Ir al contenido principal
New X-Men (Grant Morrison)
Análisis

Reseña de New X-Men: Los mutantes según Grant Morrison

Con la nueva colección que recopila la etapa de New X-Men de Grant Morrison, ¡era hora de hablar de lo que aportó el escocés al universo mutante de Marvel Comics!

A principios del siglo XXI, el universo mutante de Marvel Comics era uno de los más famosos y codiciados del panorama superheroico, merced a esa primera película de X-Men dirigida por Bryan Singer que supuso un antes y un después en el género cinematográfico. Por ese motivo, cuando Grant Morrison entró a formar parte de La Casa de las Ideas y pudo elegir un "caramelito" como el de los mutantes, no dudó en meter mano en ese mundo y proponer New X-Men como algo nuevo y completamente diferente a lo que se venía haciendo con La Patrulla-X en las viñetas.

En gran medida, la vida de los mutantes hasta ese momento había formado parte de la vida de Chris Claremont. El guionista londinense está considerado el padre o patriarca de los X-Men en Marvel Comics, ya que la trayectoria de estos ha ido estrechamente ligada a la trayectoria profesional de Claremont durante décadas. Sin embargo, era el momento de ofrecer un cambio y fue Grant Morrison el elegido para llevarlo a cabo. Un cambio que, a pesar de suponer una profunda transformación en el seno de La Patrulla-X y de ventilar las cargadas habitaciones de la mansión mutante, respetó considerablemente la herencia de la que venía.

Grant Morrison escogió a Frank Quitely como dibujante de su colección, a pesar de que los problemas del ilustrador para cumplir los plazos de entrega de los dibujos provocaron que hubiera un baile de dibujantes que desmerece bastante la obra en un conjunto más general. Lo hizo a sabiendas de que Quitely aportaría ese toque extraño a la par que fresco que necesitaban los mutantes. Y así es como New X-Men echó a andar, con una ambición desmedida y con una gran cantidad de tramas que ahora Panini Cómics ha recuperado en siete tomos que componen la colección.

Locura, punk y el conflicto racial humano-mutante

New X-Men tiene un inicio tan asombroso como devastador; e inolvidable, sobre todo inolvidable. El carácter imperecedero de esta historia viene dado, precisamente, por todos los palos que toca Grant Morrison durante su estancia en los mutantes y en Marvel Comics, por cierto, dado que la editorial acabó abriendo la puerta al guionista escocés, quien no dudó en fichar por la Distinguida Competencia (DC Comics) porque tenía muchísimas ganas de seguir escribiendo en un universo de superhéroes. Y eso se dejó notar. Durante los siete tomos, Morrison está completamente al servicio de una historia mayúscula que tiene ideada de principio a fin.

Portada de New X-Men

La premisa es sencilla con New X-Men. La idea es volar por los aires todo lo que había previamente y ofrecer un relato que sea capaz de aunar muchas de las virtudes que tienen los mutantes, como es el caso de la carga racial en la propuesta del conflicto humano-mutante, al mismo tiempo que se profundiza en las relaciones personales entre los personajes, se añade el peso emocional de lo que supone estar expuesto a una especie de doble vida y se colocan ciertos ingredientes que están dentro de la propia psique del autor.

Si somos honestos, dejando de lado la (terrible) grandeza de lo que sucede en Genosha, las relaciones interpersonales por el lugar del que venimos y al que vamos y el gran cambio de identidad que se le dio a Magneto, que acabó siendo más un rompecabezas que resolver que un villano en sí, lo cierto es que Grant Morrison se esforzó en hacer que dos de sus mayores inquietudes como artista se vieran reflejadas en el universo convencional de Marvel Comics y en La Patrulla-X. Estamos hablando de conceptos pegados a las ideas de anarquismo o "mundo punk" y la importancia que le da a la parte mental o cerebral.

El juego de trileros que Morrison realiza con los personajes con capacidades psíquicas es propio de una persona que ya venía realizando previos trabajos relacionados con ese campo con una pasión enfervorizada y un interés particular. En New X-Men vemos cómo las distintas capas de la cebolla que recubren las diferentes tramas ofrecen una trama global que va deslizando suavemente esos intereses que mencionamos, sin olvidar en ningún momento quiénes son los personajes protagonistas y qué identidad tenían antes de que llegara el escocés para hacerse cargo de ellos.

New X-Men (Grant Morrison)

De hecho, Grant Morrison estuvo en contacto durante toda su etapa en New X-Men con Chris Claremont, quien tenía una serie mutante alternativa a esta y cuyos arcos argumentales y personajes confluían. Esto hizo que todos los superhéroes mutantes que fueron pasados por el "filtro Morrison" no fueran desvirtuados, transformados y deconstruidos hasta dejarlos sin personalidad, sino que bebían directamente de toda la historia y el bagaje previos y se adaptaban a la perfección a lo que el escritor británico quería contar.

El Que Está por Encima de Todos

Los seres más poderosos de Marvel y su jerarquía

Repasamos a los personajes más poderosos de Marvel, desde las Fuerzas Cósmicas hasta los Dioses y los mortales más letales de este universo. ¿Quién está jerárquicamente por encima de quién? Si crees que Galactus era el ser más poderoso del Universo Marvel, todavía te queda mucho por conocer...

La excepción, quizás, podría ser Magneto, quien volvió al ruedo pareciéndose más al villano original (una especie de doctor loco en lugar de un tipo con una historia densa, pesada y profunda detrás). Y lo mismo sucede con Emma Frost, una mujer que aquí alcanza cotas de espectacularidad nunca antes vistas y cuya profundidad se hace mucho más grande en New X-Men que en ningún otro cómic. Su tira y afloja con Jean Grey y el triángulo amoroso que forman con Cíclope es harina de otro costal. Tremenda telenovela que nos clavan como telón de fondo.

New X-Men (Grant Morrison)

Podríamos acusar a Grant Morrison de haber pasado por el aro editorial de hacer que los personajes se parecieran más a las películas que a los cómics, tirando de cuero y de una estética nunca antes vista en las viñetas. También podríamos excusar al británico de aquello, puesto que el dibujante era Frank Quitely (luego otros) y tuvo libertad creativa total en ese sentido. Pero sabemos que las órdenes venían de arriba y, sinceramente, la historia es tan buena, tan potente, tan ambiciosa, tan inolvidable y tan de todo... Que es imposible acusar de algo que iba a hacer que Marvel vendiera más cómics de los mutantes.

Así pues, New X-Men es una de esas etapas de cómics que todo amante de La Patrulla-X y del Universo Marvel debe leer. Una de esas historias inmortales que tiene momentos inolvidables y que te recuerdan por qué sigues adorando leer a tus superhéroes favoritos. Para todo el que no lo haya leído, desde aquí le decimos "de nada" por si acaba volviendo para dar las gracias. Y para los que ya lo habían leído y han llegado aquí por los recuerdos que tenían guardados en su memoria y que han salido a flote... ¡Ya estáis tardando en releerla!

Valoración

Una revolución mutante sin precedentes a cargo de un Grant Morrison que se puso el listón por las nubes y cuya ambición llevo a estos personajes de Marvel a lugares insospechados. Historia de los X-Men y de los cómics. Una etapa maravillosa e imperecedera, pasen los años que pasen.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

La ambición de la narrativa, la ejecución de las tramas y el desarrollo de los personajes.

Lo peor

Los cambios de dibujantes no son una losa en el resultado final, pero desmerecen un tanto el conjunto de la obra.

Y además