Verdad o reto
Análisis

Crítica de Verdad o reto, la película de terror adolescente

Por Raquel Hernández Luján

Crítica sin spoilers de la película de terror adolescente Verdad o reto (Truth or Dare), dirigida por Jeff Wadlow y protagonizada por Lucy Hale, Tyler Posey y Violett Beane. Llegará a los cines más atrevidos a partir del 11 de mayo de 2018.

Si has sido adolescente, has pasado por el trago de jugar a "verdad o reto"... En nuestros tiempos también conocíamos la versión de "beso, verdad o atrevimiento" y básicamente servía para generar un ambiente de desinhibición en el que la cosa "se ponía interesante"... La idea era sacar las intimidades y los secretos de los demás a la luz (mejor si de paso se conseguían guardar los propios), y el caso es que alguien acababa enfadado por no querer entrar en el juego o por el resultado del mismo y ahí acababa todo. Pero... ¿qué sucedería si no pudieras plantarte y te obligaran seguir a toda costa?

La nueva película de miedo de Blumhouse, Verdad o reto (Truth or Dare) retoma el clásico juego como ya hiciera con otros como la ouija, pero dándole un eco paranormal con el que intenta ponerle los pelos de punta a la audiencia. De nuevo se introducen elementos inexplicables en lo cotidiano.

La película arranca cuando un grupo de jóvenes se desplaza a Mexico para vivir unas últimas vacaciones. Allí, guiados por un chico de su edad, visitarán una iglesia abandonada donde sin quererlo se introducirán en algo más que un juego macabro. A partir de ese momento, se verán condenados a continuar en una espiral que suele tener un letal final... siempre que no se sigan las reglas.

Un filtro de Snapchat siniestro

La propia película se define bastante bien a sí misma a lo largo de sus aproximadamente 100 minutos de metraje, que se hacen algo largos por lo repetitivo que es el guión y lo que tarda en llegar la resolución: "es como un filtro de Snapchat siniestro", dice una de las protagonistas. Y es así literalmente: los efectos especiales consisten básicamente en agrandar y estirar los ojos y la boca de los individuos que son "poseídos" y obligados a retar o a acatar la sentencia de haber mentido o no haber completado el reto.

Algo que podría dar verdadero pavor en Verdad o reto es ver cómo los personajes "se transmutan", pero esos excesivos efectos que tan mal rollo dan, enmascaran las interpretaciones del reparto, que el resto del tiempo tampoco despunta de forma brillante. Y es que el guión es bastante infantiloide, para empezar, de modo tal que defenderlo no es tarea fácil. A medida que pasa el visionado y se suceden los sustos gratuitos, el espectador además se acostumbra al tratamiento de la imagen y deja de ser tan eficiente, así que su uso no se justifica per se. Si al menos se hubiera dosificado un poco mejor...

La otra baza desaprovechada en la cinta es el trasfondo ético que pretende desplegar. El conflicto moral está en salvarse a uno mismo o sacrificarse para salvar en su lugar al resto pero en el desenlace no termina de resonar una conclusión digna: nuestra protagonista no es ni enteramente firme en su convencimiento ni tampoco egoísta al ciento por ciento, así que no hay una lectura clara de lo que se le propone al espectador. ¿Nos quedamos con el hecho de que el tamaño de la amenaza condicionará nuestra respuesta? ¿O con que hay que verse en el dilema para poder opinar y no hacerlo alegremente como un brindis al sol? No hay ningún cuidado de estas cuestiones: es una película de terror light para dar un par de botes en la butaca y punto, así que quien vaya con esa intención saldrá al menos medianamente satisfecho con el tramo inicial.

Tu cara (distorsionada) me suena

En lo que al uso de las nuevas tecnologías se refiere, puede que la película os recuerde a Eliminado, aunque ésta es bastante más formularia, mientras que en lo que a viralizar retos se refiere, estaríamos ante la versión sobrenatural de Nerve. De nuevo se recurre a la naturalidad antes de que se avecine el desastre y, de hecho, el material grabado con un móvil que vemos en la película fue realmente grabado por el reparto con un iPhone durante sus vacaciones en Mexico.

En todo momento, Verdad o reto nos recuerda a otras películas como Destino final, con la que compite en lo que atañe a muertes brutales, aunque jamás supera su originalidad y su matemático montaje. Hay también algunos momentos que os traerán a la mente ese ojo enorme de The Ring u otras películas de terror que han explotado la gesticulación aberrante (la máscara de Scream sin ir más lejos y sus scream queens) para buscar ese extrañamiento que pone los pelos de punta. Así que, concluimos, no es que sea el colmo de la originalidad y tampoco puede evitar que algunas secuencias parezcan cómicas de forma involuntaria, que es casi lo peor que le puede ocurrir a una película que aspira a asustar. No será de las películas de miedo que os quiten el sueño, para entendernos.

Valoración

Entretenida aunque con un final bastante tramposillo, esta película de terror es más un culebrón adolescente con trasfondo paranormal que una auténtica propuesta centrada en el miedo, pero sirve para pasar el rato.

Hobby

56

Regular

Lo mejor

Hay un par de sustos al principio que te hacen saltar en la butaca y el filtro para los rostros da mal rollo, que es lo que se pretende.

Lo peor

Tiene momentos directamente ridículos. Es bastante pobre tanto a nivel de interpretaciones como a nivel visual y se hace un poco larga.

Lecturas recomendadas