Ir al contenido principal
Spider-men - El encuentro de Peter Parker y Miles Morales
Análisis

Reseña de Spider-men - El encuentro de Peter Parker y Miles Morales

Por Jesús Delgado

Spider-men fue el encuentro de Peter Parker y Miles Morales en 2012 en los cómics. Brian Michael Bendis y Sara Pichelli reunieron a los dos Hombres Arañas, el del Marvel tradicional y el de la línea Ultimate Marvel en este crossover.

En 2012, Spider-man cumplió 50 años.  Lo que viene siendo medio siglo desde que los tristemente desaparecidos Stan Lee y Steve Ditko lo crearan allá por 1962 para las páginas del décimo quinto y último número del magazine Amazing Fantasy. Para conmemorar la efeméride, los genios de Marvel Comics planearon una travesura. ¿Y si hacían que Peter Parker, el Spider-man de siempre, conociera a Miles Morales, su sustituto en la realidad paralela del Universo Ultimate?

Dicho y hecho. Desde hacía tiempo, esta era una idea que había acariciado el guionista Brian Michael Bendis (Alias, Guardianes de la Galaxia), responsable de la colección Ultimate Spider-man, punta de lanza de la línea Ultimate, que desarrollaba un Universo Marvel alterno, con una continuidad que comenzaba a contar desde principios del siglo XXI.  Ahora, tenía finalmente la oportunidad de dar a los fans algo que se había querido hacer desde años atrás, pero que nunca se había hecho porque no había mucha confianza en el planteamiento de reunir a dos Peter Parker distintos. Principalmente, porque podía crear situaciones incómodas para los lectores y los propios personajes.

Sin embargo, debido a la muerte de Peter en Ultimate y su reemplazo por parte de Miles, se planteaba un escenario nuevo. ¿Qué pasaría si Peter llegara a un mundo en donde él murió y su legado fuera tomado por otro joven, que tiene que aprender a ser un Spidey a la altura de su antecesor? 

Consigue ya las mejores ediciones del cómic Ultimate Spider-man

Bajo esta premisa se realizó un cómic titulado Spider-men. Este contó con los lápices de la dibujante Sara Pichelli, co-creadora de Miles Morales y también una de las artistas recurrentes de ciertos títulos del Universo Ultimate. A lo largo de cinco números, se nos narraba cómo Pete cruzaba el velo entre dimensiones y, por accidente, llegaba a un mundo en el que él había pasado a mejor vida. Un mundo muy parecido al suyo, pero ligeramente distinto... y también algo aterrador para él. 

Ahora, con el próximo estreno de  Spider-man: Un nuevo universo (Spider-man: Into de Spider-verse) nos disponemos a hablaros de este cómic. Principalmente, porque dicha película tomará como referencia esta obra que os reseñamos hoy y el crossover arácnido de Universo Spider-man (Spider-verse).  En los siguientes párrafos, os analizaremos este relato tan curioso, que sin ser uno de los grandes hitos del cómic de superhéroes, resulta una historia ligera y gratificante a partes iguales. 

Cuando Peter encontró a Miles

El cómic de Spider-men es, ante todo, un crossover clásico en toda regla. Esto es, supone un encuentro entre dos héroes, pero no intenta ser determinante para la trayectoria de ninguno de ellos, ya que tras este encuentro, sus colecciones discurren de manera normal. En este sentido, aunque concurren dentro de un canon común y una continuidad reconocida, su planteamiento obedece al de historias clásicas como Superman vs. Muhammad Ali o los primeros encuentros entre héroes Marvel, antes de las grandes sagas y eventos cataclísmicos a los que la editorial nos viene acostumbrando desde los 80. 

En esta línea, el cómic debe tomarse como un ejercicio de fanservice, destinado a mimar a los fans arácnidos y darles cierta matraca que querían. Esto es, plantear el choque entre dos versiones distintas de un mismo héroe. Además, que sea Peter Parker el que irrumpa en un mundo en el que ha muerto, sirve de homenaje a la versión del Spidey caído, al desarrollar aún más la enorme trascendencia y el impacto que tuvo su muerte para el mundo de Ultimate. Dicho de otro modo, el crossover también sirve de elegía a la memoria del Peter que murió siendo un héroe. 

