Ir al contenido principal
Crítica de Krypton, episodio 1 - La serie precuela de Superman.
Análisis

Crítica de Krypton episodio 1 - La serie precuela de Superman

Krypton, la serie precuela de Superman, ya ha aterrizado en HBO España. Analizamos el primer episodio de esta serie, ambientada tres generaciones antes del héroe. En ella vemos el auge, antes de la caída del planeta del mayor superhéroe.

HBO España nos trae una nueva serie de superhéroes, aumentando su oferta en este género, que hasta el momento estaba colmada por Legends of Tomorrow, Supergirl y las anteriores temporadas de The Flash. Krypton, la serie precuela que narrará las aventuras del abuelo paterno de Superman casi un siglo antes de la destrucción del planeta de origen del héroe, ya se encuentra disponible en la parrilla de la plataforma. 

Krypton llega a la parrilla, arrancando con la caída en desgracia de la casa de El, la dinastía de la que Superman es el último vástago. Esto se debe a que Val-El (Ian McElhinney), el tatarabuelo de Kal-El, desafía a las instituciones teocráticas que han venido a sustituir al consejo de Krypton y toda la familia pierde su rango, condenándola al ostracismo social.  

El nieto de este último y abuelo de Superman, Seg-El (Cameron Cuffe), malvive en los suburbios como un rufián años después. Sin embargo, su encuentro con el misterioso Adam Strange (Shaun Sipos), pondrá en marcha una serie de acontecimientos, llamados a cambiar la historia del planeta. Y es que Strange, que viene del futuro, tratará de incitar a Seg a seguir los pasos de Val para evitar una catástrofe que podría alterar el mismísimo tejido del espacio-tiempo. Y este es el comienzo de Krypton, a grandes rasgos. Ahora, pasamos a analizar este primer episodio.

Roma en el planeta del sol rojo

Cuando se anunció en su momento la serie de Krypton, muchos se lo tomaron a chacota (incluyendo el autor de estas líneas), pensando que el resultado sería algo como Gotham, en la que se iba a sugerir muchos elementos del universo del Hombre de Acero, sin concretar nada, alargando la trama hasta la náusea. Sin embargo, la toma de contacto con esta serie en su primer episodio, nos hace sospechar que la serie no pretende ser "una historia de Superman sin Superman", a diferencia de la precuela del Caballero Oscuro, sino más bien un spin-off, si no precuela en toda regla. 

Consigue los mejores cómics de Superman en Amazon

Partiendo de esta premisa, Krypton se olvida (por el momento) del género superheroico y se erige como una serie de género híbrido, que mezcla el thriller político con el género de la ciencia-ficción y las distopías sociales. El escenario de partida es el de una dictadura teocrática, en el que la ciencia y los avances que se desdigan la doctrina oficial son perseguidos.

En este sentido, la serie en HBO parte de algunas ideas de los cómics. para recrear un mundo que nos recuerde mucho a otras ficciones espaciales que ya hemos visto en televisión. Tanto es así, que a veces parece que estemos viendo un relato de ciencia ficción de grupo duro, antes que una historia basada en los cómics. 

Una de las primeras pegas que le vemos viene de la mano de esta idea. La escenografía no es demasiado original y recuerda a otras series "del espacio" como Firefly o la nueva Battlestar Galactica, de las que llega a tomar incluso la iluminación. El vestuario, sin desmerecer, tampoco es que sea revolucionario, apostando en gran medida por el cuero. Afortunadamente, eso sí, tanto en lo uno como en lo otro están a años luz de adaptaciones similares de cómic como Inhumanos. En donde estos elementos fallaban en la serie de Marvel y ABC, Krypton logra sacar un aprovechamiento más o menos correcto.

Por otro lado, la trama, hemos de ser honestos, tampoco es excesivamente fresca. Parece seguir la moda de intrigas palaciegas, iniciada por Juego de Tronos y seguida por otros productos Britannia o The Expanse. Sin embargo, si bien estas ofrecen distintos puntos de vista, Krypton no juega en la línea de grises. Esta historia diferencia clara y rápidamente a los buenos y los malos. Este matiz hace que podamos entenderla como una serie más blanca e inocente, destinada a un mayor rango de público. 

Afortunadamente, para este fin han buscado a un reparto bastante eficiente. Sin embargo, los que nos tememos que son los mejores intérpretes han quedado algo desaprovechados. Da la impresión que nos vamos a quedar con un grupo actoral que va a tener que ganarse a pulso el cariño y el beneplácito del público. Con suerte, lo conseguirán. 

Un escenario muy ecléctico 

Una idea nos ronda la cabeza desde que acabamos de ver el primer episodio. Es la de que  podríamos comparar la temporada 1 de Krypton como un producto más maduro y elaborado que Smallville, puestos a contrastar las dos últimas series del Hombre de Acero (con permiso de Supergirl, donde Tyler Hoechlin demostró ser un Superman muy solvente). 

¿Os acordáis de Smallville, sabéis cómo acabó? Os lo contamos aquí

En esta línea, Krypton se erige como una precuela/spin-off de Superman... de cualquier Superman, mejor dicho. La primera impresión da a entender que su creador David S. Goyer ha realizado un excelente trabajo documental de los mitos de Superman. La historia bebe de numerosas fuentes y las mezcla, todo para recrear un pasado nada glorioso de Krypton, que puede aplicarse como posible punto de partida lejano tanto para los cómics y las series de televisión, como para las películas (independientemente de si hablamos de Man of Steel de Snyder o del Superman de Donner). 

Toda esta mezcla, por cierto, se hace de forma muy natural y nada forzada. De esta manera, el que venga de los cómics hará palmas con las orejas al pillar las referencias. Quien no, no se sentirá avasallado ante demasiada dosis de información. Que, además, otros elementos como Doomsday o Hawkgirl vayan a salir en un futuro, nos hace pensar que lo que Krypton pretende es acercar los mitos de Superman al gran público, sin recaer en el fanservice gratuito y empachoso. Esto es, dosificando poco a poco, mostrando de manera sutil y bien llevada estas adiciones. 

Ah, y por cierto, no nos olvidemos de ello: que hayan rescatado el tema principal de Superman, el de John Williams, es un puntazo a su favor. Introducir variaciones de la conocida tonada es una excelente decisión de producción para homogeneizar sonora y culturalmente el producto, identificándolo a la primera con la marca a la que pertenece. De esta manera, se crea un vínculo entre la imagen popular de Superman y esta serie, ratificando la relación entre uno y otro.  

Solo nos queda desear suerte a la primera temporada de Krypton, confiando en que la saturación de series de superhéroes en televisión no se convierta en su kryptonita, pudiendo al menos acabar su primera temporada de una pieza. Afortunadamente, la breve duración de la temporada, diez episodios, puede jugar a su favor. 

Krypton es una serie de David S. Goyer, Cameron Welsh y Damian Kindler para el canal Syfy. En España, HBO España es la responsable de su emisión, todos los jueves de de cada semana. Recordad que podéis ver todas nuestras críticas de las películas de Superman en el especial Cine de superhéroes.

Valoración

Interesante arranque de un thriller político con tintes de ciencia-ficción. El origen de Superman se narra a modo de distopía social, reuniendo los mitos del héroe. Funcional y eficiente en sus inicios.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

La elección de reparto, el uso de material referente a películas, series y cómics y los guiños a estas. El tono de ci-fi dura.

Lo peor

La escenografía y el vestuario quedan algo desfasados. Ciertas líneas argumentales resultan previsibles. El desaprovechamiento de secundarios.

Y además