Ir al contenido principal
The Map of Tiny Perfect Things (Amazon Prime Video)
Análisis

Crítica de The Map of Tiny Perfect Things: Atrapado en la tristeza

Heredera de Atrapado en el tiempo y con un espíritu generacional arrollador, The Map of Tiny Perfect Things nos ha convencido. Y mucho. ¡Os contamos qué es lo que nos ha gustado de esta película!

The Map of Tiny Perfect Things nos ha robado una sonrisa y nos ha arañado el corazón. La nueva película de Amazon para su plataforma streaming Prime Video ha llegado ya al catálogo y lo hace con un mensaje esperanzador para las nuevas generaciones, que no han conocido otra cosa que miseria social, económica y ahora sanitaria. Y que con esta película podrían encontrar el valor donde realmente lo tienen: en las pequeñas cosas. En esos pequeños instantes de felicidad, fugaces y prácticamente anodinos.

Dirigida por Ian Samuels (Sierra Burgess es una perdedora) y basada en el libro escrito por Lev Grossman, que aquí funciona también como guionista, The Map of Tiny Perfect Things se une a una larga lista de filmes contextualizados en una anomalía temporal de veinticuatro horas; es decir, un día se repite ininterrumpidamente, jornada tras jornada, hasta que el bucle temporal se rompa. Una tradición cinematográfica fuertemente inspirada por aquel Atrapado en el tiempo de Bill Murray, que aquí también vuelve a servir de inspiración.

The Map of Tiny Perfect Things se apoya especialmente en un reparto liderado por Kyle Allen (American Horror Story), pero a medida que el metraje avanza uno se da cuenta que está siendo Kathryn Newton (Pokémon: Detective Pikachu) la que se está echando todo el peso interpretativo a las espaldas. Sin embargo, es la química tan sincera, evidente y superficial que hay entre los dos la que sostiene la narrativa naif y edulcorante que el filme de Amazon Prime ha propuesto para su plataforma.

Un bucle temporal para las nuevas generaciones

¿Qué harías si fueras adolescente y te perdieras en un bucle sin fin de veinticuatro horas? Nadie puede culpar a Mark (Kyle Allen), este adolescente lleno de hormonas y ganas de conocer chicas nuevas, de invertir todo el tiempo del mundo (literalmente) en conocer a una chica que le ha gustado mucho. Pero, al mismo tiempo, de conocer y reconocer todos los elementos que componen la ciudad y todas esas pequeñas cosas (buenas o no) que les suceden a los ciudadanos de un mismo lugar en un pequeño espacio de tiempo que se repite todos los días.

En ese sentido, The Map of Tiny Perfect Things juega a lo mismo que jugó en su día Atrapado en el tiempo. El protagonista es consciente de estar inmerso en esta anomalía temporal y utiliza su tiempo para divertirse, para conocer a una mujer que le gusta y para ir poco a poco descubriendo nuevos detalles de sus vecinos y ciudadanos. Y de sí mismo, para qué engañarnos. Sin embargo, esa soledad que parece vivir frente a un mundo de espejos que se repiten y le devuelven la mirada... ¡se rompe con la aparición de alguien!

The Map of Tiny Perfect Things

Similar a lo que sucede en el cómic Sex Criminals de Matt Fraction y Chip Zdarsky, el protagonista se da cuenta de que hay alguien que también está perdida en el bucle temporal. Se trata de Margaret (Kathryn Newton), una joven alocada e inocente, un poco atribulada y con una estética considerablemente hipster que a ratos evoca la Annie Hall de Woody Allen, pero salvando las distancias. Ella no sólo hará que Mark salga de su aburrida cárcel del tiempo, sino que también le removerá cosas por dentro.

Como hemos mencionado en párrafos anteriores, la química de Kathryn Newton y Kyle Allen es tan poderosa que el romance entre ambos adolescentes resulta verdaderamente creíble. Su relación se desenvuelve con facilidad, tejiendo no sólo el vínculo emocional entre ambos, sino desplegando todo el potencial que tienen estas películas de bucles temporales que tanto gusta a los espectadores. Y es que si algo tiene The Map of Tiny Perfect Things es ritmo narrativo y una atmósfera muy entretenida.

The Map of Tiny Perfect Things
The Map of Tiny Perfect Things

Es cierto que la fórmula se siente excesivamente manida y el tono es tan naif, tan inocente, tan hipster... que un espectador un poco más envejecido por la edad podría no conectar con el metraje. Sin embargo, las nuevas generaciones van a encontrar (desde los protagonistas pasando por el vestuario, escenarios reconocibles e incluso el original soundtrack) un filme de nicho con el que sentir empatía y, sobre todo, abrazar su mensaje final; seguramente, lo más potente de la cinta.

 Y es que The Map of Tiny Perfect Things tiene un poso esperanzador y luminoso, similar al de la reciente Soul, que nos habla directamente sobre la importancia de cuidar los pequeños detalles. Pero no sólo los pequeños detalles, sino los pequeños instantes que hacen que nuestra vida sea maravillosa... aunque nosotros no nos demos cuenta de esas maravillas que nos rodean.

Uno no necesita que todo sea perfecto y está claramente controlado, como si fuera una obra cinematográfica o una obsesión de Dawson. La vida es radicalmente distinta. No tiene nada que ver con eso. La vida son esos pequeños fragmentos, esos segundos de felicidad rápida y fugaz que se desvanecen como lágrimas en la lluvia. Esos segundos son infinitos y son los que dan forma a nuestra existencia, a los que deberíamos agarrarnos como si fueran lo único que importara, lo único que necesitáramos.

The Map of Tiny Perfect Things (Amazon Prime Video)

En definitiva, The Map of Tiny Perfect Things viene no sólo a recordarnos lo divertidas que son estas películas como Atrapado en el tiempo, sino que también viene a recordar que son las pequeñas cosas las que debemos cuidar. Un mensaje, como la fórmula narrativa, muy manido, pero que siempre es necesario traer a debate. Porque entre tanto caos, tanta miseria, tanta rutina, tanta violencia, tanta información y tanta muerte como la que nos rodea día tras día... siempre se nos olvida que son las cosas menos importantes las que dan importancia a nuestra vida.

Valoración

The Map of Tiny Perfect Things sigue el modelo clásico de bucle temporal de Atrapado en el tiempo, esta vez con adolescentes, con una exquisita sensibilidad narrativa, dos protagonistas absolutamente compenetrados y con una química asombrosa y un mensaje final azucarado, positivo, educador y muy necesario para los tiempos que vivimos.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

La sensibilidad narrativa, la química entre los dos protagonistas y el mensaje final positivo y edulcorante.

Lo peor

La premisa y su tratamiento suenan demasiado manido. Peca de ser demasiado inocente y sigue una fórmula extendida y poco ambiciosa.

Y además