Para desarrollar esta historia, eso sí, Bendis no se moja demasiado. Y recurre a un villano de Spider-man un poco ninguneado y que ha pasado a la posteridad como uno de sus clásicos, pero también de los más risibles: Mysterio. El amo de las ilusiones se convierte en la némesis principal del relato, pero al precio de ser un segundón, ejerciendo un papel que le queda demasiado grande. Sobre todo contra dos Spideys, que se traen amigos para partirle la pecera. 

Aquí te contamos todo sobre Miles Morales, el Ultimate Spider-man

La principal flaqueza, pues, de este cómic es precisamente esa ausencia total de urgencia y de amenaza, ya que no encontramos un villano a la altura de la alianza interdimensional de arañas. Pero, bien pensando, es un riesgo calculado, ya que lo que los lectores vienen a ver, el principal gancho de la historia, es el shock producido al reunir a Peter con Miles. En este sentido, el villano es una mera excusa para desarrollar la historia. Un precio pequeño a pagar para poder hacer el fanservice que pretende regalar. 

No obstante, no os engañéis con estas afirmaciones. Spider-men es un cómic bastante digno y entretenido. De lectura rápida, trepidante y que te deja un sabor bastante dulce en la boca. Pretende ser un evento anecdótico y conmemorativo más que una revolución y eso mismo lo consigue. Se trata de una historia hecha por gente que adora Spider-man para un público devoto del personaje. Por eso mismo, no se le puede pedir ni más ni menos a nivel argumental. Aunque, por pedir, que no quede.

Por otro lado, hemos destacar que el trabajo de la ilustradora Sara Pichelli es uno de los grandes valores del cómic. Pichelli nos ofrece un aspecto visual inmejorable, con un trazo fino y nítido, unas composiciones de primera y una narrativa nada compleja y a prueba de novatos. De hecho, buena parte del valor de la obra reside en cómo la artista hace que la acción fluya entre viñetas, explicándose casi por sí sola.

Además, su retrato de los personajes y la variedad de expresiones, fisionomías y cuerpos da bastante empaque a la obra, alejándose de los vicios de otros autores, que tienden a trabajar en base a una plantilla. Pichelli dibuja con bastante naturalidad sus entornos y personajes, lo cual hace que su trabajo sea muy atractivo, sobre todo para el lector neófito. Cabe decir, además, que su trabajo de escenarios y fondos es suficientemente elaborado como para superar con creces el aprobado. Y todo ello, sube de nota, además, gracias a la labor de su colorista:Justin Ponsor

En conjunto, podemos concluir diciendo que Spider-men es un cómic facilón pero muy disfrutable y entretenido. No es una novela gráfica, pero sí un buen trabajo llamado a divertir a los fans. Además, entre sus puntos fuertes destacamos que es  también una buena entrada para conocer a Miles Morales, uno de los Spider-men que veremos en Spider-man: Un nuevo Universo. Sobre todo si no os animáis a leer antes su colección regular, claro está. 

Spider-men

Actualmente, en el momento que escribimos esta reseña, resulta complicado encontrar Spider-men en comercios, ya que se publicó hace más de cinco años. Existe una edición perteneciente al Coleccionable Ultimate, que es posible localizar en Amazon y algunos comercios al precio de 9,99 euros y que recoge toda la mini-serie al completo. Además, sabed que recientemente se publicó su secuela, Spider-men II, en la que Miles y Peter debían de lidiar contra una amenaza común en la actual continuidad de Marvel. 

Valoración

Reunión de dos versiones paralelas de Spider-man. El clásico, conocido por todos, y su sustituto del Universo Ultimate. Un ejercicio de fanservice muy, muy grato.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La ejecución del fanservice. Los choques y la irrupción de Pete en el mundo Ultimate. Su contraste con Miles. Las ilustraciones de Sara Pichelli.

Lo peor

Adolece de un villano realmente amenazante y de una gran transcendencia argumental. Resulta un hito anecdótico, más que una gran historia de Spidey.

Y además