La industria española del videojuego sigue creciendo
Reportaje

La industria española de producción de videojuegos factura un 31% más que en 2014

Por Bruno Sol
-

A la hora de hablar del panorama actual en la industria española del videojuego no tarda en aparecer el recuerdo de la llamada Edad de Oro del Software Español. A lo largo de la última mitad de la década de los 80 nuestro país alumbró, al calor de la popularidad de los ordenadores de 8-bits (Spectrum, Amstrad CPC, Commodore 64, MSX), un buen número de estudios de desarrollo que situaron a nuestro país entre las principales potencias europeas. Topo Soft, Dinamic, Made in Spain, Opera Soft, Zigurat… nombres que seguro que llenan de nostalgia a los que rondan ya los cuarenta años. Por desgracia, la irrupción de los ordenadores de 16-bit (Amiga, Atari ST) y las consolas cambiaron por completo la industria. Máquinas mucho más potentes que exigían una mayor inversión en desarrollo, algo que muy pocas compañías españolas pudieron, o supieron, afrontar.

A lo largo de las décadas siguientes, el desarrollo de videojuegos en España se contrajo, y solo algunas desarrolladoras como Gaelco, Dinamic Multimedia – que sería el germen de la posterior FX Interactive-, o Pyro Studios lograron mantener el tipo. En el campo de las consolas el panorama era aún más desolador, limitándose a las producciones de los catalanes Bit Managers para Infogrames o, años más tarde, a las producciones AAA de contados estudios como Mercury Steam y gente audaz como Novarama o Virtual Toys.

En España hay actualmente más de 400 empresas censadas, lo que nos convierte en el país con más estudios de desarrollo de toda Europa

Afortunadamente, la aparición de los móviles y las tablets, y el resurgir de las producciones indie (verdaderos herederos de aquellos bedroom coders de los años 80) volvieron a crear un escenario propicio para desarrollos más económicos lo que se tradujo en la progresiva proliferación de pequeños estudios repartidos por todo el territorio nacional. De hecho, la edición 2015 del Libro Blanco del desarrollo español de videojuegos arroja cifras que invitan al optimismo: en España hay actualmente más de 400 empresas censadas, lo que nos convierte en el país con más estudios de desarrollo de toda Europa.

Este es solo uno de los interesantes datos que ofrece este Libro Blanco 2015, con el que la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuego y Software de Entretenimiento (DEV) hace balance del estado de la industria nacional. 2014 ha visto el nacimiento de 70 nuevas empresas respecto a 2013, y aunque no faltan voces dentro de la propia industria que alertan de una posible burbuja en el número de estudios, los números, bastante optimistas, no engañan: en 2014 se facturaron 412,5 millones de euros, lo que supone un incremento del 31% respecto al ejercicio anterior.

La atomización de esta industria (algo que quedaba ya patente al hablar de más de 400 desarrolladoras) llega al punto de que el 96% de dichas empresas se componen de menos de 50 empleados y la mitad declara tener menos de 5 empleados. El reinado de los smartphone y las tablets ha hecho posible que el desarrollo de videojuegos sea algo económicamente factible, sin requerir una gran inversión a nivel tecnológico por parte de las PYME.

Libro Blanco Distribución facturación

No deja de ser llamativo el hecho de que aunque la industria española esté financiada en su gran mayoría (93%) por capital nacional, más de la mitad de sus ventas (un 56%) se hacen en el extranjero. El mercado europeo absorbe un 24% de las ventas, Norteamérica un 20%, Asia-Pacífico un 7%, mientras que LATAM (Latinoamérica) con un 4% y Oriente Medio-África con un 1% completan el mapa de la facturación por regiones. La propia España, claro está, sigue siendo el principal cliente, con un 44% de las ventas.

¿Volveremos a ser la gran potencia europea que éramos antaño? Aún es pronto para lanzar las campanas al vuelo, pero el futuro no puede ser más prometedor. De hecho, DEV augura una tasa anual compuesta de crecimiento, hasta el año 2018, del 24,7%, lo que supondría triplicar el dato de 2013 hasta alcanzar los mil millones de euros de facturación.

Más de la mitad de las ventas (un 56%) de juegos desarrollados en España se hacen en el extranjero

¿Y cómo está repartido el mapa de la industria? Cinco comunidades autónomas concentran el 80% de los estudios de desarrollo. La Comunidad de Madrid (25%) y Cataluña (24,5%) van casi a la par, seguidos por la Comunidad Valenciana (13,5%) que es la que ha experimentado un mayor boom en la creación de nuevos estudios. Andalucía (8,9%) y el País Vasco (7,8%) marcan distancias con Aragón (4,2%) y Asturias (4,2%).

Libro Blanco Distribución territorio

En cuanto a la calidad del empleo, el 60% de los contratos son de carácter indefinido. Los trabajadores menores de 30 años suponen un 48%, levemente superado (con un 49%) por aquellos empleados con edades comprendidas entre los 30 y los 45 años. La industria, por cierto, afirma tener dificultades para encontrar perfiles adecuados en el mercado laboral, algo que se prevé quedará solventado en un futuro inmediato gracias a la savia nueva que ha brotado de las aulas de U-tad, ESNE y diversas Universidades, volcadas todas ellas en la formación de nuevos profesionales en todos los campos de la creación de videojuegos.

Libro Blanco Demanda formación

¿Veremos un futuro tan prometedor como el que describe este Libro Blanco 2015? ¿Estallará la burbuja? ¿Nos espera una Segunda Edad de Oro? El tiempo lo dirá. De momento, somos optimistas. Lo peor ha pasado.

Fuente | Web oficial de DEV