lobezno inmortal, Thor 2: el mundo oscuro, Capitán América: el soldado de invierno, X-Men: días del futuro pasado, Ant-Man,The Amazing Spider-Man 2, Guardianes de la galaxia y Los Vengadores 2

Iron Man 3 toma como base la novela gráfica de Warren Ellis y Adi Granov "Extremis" pero ojo al dato que Shane Black, el director y también coescritor del libreto junto a Drew Pearce (Pacific Rim), se ha encargado de darle una vuelta de tuerca a todo ese material para conseguir sorprender al espectador dejando a Stark "con lo puesto". 

Tras la cámara, Black sustituye a un Jon Favreau cuyo trabajo se restringe en esta ocasión a la producción y el desempeño del papel entrañable de Happy Hogan, y demuestra dominio de los resortes del cine de entretenimiento, consiguiendo un acabado visual muy meritorio y sobre todo una cinta tan divertida como masiva, dirigida a todos los públicos. Precisamente por esta razón, los más puristas y seguidores de los cómics pueden sentirse algo decepcionados (la cinta se toma sus licencias).

Stark, que de por sí no se ha recuperado del combate contra las hordas de Loki, tendrá que vérselas no con uno, sino con dos grandes antagonistas: Mandarín, al que da vida un fabuloso Ben Kingsley y Aldrich Killian de quien se encarga Guy Pierce. Contra las cuerdas y desposeído de sus cachivaches (no os reviento nada, porque con tanto tráiler es casi imposible que no hayáis visto lo que os comento), el héroe más canalla de Marvel tendrá que reinventarse a sí mismo si quiere salvaguardar lo que más ama y para ello tendrá que prescindir de la técnica y valerse de su ingenio y de la gente corriente.

Todo cabe en estas algo más de dos horas de película: acción, drama, imágenes muy originales, efectos especiales... Algunas veces, este conjunto conecta y otras alarga los tramos menos interesantes. Se agradece la apuesta por las películas de espías y por ver cómo Tony Stark se reinventa, pero se echa en falta más presencia de la armadura.

Se busca entretenimeinto directo en Iron Man 3 que, aunque también tiene algún giro inesperado que no gustará a todos por igual, desde luego sabe llegar con una buena pegada. Black ha arriesgado bastante y le ha salido bien, sobre todo sabiendo darle un peso específico a todos los integrantes del reparto (mención especial merece la reinvención de Pepper Potts).

Por supuesto, esperad hasta el final de los créditos para la píldora final, un clásico ya de la casa que nos dará nuevas pistas sobre qué podemos esperar. Si queréis saber más sobre Iron Man, no os perdáis nuestro especial.

Valoración

Entretenida cinta de acción, que esconde algunos giros de guión valientes, pero tiene un ritmo excesivamente irregular. Ver tan poco tiempo a Iron Man en una película de Iron Man es extraño.

Hobby

71

Bueno

Lo mejor

El ataque a la mansión Stark y el atentado aéreo junto a un magnífico Ben Kingsley.

Lo peor

La adaptación es poco fiel y el ritmo se resiente en la búsqueda de encontrar un tono diferente.

Y además