Bioshock Infinite y la polémica de su carátula

Ken Levine, productor de la saga Bioshock, dice que la carátula de Bioshock Infinite es para aquellos que no tienen ni idea de qué va el juego, pero afirma que habrá más disponibles para descargar e imprimir si la comunidad así lo desea.

Aunque parezca mentira, la carátula de un juego, sin tener nada que ver con el mismo, puede ser determinante a la hora de que éste tenga éxito o no. Los más mayores del lugar comprenderán perfectamente estas palabras, ya que hace muchos años, las portadas y el boca era el principal motor de ventas de cualquier juego al no existir internet y no haber tanta información sobre el sector por todas partes.

Dicho esto, hacemos un viaje temporal de una semana para recordar la carátula de Bioshock Infinite que Irrational Games tuvo a bien mostrarnos en pedazos primero en su cuenta de Facebook y entera después. En ella vemos a Booker DeWitt, uno de los dos protagonistas, con una escopeta al hombro en una pose muy peliculera que, sin ser mala o fea la ilustración, no parece que sea la más adecuada para la saga.

Así se lo ha hecho saber la comunidad de jugadores a Ken Levine, productor del juego, que asegura que la portada se ha hecho así para la gente que no tiene ni idea del juego y que tampoco se dedica a informarse de las novedades del sector leyendo páginas especializadas o comprando revistas. Para ellos es la portada, para el resto de jugadores lo son las entrevistas con diferentes medios, los tráilers y las novedades que nos dejan a cuentagotas sobre el desarrollo del título, que en su tercera iteración, pese a no estar numerada, nos llevará a la ciudad aérea de Columbia.

Pero que no cunda el pánico, que parece ser que no se olvidarán de los verdaderos amantes de la franquicia y sacarán nuevas carátulas de forma gratuita para que podamos descargarlas e imprimirlas nosotros mismos, aunque siempre nos quedará la posibilidad de acercarnos a según qué hilos de NeoGaf, por poner un ejemplo, en los que encontramos portadas que acostumbran a dejar en pañales las oficiales. No es la mejor opción, pero menos da una piedra.

Sea como sea, tendremos que esperar hasta finales de marzo para echarle el guante a Bioshock Infinite, con o sin carátula, tras darse a conocer su último retraso. Al fin y al cabo, lo importante está en el interior, ¿no?