Airoheart es un heredero de Zelda A Link To The Past con delicioso estilo pixel art

Airoheart

El análisis de Airoheart nos da la oportunidad de vivir una aventura de estilo pixel art inspirada en clásicos como The Legend of Zelda A Link To The Past, aunque con importantes problemas de diseño y jugabilidad.

Existe una línea muy fina entre el homenaje y la copia descarada, y como vais a ver en nuestro análisis de Airoheart, el juego desarrollado por Pixel Heart Studio, se mueve peligrosamente en esta frontera. 

No es la primera vez que un estudio "indie" trata de devolvernos las sensaciones que tuvimos con The Legend of Zelda A Link To The Past (como si fuera una tarea sencilla). A veces, esta misión sale muy bien, como en el caso de Blossom Tales II The Minotaur Prince, y otras, como en el caso de Airoheart, nos quedamos "a medias". 

VIDEO

Airoheart Gameplay Trailer del heredero de Zelda

Más adelante pasaremos a explicar los problemas del juego, pero antes conviene hacer un pequeño repaso a su planteamiento. Y seguro que os va a sonar. Airoheart, que es también el nombre del protagonista, es un muchacho destinado a jugar un papel clave en el destino del mundo.

Se trata de una tierra en guerra, en que los britones amenazan con invadir la tierra de los elmerios, y en que el espíritu de un mal antiguo aguarda, dividido en las 9 piezas de Draoidh. Unas piezas que tendremos que reunir antes de que lo consiga el malvado de turno, Xanatos. 

Evidentemente el argumento es más complicado, pero no vamos a entrar en spoilers. Como veis, hay bastantes similitudes con la historia clásica de los Zelda. Y estas similitudes se trasladan también al desarrollo.

Tras los pasos de Zelda 

El planteamiento de Airoheart es el de una aventura en perspectiva aérea, con partes de exploración, combates y un buen puñado de secretos. Si miramos cualquiera de sus pantallas seguro que nos recuerdan a Secret of Mana, Illusion of Time o cualquiera de los grandes RPG que recibimos en las máquinas de 16 bits. 

El desarrollo del juego es puro Zelda. Desde el comienzo en un pueblo, cuando aún no conocemos nuestro destino, hasta las visitas a sucesivas mazmorras para ir ganado diferentes habilidades (bombas, una ballesta, cordones para saltar, fuerza para levantar piedras...). 

Airoheart

Estos templos, nos ofrecen los mejores momentos de la aventura: puzles basados en la habilidad recién adquirida, un diseño bastante intrincado y un puñado de jefes con un diseño interesante, aunque ninguno de ellos resulta demasiado duro. Su esquema es también conocido: recorrer el laberinto hasta encontrar la llave y derrotar al jefe para ganar un poder.

Y, como ya habéis anticipado, cada una de estas nuevas habilidades nos abre el paso a zonas del mapa antes inaccesibles (de nuevo, no os sorprenderá llegar a un bosque, un desierto, un lago...), y así nos acercamos al inevitable destino del héroe. 

Si este extraordinario parecido con A Link To The Past es homenaje o copia, lo dejamos al criterio de cada uno. Pero es un desarrollo que sigue funcionando a día de hoy, más de 30 años después del lanzamiento del juego en SNES.  

Por suerte, también hay algunas novedades. El elemento más original de Airoheart es que también equipa un báculo rúnico, que nos permite utilizar la magia. Estos hechizos utilizan su propio "combustible", y nos ofrecen ventajas muy interesantes, en particular la creación de bloques, que sirve para crear puentes o activar interruptores. 

Nintendo Switch OLED Blanca

Nintendo Switch OLED Blanca

Disfruta de los juegos en el formato de la consola Nintendo Switch OLED en color blanco, pensada para el hogar con la diferencia de ser también portátil para llevarte tus partidas a todas partes. La innovación en el formato del diseño con pantalla OLED y su gran flexibilidad te alucinará.

Consíguela al mejor precio

La obtención de las runas, añade una capa de profundidad al desarrollo, así como la necesidad de recoger materiales para fabricar armaduras, espadas y escudos en el herrero del pueblo. 

También nos ha gustado  la cantidad de misiones secundarias que nos salen al paso, y que nos animan a explorar hasta el último rincón de este mundo fantástico. 

Vuelta a los 16 bits

De un tiempo a esta parte hemos disfrutado de un montón de juegos que tratan de imitar el estilo visual de los 16 bits. Con mayor o menor fortuna. Pero en este punto, Airoheart si que consigue acertar.

