Menú de navegaciónBotón de menú de Hobbyconsolas
Logo 30 aniversario Hobby Consolas

Crítica de Rumbo al infierno, la nueva serie surcoreana de Netflix tras el éxito de El juego del calamar

Rumbo al infierno

Crítica de Rumbo al infierno, la nueva serie surcoreana de Netflix tras el éxito de El juego del calamar dirigida por Yeon Sang-ho (Train to Busan). Estreno el 19 de noviembre de 2021.

Los productos audiovisuales procedentes de Corea del Sur están viviendo un verdadero boom tras el exitazo de El juego del calamar en la plataforma Netflix. Los estrenos simultáneos en buena parte del globo y las propuestas, arriesgadas, violentas y viscerales juegan a favor de la nueva serie surcoreana de moda: Rumbo al infierno (Hellbound).

La dirección corre a cargo de Yeon Sang-Ho, el director de la exitosa película de zombies Train to Busan y su secuela: Península.

En esta ocasión, nos introduce en una historia en la que se abre paso lo sobrenatural. Esta serie de terror presenta un mundo en el que algunas personas empiezan a recibir la visita de un extraño ente al que la gente llama "ángel mensajero" que predice el momento exacto en el que van a morir. Se trata de una profecía que va a acompañada de la amenaza de ir al infierno.

Una vez agotado el plazo, cuando llega el momento de la sentencia, aparecen unos enormes seres que acaban con la vida de las personas cuyas muertes han sido vaticinadas. Tras golpearlas salvajemente las calcinan a alta temperatura y sus restos quedan como prueba de la desgracia.

Esto provoca que aparezcan dos movimientos religiosos casi paralelos: por una parte, la Iglesia de la Nueva Verdad, que extiende la teoría de que todo esto es un mensaje de Dios cuya finalidad es que los humanos dejen de pecar y actúen con bondad y honestidad en sus vidas.

Y, por otra parte, la Punta de Flecha, un grupo aún más radical y violento, seguidor del anterior, que busca romper el orden establecido y no duda en atacar a quienes tratan de proteger a los "pecadores" antes de que llegue el día de su condena.

Series de Netflix con finales sorprendentes que no todo el mundo entiende de la misma forma

Series de Netflix con finales sorprendentes que no todo el mundo entiende de la misma forma

Indagamos en el catálogo de Netflix para recopilar algunas series de Netflix con finales complicados que no todo el mundo interpreta y entiende de la misma forma.

Descúbrelas

En cualquier caso, Rumbo al infierno busca colocar a las personas ante una serie de dilemas morales de calado. El primero de ellos, ligado a su propio albedrío. Si conoces la fecha y hora exacta de tu muerte, ¿puedes soslayar la condenación o estás abocado al determinismo? ¿Lo que sucede es voluntad de Dios o tiene una explicación distinta?

El resto, por supuesto, está ligado a la ética, ¿qué estás dispuesto a hacer para evitarlo? ¿Qué es el pecado? ¿Aceptamos el pecado original como parte del credo que intenta dar sentido a esta serie de asesinatos rituales de carácter sobrenatural? ¿Cómo se relaciona la Nueva Verdad con otras vertientes religiosas como el cristianismo o el protestantismo?

Rumbo al infierno plantea cuestiones muy interesantes, pero resulta algo dispersa a la hora de hacerlo y constata que está pasada de metraje desde el comienzo. Hay subtramas que podrían eliminarse perfectamente sin rebajar un ápice la intensidad de la trama ni hacerle daño de ningún modo.

A decir verdad, se podría dividir en dos bloques bien diferenciados y haberse resuelto en la mitad de metraje. Así que como una película de dos horas y un montaje más ágil habría funcionado incluso mejor, sacándole más partido al elemento sorpresa de los giros de guión.

En lo que se refiere a la puesta en escena y los efectos especiales, hay aspectos muy logrados y otros que se quedan bastante cortos. Los ataques de "los guardianes" resultan brutales y están razonablemente bien mostrados mientras que algo tan sencillo como un bebé, cuyo arco narrativo es esencial, se relega a un muñeco de plástico que canta muchísimo.

En términos generales, la serie busca ser rompedora y "tocar" la fibra del espectador desde distintos planos: mediante la violencia desgarradora, echando mano de una estética rompedora (véase el ejemplo del aspecto del Mesías de la Punta de Flecha) y, sobre todo, haciéndonos reflexionar sobre nuestra sociedad y cómo actúan los medios y las redes sociales como amplificadores.

Las interpretaciones son otro de los puntos fuertes de Rumbo al infierno, sobre todo cuando no se llevan al histrionismo extremo. Destaca en este sentido la contenida actuación de Kim Hyun-joo y el magnético Yoo Ah-in.

En fin, la serie deja servidos varios misterios en los dos últimos episodios dejando la puerta más que abierta a una segunda temporada en la que seguramente se seguirán explorando los hechos sobrenaturales que desencadenan un nuevo orden mundial.

Veremos si en la próxima ocasión, el material consigue estar más cohesionado y ser más coherente. Lo que está claro es que, tras colarse rápidamente en el top 10 y obtener una notaza en Rotten Tomatoes, Rumbo al infierno es la serie del momento y Netflix ha sabido apostar al caballo ganador.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

A pesar de que Rumbo al infierno muestra de forma descarnada el fanatismo religioso y realiza apuntes muy interesantes sobre la naturaleza humana, también queda claro que no necesitaba cerca de seis horas de ejecución. El final es especialmente poco satisfactorio.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Cómo muestra el peligro que conlleva el fanantismo religioso cuando el ser humano es el peor enemigo del ser humano al dar sentido a lo inexplicable.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

No llega a una explicación satisfactoria: opta por alargar el misterio y deja claro que, para lo que cuenta, no necesitaba tanto tiempo.
Hobby

68

Aceptable

Y además

Más artículos