Ir al contenido principal
Nekrotronic
Análisis

Crítica de Nekrotronic, una divertida salvajada con una Monica Bellucci satánica

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Nekrotronic, una divertida salvajada con una Monica Bellucci satánica escrita y dirigida por Kiah Roache-Turner que se estrena el 14 de agosto de 2020.

No lo sabías, pero ver a Monica Bellucci (Spectre) como lideresa del mal absoluto absorbiendo almas, haciendo explotar cabras de forma sanguinolienta y desatando su lado más travieso (en plan, "ups, ¿he sido yo?"), es lo que necesitabas este verano: ¿puede haber un plan más evasivo?

Cada plano en el que la diva sale en Nekrotronic dignifica una producción de por sí cuidada en el plano estético, con unos efectos especiales muy bien planificados tanto en la parte digital como en la más artesanal en todo lo referente a protésicos, maquillaje y efectos prácticos. 

Nekrotronic funciona mejor cuando se vuelve loca de remate. Es una película que se mueve en el exceso y mantenerlo durante todo el metraje sería imposible, pero aún así y con toda la parte estética ganándole la baza a la narrativa, es un pasatiempo de lo más entretenido que no defrauda.

Hay que verla eso sí, con la idea clara de lo que es: ¡que nadie espere nadie serio! Solo hay que ver el cartel para acertar a ver por dónde van los tiros, pero de todas maneras el prólogo ya deja claro que el planteamiento es una locura de principio a fin. Es una secuencia animada sencilla pero muy molona, la que nos presenta a los personajes principales y el conflicto al que se enfrentan y a partir de ese momento, ¡booom!, empieza el show.

La película arranca contando cómo Finnegan y su marido eran dos afamados nikromantes o cazadores de demonios hasta que éstos consiguieron utilizar la red de Internet para apropiarse de nuevas almas.

De esta forma la eterna batalla entre el bien y el mal pasó al terreno digital hasta que, después de pasar demasiado tiempo conectada, Finnegan desarrolló el gusto por las almas humanas y se convirtió en aquello contra lo que luchaba, tratando incluso de absorber a su propio hijo. 

Años después, siendo ya una adicta confesa al mal, Finnegan planea dibujar un enorme pentáculo en la ciudad a través del cual devorar las almas de un millón de personas perpetuando su reinado. Entre tanto, Howard y su mejor amigo Rangi, dos pringados que trabajan en el servicio de alcantarillado, se unirán al último grupo de nikromantes para pararle los pies. Molly y Torquel, dos hermanas entrenadas para matar, les enseñarán a invocar a los demonios y destruirlos.

La historia, en este caso, es lo menos importante, aunque ojo, que Nekrotronic tiene también su puntillo al explorar nuestra relación con la tecnología y hasta llega a hacer alguna analogía con la forma en la que los dispositivos móviles nos convierten en auténticos zombis... Aunque, para ser sinceros, es algo muy secundario, aquí lo interesante es la mezcla de humor y trama sobrenatural.

La película le saca brillo también a algunos conceptos como el de realidad aumentada y se cachondea de los juegos online como las búsquedas colectivas de Pokémon o los retos virales en los que se incentiva la adrenalina y la imaginación (Nerve en versión light, para entendernos).

Hay muchas cosas que os van a resultar familiares: estamos ante un cruce de los neones de Tron, con los cachivaches de Cazafantasmas (trampas para atrapar demonios, pistolas de plasma, etc.), las clásicas pelis de aventuras con todos sus ingredientes y sus momentos lacrimógenos y también los rescates de último minuto.

Hay por el camino guiños a un buen puñado de universos cinematográficos y películas de culto: de El resplandor a Matrix, Underworld, Batman o Evil Dead. ¡Tremendo potaje audiovisual!

En fin, a buen entendedor, pocas palabras bastan, así que os lo resumimos mucho: es una buena ocasión para invertir hora y media en una película que da lo que promete y provee de unas cuantas secuencias memorables. Algunos de los planos más reseñables, de hecho, se rescatan de nuevo en unos créditos finales comiqueros. Dale la bienvenida al neón en vuestras vidas y dejad que empiece el juego. ¡A lo loco! Y, por cierto, ¿dónde hay que firmar para volver a ver a la Bellucci sembrando el caos?

Valoración

¡Neón al poder! Nekrotronic es una película en la que se mezcla lo satánico, los sobrenatural, la tecnología e ingentes dosis de violencia en un mix de humor y horror desenfadado y muy veraniego. Un cachondeo de lo más divertido.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

¡Monica Belucci haciendo reventar cabras y disfrutando a tope de su rol travieso y avieso! Muy reseñables también los efectos especiales y prótesis.

Lo peor

Hay algunos momentos más dramáticos que habrían pedido aún más sentido del humor y despiporre, aunque de eso la peli va sobrada.

Y además