La casa de Heath Ledger era un santuario al personaje del Joker

Caballero Oscuro

Cuando hablamos de villanos, un puñado de rostros se dibujan en nuestra mente recordando los personajes que más nos han marcado. Y si juntamos villanos y cómics, el círculo se estrecha un poco más. Para hablar de malos malísimos escondidos en las brillantes páginas de cómics de las principales editoriales, hay un nombre que, probablemente, supera a todos: El Joker. El Payaso Príncipe del Crimen se ha convertido en una de las figuras de la cultura pop de la actualidad, gracias al trabajo de DC Cómics y, por otro lado, a los encargados de darle vida en el cine y los videojuegos. Jared LetoMark Hamill, Jack Nicholson y... Heath Ledger. Ese es el nombre que instantáneamente nos viene a la mente a todos los que lo consideramos la mejor personificación de la personalidad del Joker en la gran pantalla. Su actuación en El Caballero Oscuro no fue en vano considerada una de las mejores de la historia, llegando a recibir un Oscar póstumo al Mejor Actor Secundario. La terrible noticia de su fallecimiento supuso un duro golpe contra el futuro de la industria, dado que Ledger apuntaba a convertirse en una de las figuras de referencia para el devenir de Hollywood. El trabajo detrás del personaje llevado a cabo por Ledger se ha convertido en un mito y son muchas las historias que corren por Internet para demostrar todo el sacrificio llevado a cabo para brindarnos semejante obra de arte. Y hoy la información va un paso más allá: La casa de Heath Ledger era un santuario del Joker.

Caballero oscuro

Según publica en exclusiva Page Six, una fuente cercana a la familia de Heath Ledger afirma que cuando encontraron al actor en su casa estaba rodeado de todo tipo de parafernalia referente al Joker. Cómics, literatura, estatuas, muñecos, grabaciones en las que practicaba su famosa risa... Un sinfín de objetos que evidenciaban todo su trabajo para encarnar al que, para muchos, es el mejor Joker de la historia del cine. “Estudió los orígenes de los payasos y de los anteriores Jokers como el de Jack Nicholson o Cesar Romero”, dicen las fuentes de la citada web. “Quería conseguir un personaje diferente del papel que habían realizado otros actores e incluso estudió cómo hacer que su voz fuera diferente a la de los demás”. El apartamento de Ledger, además, estaba muy limpio y todo el material de investigación se encontraba perfectamente organizado. “Era una persona muy perfeccionista que tenía muchísimo respeto por el personaje, así que se preocupó mucho por todas sus cosas”, explica las fuente.

Han pasado más de ocho años desde el estreno de El Caballero Oscuro y el Joker de Heath Ledger continúa siendo un paradigma de la actuación y del personaje. Unos prefieren a Nicholson, otros al soberbio Hamill de los videojuegos, pero otros, como quien escribe estas líneas, se queda con el inmenso trabajo y el resultado de uno de los mejores villanos de la historia del cine: el Joker de Heath Ledger.