Kamiya prefiere hacer nuevos juegos que continuaciones

Hideki Kamiya, actualmente en Platinum Games y creador de Bayonetta, Devil May Cry, Okami, Viewtiful Joe y The Wonderul 101, ha explicado parte de su filosofía a la hora de crear videojuegos.

Aunque el primer juego que dirigió fue Resident Evil 2 cuando el creador de la saga Shinji Mikami le confió tal posición, desde entonces Hideki Kamiya sólo ha sido director de creaciones completamente nuevas, tanto en Capcom antes como ahora en Platinum Games. Algunos de sus juegos han sido los primeros de importantes franquicias, pero en las continuaciones de éstos como mucho ha participado en forma de supervisor o con otras funciones menores.

Es el caso de Bayonetta 2: fue el creador y director de su primera entrega, pero sólo está actuando de supervisor en la segunda, que será exclusiva de Wii U. "No es que no quiera hacer continuaciones, ¡de verdad me gustaría!", explica Kamiya.

"Pero considerando la naturaleza de mi posición, no es que tenga muchas opciones de hacerlas. Alguien tiene que ofrecer nuevo entretenimiento a los jugadores y plantar las semillas que más tarde puedan convertirse en sólidos pilares. Suena un poco pretencioso, pero he llegado a la conclusión de que es mi propósito. Si hubiera estado involucrado en Devil May Cry 2, quizás Viewtiful Joe y Okami nunca hubieran existido. Y si estuviera dirigiendo Bayonetta 2, entonces no hubiera podido hacer The Wonderful 101".

Sin embargo, en el caso de Devil May Cry 2 fue decisión de Capcom excluir a él y a su equipo del desarrollo, y Kamiya reconoció hace años que aquello supuso una decepcionante sorpresa y un "shock" para él. Además, explicó en su momento que "en mi corazón desearía que, si no puedo hacer la continuación, nadie la hiciera", y lo ilustró con una interesante metáfora: "es como cuando has tenido una novia y, si ya no está contigo, no quieres verla con otro".

Sin embargo, también afirmó que "para cuando Viewtiful Joe 2 estaba en desarrollo, ya me había acostumbrado al shock de que la continuación estuviera en otras manos. Pero con Devil May Cry 2 sí fue difícil de aceptar".

Llegados al punto de Bayonetta 2, probablemente está ya aún más acostumbrado, y el hecho de estar involucrado como supervisor debe hacer que el asunto sea más digerible para él. En el caso de Devil May Cry 2, por cierto, aquella continuación en la que Capcom no le permitió participar fue considerada por la crítica como un juego muy inferior a su predecesor.