Ir al contenido principal
Wonder Woman 1984
Análisis

Crítica de Wonder Woman 1984 - El Lazo de la Verdad vuelve a atrapar

El año acaba con una película de superhéroes esperada y necesaria. Gal Gadot vuelve a encarnar a Wonder Woman en un emotivo duelo con Pedro Pascal y Kristen Wiig.

Este año 2020 ha estado lleno de sinsabores y, entre ellos, una acuciante sequía en los estrenos de cine, que han visto sus películas retrasadas una y otra vez. Las películas de superhéroes no han sido una excepción y Wonder Woman 1984, la que nos ocupa, ha visto bailar su fecha de estreno varias veces... Pero por fin la tenemos aquí, justo a tiempo para acabar el año con un mejor sabor de boca.

Patty Jenkins ya demostró que sabía muy bien cómo lidiar con el personaje y su mundo en la primera película de Wonder Woman y para esta entrega ha mantenido la fórmula, pero dándole un aire nuevo, que comienza por su propia ambientación. Nos trasladamos hasta 1984, 7 décadas después de que el personaje de Gal Gadot jugara un papel clave en la Primera Guerra Mundial y se despidiera amargamente de su gran amor, Steve Trevor.

Ahora, el mundo se acerca al final de la Guerra Fría, con EEUU y la URSS mirándose con recelo y grandes corporaciones intentando coger su trozo del pastel en el negocio del petróleo. Una de ellas es la de Maxwell Lord (Pedro Pascal, el mismísimo héroe de The Mandalorian), un magnate venido a menos que tiene un as en la manga gracias a un misterioso artefacto que ansía conseguir. Dicho artefacto está bajo la custodia de Barbara Minerva (Kristen Wiig, Cazafantasmas), una tímida arqueóloga que colabora en las instalaciones que dirige Diana Prince, el alter ego de Wonder Woman.

No os contaremos mucho más del argumento, pero los acontecimientos giran en torno a lo que implica ese objeto y lo que puede provocar en las personas. Pero claro, si habéis visto los tráilers, sabéis de sobra que Steve Trevor también reaparece. ¿Cómo es posible, si murió casi 70 años atrás? Ya lo iréis descubriendo...

Lo interesante es que Wonder Woman 1984 se articula, lógicamente, como una película de superhéroes, pero también como una historia de descubrimiento personal de muchos personajes y, también, como una nueva historia de amor entre Diana y Trevor que, en muchos sentidos, es crucial para la historia.

La historia, por cierto, arranca con un ESPECTACULAR prólogo en el que vemos a una Diana aún niña que debe aprender una valiosa lección en Temiscira, de la mano de sus compañeras amazonas.

Ese tramo es, con diferencia, lo más impactante de la película, gracias a constantes acrobacias de las amazonas, un montaje rápido y potente y, ojo aquí, una banda sonora de Hans Zimmer absolutamente apoteósica, que te hace vibrar en la butaca (cosa que mantiene durante el resto de la película).

La verdad, en el resto de la película, el ritmo no consigue mantener el listón que vimos en esos primeros minutos. Hay muchas otras secuencias de acción, pero quizá no hay tantas como nos habría gustado y, las que hay, habrían agradecido un pelín más de longitud. Lo que hay es muy potente y, de nuevo, Gal Gadot se marca unas coreografías de lucha tan elegantes como efectivas... El problema es que la gran mayoría de ellas ya se habían desvelado en los tráilers, pero eso no es un problema intrínseco de la película.

En cualquier caso, vamos a ver a una Wonder Woman que nos regala planos de aúpa con toda la variedad de sus poderes, con el Lazo de la Verdad como gran aliado en muchísimos momentos. Algunos efectos CGI "cantan" un pelín, pero no dudéis que esta es una película que se disfruta a tope en pantalla grande.

Wonder Woman 1984

En ese sentido, está claro que se bebe del concepto cinematográfico más clásico en torno a los superhéroes y, en ocasiones, creeremos estar viendo (para bien) el Superman de Richard Donner, con la heroína "molando" mucho mientras la gente de alrededor demuestra su asombro y admiración. Hay algo en esos planos que resulta reconfortante. Nos hace volver a ser niños de nuevo y disfrutar de hazañas superheroicas sin más, sin capas complejas ni trasfondos oscuros. Palomiteo cinéfilo en el mejor sentido posible.

