Padre no hay más que uno
Crítica de Padre no hay más que uno, una comedia familiar dirigida y protagonizada por Santiago Segura junto a Toni Acosta, Silvia Abril y Leo Harlem. En cines a partir del 1 de agosto de 2019.

Con el verano empiezan a aflorar en las carteleras comedias poco ambiciosas que tratan de reunir a toda la familia en torno a una aventura sencilla, apta para todos los públicos y no exenta de algún que otro sketch moralizante. Padre no hay más que uno es, como insinúa su título, una película de este estilo.

Aprovecha el periodo de prueba de Amazon Prime Video para disfrutar gratis de las mejores películas y series de la plataforma

Santiago Segura, en otros tiempos abanderado del humor de trazo grueso con uno de los personajes más irreverentes y políticamente incorrectos de nuestro cine como fue Torrente, se transforma ahora en el padre de una familia numerosa, que se atreve a lanzarle un órdago a su esposa: le propone que se vaya de vacaciones durante una semana mientras él se queda a cargo de la casa, los niños y, por supuesto, su trabajo.

Minusvalorando así el encaje de bolillos que ella hace a diario para compaginar la apretada agenda de la prole (citas médicas, actividades extraescolares y el día a día de la escuela, que no es poco), se verá pronto contra las cuerdas al darse cuenta de su escasa por no decir nula implicación en la formación de sus hijos y lo poco que conoce sus inquietudes y sus sueños.

VIDEO

Tráiler de Padre no hay más que uno

La idea de Padre no hay más que uno no es original, de hecho es una adaptación de la cinta argentina Mamá se fue de viaje, dirigida por Ariel Winograd en 2017 que adolecía de los mismos problemas que pueden achacársele a la nueva versión: es una colección de clichés en torno a la figura del ama de casa omnisciente y el llamado así "marido-cuñado" que ni ayuda ni apoya.

Sí que hay elementos mejor conseguidos que otros: la forma en la que se muestra el agobio que supone el grupo de WhatsApp de padres del colegio es una fiel traslación de lo que sucede en la realidad a los progenitores que se descuidan diez minutos y encuentran 150 mensajes sin leer. True fact.

Por desgracia, el guión de Padre no hay más que uno coescrito por Segura y Marta González de Vega no consigue explotar las posibilidades cómicas de todo su reparto. El tándem formado por Toni Acosta y Silvia Abril tiene algo más de presencia y chispa pero se malgasta el talento de Leo Harlem, Goizalde Núñez, Fernando Gil, Anabel Alonso o Pepa Charro cuyas apariciones son fugaces. También realizan "cameos altruistas", es decir, no remunerados, Ona Carbonell, Carlos Baute, Boris Izaguirre entre otros.

Eso sí, como hábil publicista que siempre ha sido, le hace el caldo gordo a varias marcas con un emplazamiento de producto salvaje y unos cuantos famosos que dan algo de bochorno entre los que se encuentra, cómo no, el Rubius a quien hemos visto recientemente en la versión española de Men In Black: Internacional y cuya presencia parece obedecer a criterios comerciales para atraer al público joven a la sala.

Merecen una mención especial los niños, entre los que destacan las debutantes Calma y Sirena Segura, hijas del director; Luna Fulgencio que apareció en El embarcadero; la youtuber Martina D'Antiochia, Carlos González y la mayor, que cuenta con una mayor trayectoria tanto en cine como en televisión.

El mensaje de Padre no hay más que uno es muy claro y preciso: se trata de una denuncia del poco compromiso de muchos padres a la hora de contribuir a las tareas del hogar y el cuidado de los hijos. A pesar de que ambos progenitores trabajen fuera de casa, siguen encargándose más de ellos las madres que los padres: esto es estadística. Que un hombre sea tan incompetente de llevarlo todo al desastre absoluto, eso ya es harina de otro costal...

Padre no hay más que uno

La película es bastante irregular y no sabe entregarse al desenfreno a la hora de buscar esa locura ni siquiera en la traca final. En cualquier caso, obedece a un patrón, como decíamos al comienzo, que permite un visionado familiar siempre y cuando las expectativas sean bastante bajas. En el retrovisor, algo queda de La gran familia, pero adaptado al molde del siglo XXI, es una referencia que se antoja bastante obsoleta, como el rancio discurso de que las madres todo lo pueden y ellos son unos negados... 

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

La nueva adaptación de Mamá se fue de viaje es menos divertida de lo que pretende: luces y sombras en el nuevo trabajo como director (y protagonista) de Santiago Segura.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Tres fenómenas de la comedia como son Silvia Abril, Toni Acosta y Goizalde Núñez. Algunas situaciones cotidianas como el grupo de WhatsApp de padres.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

El mensaje simplista del "marido-cuñado", la interpretación de Segura y los clichés sociales que en pleno siglo XXI ya deberíamos tener muy superados.
Hobby

55

Regular

Y además

Padre no hay más que uno (2019)

Lanzamiento:

Argumento:

Santiago Segura regresa a la comedia con una película familiar llamada Padre no hay más que uno, basada a su vez en la comedia argentina de 2017Mamá se fue de viajedirigida por Ariel Winograd. Javier es lo que podríamos llamar un “marido-cuñao”. Ese que sin ocuparse en absoluto de lo que supone el cuidado de la casa y de los niños, sabe perf...