Crítica de El libro del amor, comedia romántica con Verónica Echegui y Sam Claflin

El Libro del Amor

Crítica de El Libro del Amor, comedia romántica con un escritor inglés (Sam Claflin) y su traductora mexicana (Verónica Echegui)... que convirtió su libro en un libro erótico sin permiso.

El libro del amor se adelanta un poco a San Valentín y llega a la cartelera española este fin de semana como una apuesta muy recomendable si buscas una comedia romántica ligera, divertida y razonablemente original.

En otras regiones se estrenó directamente en Prime Video, pero aquí nos llega a los cines, quizás para aprovechar el tirón de su protagonista, la actriz española Verónica Echegui... pese a que interpreta a una mexicana.

La otra mitad de la pareja es Sam Clafin, un actor inglés que viste en la saga Los Juegos del Hambre o en Enola Holmes, dirigidos por Analeine Cal y Mayor.

VIDEO

El Libro del Amor - Tráiler

Toda la película se ambienta y fue rodada en México, y basa gran parte de su humor en el choque de culturas desde los ojos del señorito inglés, que ha dado tantas cosas por sentado en su vida y descubre un modo de vida sin tantos lujos.

Eso sí, no esperéis mucho compromiso social: la película no está pensaba para hacerte sentir incómodo en ningún momento, es muy suave y blanquita, apta para todos los públicos, y aunque nunca deja de ser entretenida, sí echamos de menos algo más de arrojo en el devenir de sus tramas o en el humor... sobre todo con esa premisa.

Lecciones de amor para principiantes

La premisa es de lo más divertido de Book of Love. Claflin interpreta a Henry Copper, un escritor fracasado cuya novela, El Corazón Sensible, no ha vendido nada. Sin embargo, por alguna extraña razón, la novela es todo un éxito... en México. Así que la arrogante editora de Copper le envía a una gira promocional por el país norteamericano.

Allí conoce a María (Echegui), la traductora al español, que se ha tomado más de una licencia artística... y básicamente ha reescrito el libro sin su permiso.

El texto original era una pretenciosa y plomiza historia de amor "puro", sin pasión, sin sexo, y María lo convirtió en una novela erótica, que naturalmente causó furor entre lectores lujuriosos, un fenómeno quizás inspirado en 50 sombras de Grey.

El Libro del Amor

Naturalmente, a lo largo de la gira Henry y María chocarán continuamente: el escritor se opone a la visión pasional del amor que tiene María, quién por su parte se ríe de la idea tan puritana de Henry... una persona que, en toda su vida, nunca conoció el amor. Hasta que llegó María, claro.

Es fácil predecir por donde va a moverse la película en la que caben muy pocas sorpresas y se apoya en recursos bastante manidos. Por ejemplo, el papel del hijo y del exmarido de María, oportunas formas de ablandar su fuerte carácter y hacerla vulnerable, para que el ingenuo pero de buen corazón escritor espabile y tenga una vía de entrada fácil al corazón de María.

Esa artificialidad acaba lastrando la película. Nunca deja de ser agradable, pero sí pierde frescura según avanza, y en algunos momentos deja de resultar divertida.

Los momentos genuinamente graciosos, en los que se juega con el humor de "pez fuera en el agua" de Henry (que no entiende español) y con los detalles más "picantes" del libro de María (muuuuy suavizados, la película es muy blanquita) suceden en el principio.

Cuando llega el inevitable momento en el que esas dos personalidades opuestas empiezan a congeniar y se olvidan del enredo inicial, todo se vuelve más rutinario.

El Libro del Amor

Incluso los intérpretes, que al principio están divertidos, empiezan a adolecer su falta de química en los tramos finales de inicio de su romance, con los pasajes más previsibles y menos inspirados del guion.

Para cuando llega el obligatorio giro dramático del tercer acto, este se presenta y se revuelve de forma muy apresurada y sin convencimiento, como un trámite obligatorio que superar cuanto antes para darles a los personajes el final que todos sabemos que van a tener desde el minuto uno (y que todos queremos ver).

El Libro del Amor

Otros aspectos puramente técnicos dejan un regusto irregular. La película respira aire puro y autenticidad gracias a muchas localizaciones in situ en Chiapas, México, pero algunas escenas (en particular un carnaval bastante triste) delatan el presupuesto bajo y una realización casi televisiva.

Por otro lado, verla doblada al castellano significa aceptar que casi todo el humor basado en la distancia lingüística de los dos protagonistas se va a perder.

Es inevitable por tener a un protagonista en un país del que desconoce el idioma, y los traductores de la película han hecho un buen trabajo con semejante papelón (como hacer que María traduzca palabras y expresiones del español mexicano al español de España, como pasar "coger" a... bueno).

Pero hemos detectado algo más preocupante: una escena ha sido eliminada por completo de la versión para cines españoles

Es un corte que resulta muy raro viéndola, y corresponde a una escena realmente bonita, la única que comparten en solitario Henry y el hijo de María, en la que el escritor inglés intenta comunicarse con el niño con ayuda de un diccionario de español... pero al final los verdaderos sentimientos se pueden comunicar sin importar la lengua. Es muy bonita y muy injusto que el público español no la vaya a ver.

El libro del amor es una comedia recomendable para San Valentín

Podríamos ser más duros con las evidentes carencias de una comedia romántica muy simple y comercial, casi naif, pese a tener en el centro de la trama un libro erótico (al que apenas aluden y casi ruborizándose, como con cautela para no escandalizar al público). 

Hubiera estado bien algo más de imaginación en su segunda mitad, atreverse a llevar a los personajes por caminos menos previsibles, o en su defecto algo más de creatividad en los aspectos puramente visuales.

Pero tampoco podemos quitarle que su punto de partida nos ha parecido muy divertido, los personajes son carismáticos y el visionado se hace muy llevadero: es una película para desconectar el cerebro y salir del cine con buen sabor de boca, y que gracias a su reparto internacional reivindica el cine mexicano fuera de sus fronteras (aunque sea el más comercial).

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

El libro del amor parte de una premisa fresca y divertida que evoluciona a un romance más previsible, perdiendo bastante del humor en el proceso. Pero siempre resulta entretenida y encantadora, pese a que buena parte de sus bromas se hayan quedado "lost in translation" por su doblaje al español de España.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El enredo en torno al "libro del amor" es muy divertido. Verónica Echegui y Sam Claflin te venden bien a sus personajes. Siempre mantiene el encanto.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Pierde frescura en el segundo y tercer acto. La dirección y puesta en escena, muy plana. Que hayan eliminado una de las escenas más tiernas.
Hobby

70

Bueno

Y además