Le Mans '66
Análisis

Crítica de Le Mans '66 con Matt Damon y Christian Bale

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Le Mans '66 (Ford v Ferrari), la película que narra el duelo entre las dos escuderías en su empeño por conquistar las 24 horas de Le Mans con nuevos modelos de vehículos. Dirigida por James Mangold y protagonizada por Matt Damon y Christian Bale llega a los cines a partir del 15 de noviembre.

James Mangold firma una muy buena película en la que nos narra una historia general, la del enfrentamiento de Ford y Ferrari en el empeño de los primeros por innovar creando un vehículo capaz de bajar del podio a la escudería italiana, y a la vez construir el retrato de dos hombres que, a pesar de sus diferencias, consiguieron forjar un vínculo de verdadera simbiosis con la que alumbraron el Ford GT40 con el cual se batieron en las 24 horas de Le Mans de 1966, una de las pruebas de resistencia más famosas del mundo.

Disfruta del mes de prueba de Amazon Prime Video y ponte al día con las mejores series y películas de la plataforma ...¡Gratis!

Para ello, Le Mans '66 cuenta con tres guionistas dispares como son Jez Butterworth y su hermano John-Henry que ya habían colaborado previamente en la escritura de Caza al asesino y en la adaptación de Al filo del mañana y Jason Keller, responsable de Plan de escape.

Con estos mimbres ya se intuye que la acción es uno de los ingredientes más importantes de la película, y algo que trasciende el relato biográfico puesto que es en las propias carreras cuando conocemos el lado más humano y vulnerable de los personajes. El librero literalmente nos mete en la piel de Ken Miles y también en la de Carroll Shelby, que antes de dedicarse a la fabricación de vehículos también había sido piloto y conocía perfectamente el olfato y las sensaciones de su conductor estrella al volante.

Eso sí, su relación no fue "apacible", por decirlo de una forma suave. Fueron sonados sus enfrentamientos así como los obstáculos a los que tuvieron que hacer frente para poder hacer historia: desde los propios boicots impuestos por los directivos de Ford hasta las pejigueras especificaciones reglamentarias de las carreras por no hablar de los propios rediseños constantes a los que fue sometida su creación para aligerar peso, evitar la resistencia del aire, conseguir que la caja de cambios no se quemara o que los frenos fueran seguros.

Le Mans '66, pese a tener un enfoque y un ritmo muy distintos, sí que recuerda en parte a Rush, la cinta firmada por Ron Howard en 2013, sobre todo en algunos momentos puntuales como aquel en el que Ken Miles recorre mentalmente el circuito de Le Mans con su hijo. 

Por lo demás comparte con ella la tensión narrativa de las carreras y la forma en la que el espectador queda involucrado emocionalmente en la tarea de Shelby y Miles, que va más allá de conseguir una copa. Se trata casi de demostrarle al mundo que cuando se apuesta por el talento, da fruto.

Por cierto, la cinta no se resiste a hacer mención a Steve McQueen, cliente de Shelby y conocido por su afición a las carreras y a la adrenalina, que protagonizó en el 71 la película Le Mans.

Si en Logan James Mangold nos llevó a explorar la etapa más crepuscular de un personaje tan querido como Lobezno ahora hace lo propio con la edad dorada de Ford contando cómo se forjó esta entente tan productiva, algo que se traduce también en la fotografía del griego Phedon Papamichael, nominado al Oscar por la espectacular Nebraska en 2014.

Aquí le saca todo el partido posible a los amaneceres, los atardeceres, las bajas luces y los planos en los que la silueta de los personajes y sus vehículos quedan bañados por la incipiente luz del sol. Tengamos en cuenta que en una carrera que se desarrolla a lo largo de un día entero la iluminación es fundamental para mostrar el paso del tiempo y mostrar así la inmensa dificultad de la prueba.

El diseño de producción no podría ser más esmerado: los amantes del motor verán con ojos de niño relucientes carrocerías y vehículos en constante mejora pero, sobre todo, larguísimas carreras en las que se pone a prueba la resistencia de los pilotos y de las máquinas con las que pueden alcanzar la gloria o perder la vida. Épica y deslumbrante, Le Mans '66 tiene corazón, aunque sea recubierto de metal.

Valoración

James Mangold pisa fuerte el acelerador para trasladarnos el enfrentamiento de Ford con Ferrari en su afán por construir un nuevo coche de carreras capaz de arrebatarles su absoluto dominio en Le Mans y de paso hablar de la relación de simbiosis de Carroll Shelby y Ken Miles que lo hizo posible.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Diseño de producción, ambientación, construcción de personajes y banda sonora. Se masca la tensión y se siente la velocidad.

Lo peor

Tarda un poco en arrancar: el comienzo no tiene tanto ritmo como la segunda parte de la historia. A veces Bale parece un poco sobreactuado.

Y además