Pero, como decíamos, en las dos horas y media que dura Wonder Woman 1984 hay hueco para mucho más que patadas imposibles. Los secundarios son casi tan importantes como la propia Diana. Por un lado Steve (Chris Pine, Star Trek: En la oscuridad) es un personaje tan divertido como humano y noble, una verdadera piedra angular en la historia que demuestra el lado más "terrenal" de Wonder Woman. Pone la piel de gallina ver cómo ella, en otros momentos casi divina e inalcanzable, demuestra su admiración sincera ante alguien tan hábil pero, sobre todo, tan honesto.

El Maxwell de Pedro Pascal también es un personaje de lo más interesante. Sí, se ha anunciado como villano y en buena medida ejerce como tal, pero tiene muchos matices por explorar. No es un ser perverso de nacimiento que quiere conquistar el mundo y punto, sino que tiene una serie de motivaciones, dudas y debilidades que nos hacen comprender al humano detrás del particular poder que desata en pantalla. Por supuesto, todo es más fácil cuando cuentas con un tipo tan carismático como Pascal, capaz de resultar cómico en unos momentos y trágico en otros. Sin duda, es uno de los actores de moda de forma merecida.

Nuevas imágenes Wonder Woman 1984

Kristen Wiig también demuestra su profesionalidad al encarnar a una Minerva que, quizá, es el personaje "principal" más tópico y predecible de la película. Es una villana algo más convencional, pero es un engranaje necesario en la narrativa que se ha construido y, como decimos, Wiig lo defiende muy bien tanto en sus comienzos (más cómicos, una faceta muy potente de esta actriz que quizá no se explota lo suficiente) como en los tramos finales más orientados al concepto de Cheetah con el que nos vienen "hypeando" desde que se anunció el proyecto.

En cualquier caso, Gal Gadot vuelve a ser la estrella y lo hace con aplastante solidez en algunas escenas que, en ocasiones, no habrían sido nada fáciles para otra actriz que careciera de su presencia y talento. Ese "traje dorado" tan icónico de esta entrega podría haber quedado realmente ridículo en otra persona pero, mágicamente, ella consigue que quede hasta elegante.

Wonder Woman 1984

Y es que, en algunos momentos, la directora Patty Jenkins se atreve con algunos planteamientos que están a punto de hacer descarrilar la épica la de la película. En concreto, hay un tramo en el que Wonder Woman da rienda suelta a una nueva faceta (no diremos más) que se plantea de una forma muy, muy... Habrá quien diga que es hasta boba, pero hay que entenderlo más como una suerte de metáfora y un nuevo estadio en su desarrollo como persona y como heroína.

Otras escenas son directamente hermosas. La secuencia de vuelo en avión de Diana y Steve es algo que emociona, un ejercicio plástico y emocional absolutamente catárquico. Se nota que Jenkins ha querido homenajear el legado de su padre, que falleció como piloto cuando era una niña.

Desde luego, nosotros creemos que Jenkins ha querido aportar luz con esta película. Más allá del eterno duelo entre el bien y el mal, Wonder Woman 1984 lanza una serie de mensajes realmente cercanos y maduros, que no apelan a nuestro deseo de salvar el mundo con lazos dorados o puñetazos supersónicos, sino con nuestra capacidad de ser más honestos con nosotros mismos y de saber valorar más lo que tenemos. Os prometemos que se nos han escapado unas cuantas lágrimas en según qué planos.

WW84 no es una película perfecta. Hay momentos en los que el ritmo se vuelve irregular y en los que pensamos "que sí, que Diana Prince es super elegante y resolutiva, pero queremos ver a Wonder Woman", pero el tramo final consigue remontar muy bien el vuelo con una resolución diferente, pero muy efectiva, que resulta inesperadamente reconfortante.

Quizá sea porque llevábamos mucho tiempo sin ver una película de superhéroes, quizá sea porque necesitábamos una "palmadita en el corazón" después de estos meses tan duros para todos, pero sentimos que Wonder Woman 1984 ha llegado en el momento perfecto para hacernos salir del cine sintiéndonos un poco mejor.

¡La aventura espera más allá de Temiscira!

Recuerda que tenemos publicadas las críticas de todas, absolutamente TODAS las películas basadas en cómics DC y Marvel en nuestro especial Cine de superhéroes. ¡No dejes de visitarlo!

Valoración

Wonder Woman vuelve a acertar con una película algo "inocente" pero muy honesta en su propuesta, que sabe compaginar la acción con sentimientos que llegan al espectador. En estos tiempos tan duros que nos ha tocado vivir, hacía falta una película así.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

Una vez más, Gal Gadot se come la pantalla, pero Pedro Pascal también. Hay mensajes muy hermosos en la película. La música de Hans Zimmer es SOBERBIA

Lo peor

Algunos efectos CGI cantan en ocasiones. Es tan naif con los poderes de Diana que a veces corre el riesgo de descarrilar.

Y además