La construcción de mapas y personajes en 2D es muy vistosa, la paleta de colores resulta muy viva, y no faltan sprites con objetos típicos en el género, como las vasijas bajo las que se esconden cuentas (en este caso no son rupias).

Airoheart

Las animaciones resulta bastante simpáticas, y los guiños a los juegos de referencia alcanzan incluso a las transiciones entre pantallas, con las cortinillas circulares que seguro que le ponen la piel de gallina a los más veteranos.  Y en este caso, aplaudimos el modo en que se simula la iluminación en diferentes zonas, 

Por su parte la banda sonora también está a un buen nivel, y el juego cuenta con una ventaja que no encontrábamos en los clásicos de Nintendo, y es que se encuentra traducido al español. Hemos encontrado alguna errata, pero en general es un buen trabajo.

Los problemas de diseño

Airoheart tiene graves problemas en el control, y en general, en el diseño de la interfaz de usuario. Con esto nos referimos, por ejemplo, a que el acceso al mapa requiere pausar y seleccionarlo en un menú (lo cual es bastante engorroso para tratarse de un juego tipo Zelda) y a que el apuntado con armas de distancia es complicado.

Por si eso fuera poco, los enemigos que se generan en cada nueva estancia pueden aparecer directamente a nuestro lado, lo que supone que nos llevemos un golpe "porque si". Algunas trampas requieren de una agudeza visual superlativa para poder superarse. 

Airoheart

Pero lo más grave de todo es la inercia del propio Airo, que nos obliga a jugar con la cruceta digital, y se traduce en constantes fallos al dar las estocadas o caminar por pasarelas estrechas.  Esta inercia se sufre también en los cambios de dirección, y es normal perder una vida porque el primer paso del héroe sea de espaldas, antes de encarar al lugar al que queremos ir. 

Durante los combates, los espadazos desplazan a los enemigos hacia atrás ¡pero también a Airo! y eso hace que haya que reajustar nuestra posición constantemente.

Seguramente se trata del primer RPG de este estilo en que tememos el encuentro con cualquier criatura, aunque sea una "planta escupidora" de lo más sencillo. Lamentablemente, los problemas del juego no terminan ahí. 

La inteligencia de los enemigos es terrible. Para que os hagáis una idea, nos ha recordado a las secuencias que se introdujeron en los fantasmas de Pac-Man; si los observamos durante un rato, podemos ver qué secuencia tienen programada: moverse en círculos, "barrer" los márgenes de la pantalla o ir arriba y abajo sin reaccionar a nuestra presencia.  

Airoheart

Aún me dejo para el final un elemento frustrante. El efecto de sonido de explosión, que se reutiliza para recibir un impacto, saltar, disparar la ballesta, crear un doble o abrir una puerta, es molesto y suena a un volumen descompensado. Después de jugar unas horas, lo escuchamos hasta en nuestras pesadillas. 

No es cuestión de "hacer sangre", pero hasta los tiempos de carga resultan demasiado largos (lo hemos jugado en Nintendo Switch) y se nos ha colgado en un par de ocasiones. 

Merece la pena Airoheart

Airoheart trata de recuperar el encanto de los Zelda, en particular de la entrega de 16 bits (que para muchos es el mejor de la saga). A veces lo consigue, especialmente en lo que respecta al diseño de los puzles y el apartado visual general, y son momentos realmente nostálgicos. 

Pero los problemas en "las tripas" del juego, el control y algunos elementos de diseño, nos han impedido disfrutar completamente de este planteamiento. El juego requiere bastante esfuerzo para "domar" sus fallos. Y es una lástima, porque lo hemos cogido con muchas ganas. 

Si merece la pena Airoheart o no depende precisamente de eso, si vuestras ganas por revivir una aventura de este estilo son suficientes como para sobreponerse a sus trabas. De ser así, seguro que os evoca los inolvidables momentos que nos dejaron los pioneros del género. 

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Nos gusta la propuesta de Airoheart, un heredero de Zelda A Link To The Past realizado en pixel art y con un buen diseño de puzles. Pero la ejecución falla en elementos básicos, como el control, que afectan a todo el desarrollo.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El constante homenaje a Zelda. El diseño de los puzles y el uso de la magia con el bastón rúnico.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Fallos de diseño, un control mal ajustado y el insoportable efecto de sonido que se repite en impactos, saltos, puertas...

Plataformas:

Retro

Versión comentada: Nintendo Switch

Hobby

65

Aceptable

Y además