Ir al contenido principal
Little Monsters
Análisis

Crítica de Little Monsters, una comedia atípica y muy veraniega

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Little Monsters, una comedia escrita y dirigida por el australiano Abe Forsythe y protagonizada por Lupita Nyong'o, Alexander England y Josh Gad. En cines a partir del 14 de agosto de 2020.

El 14 de agosto, después de varios retrasos, llega por fin a la cartelera española de la mano de A Contracorriente Films Little Monsters, una comedia que cosechó un notable éxito en la pasada edición del Festival de Cine de Sitges formando parte de la sección oficial a competición.

La propuesta la escribe y dirige Abe Forsythe, quien por cierto se hará cargo de RoboCop Returns en sustitución de Neill Blomkamp, una secuela directa de la película del 87 que ignorará tanto RoboCop 2 y RoboCop 3 como el criticado reboot de 2014 protagonizado por Joel Kinnaman. Sirva esto ya de advertencia para que no perdamos de vista a este hombre, que tiene ganas de deleitar al público con algo más próximo a sus expectativas de reencontrarse con el tono de Verhoeven y que aquí ya deja unas cuantas declaraciones de intenciones: tiene capacidad para dirigirse al público adulto y también para sobrepasar los límites de la corrección política. Ambos requisitos son indispensables para tal empresa.

La película que nos ocupa es bastante más modesta, pero también un soplo de aire fresco ya que se trata de una comedia bastante atípica en la que se cruza lo family friendly con lo bloody disgusting. Anglicismos aparte, podríamos calificarlo como un gamberro cruce entre Sonrisas y lágrimas, Poli de guardería y Zombies Party. Es irreverente, pero no deja de buscar el lado tierno y humano de la historia.

Dicho de otro modo, en Little Monsters hay una incipiente historia de amor, una plaga zombi bien sanguinolienta y una horda... de niños intentando salvarse de un trauma permanente. Si la película se sostiene sin zozobrar sobre una premisa tan loca es gracias a tener un puntal maravilloso en Lupita Nyong'o (Nosotros) que vuelve a dar un recital y de paso a refrendar su pasión por el género del fantaterror.

Dave es un músico que acaba de ver cómo su pareja le ha abandonado para siempre. En este contexto no tiene más remedio que irse a vivir con su hermana. Fortuitamente conocerá a Miss Caroline, la profesora del niño. Al conocerla sentirá un flechazo inmediato y decidirá presentarse voluntario para acompañar a su sobrino y su clase de excursión al campamento de Teddy McGiggle, un famoso presentador de un programa infantil.

A pesar de la inmadurez emocional de Dave y sus graves problemas para entablar relaciones sinceras, las circunstancias excepcionales a las que tendrá que hacer frente harán que comience a actuar, por primera vez en su vida, de forma desinteresada.

Todo comenzará cuando unas instalaciones militares cercanas al campamento sufran una brecha de seguridad y escapen de ellas una serie de individuos agresivos infectados por un virus que los convierte en zombis peligrosos.

One, Two, Three, Eyes On Me

En efecto, todas las miradas recaen en Lupita Nyong'o, que ejerce de "Julie Andrews" en esta película en la que tiene un papel crucial en el que tiene que cantar y rebanar pescuezos compatibilizando el rol de heroína con el de profesora abnegada y de apariencia angelical.

Little Monsters

El guión de Forsythe le brinda un gran protagonismo que la actriz consigue explotar para desarrollar un papel desternillante. No sé cuántas veces en la vida se puede tener ocasión de ver a una intérprete de su talento tocando una canción de Taylor Swift al ukelele pero el caso es que esta película te brinda momentos así que te sacan una sonrisa y te hacen reconciliarte con la humanidad.

Little Monsters se mueve entre dos polos extremos: por una parte, es muy tierna, sobre todo gracias al papel que juegan los niños y, por otra parte, busca de forma constante los límites de lo socialmente aceptable.

De largo lo más débil es el papel de Josh Gad y sus líneas de diálogo, que los sobrepasan de una forma demasiado zafia. Su rol no deja de ser el de villano desagradable y obvio que aporta más bien poco. Cuando el guión bordea esos límites sin arrollarlos, es cuando mejor funciona.

En resumidas cuentas, estamos ante una película muy recomendable y veraniega: Little Monsters es un pasatiempo simpático con momentos salvajes y otros algo más estandarizados pero que, desde luego, merece la pena.

Valoración

Gamberra, divertida y con algunas píldoras de humor no apto para menores, la película es un curioso cruce de Sonrisas y lágrimas, Poli de guardería y Zombies Party con una protagonista entregada y genial. Vale, no es perfecta, pero cumple su cometido.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

Lupita Nyong'o está espectacular y en general es una película tan entretenida como tierna, con la que es fácil congeniar.

Lo peor

No deja de ser una comedia (negra) romántica y, a pesar de su sentido del humor, tan peculiar, hay momentos valle.

Y además