El mando con el que se consiguen mejores orgasmos

¿Un mando con el que se consiguen mejores orgamos y que además ayuda a prevenir la incontinencia urinaria? ¡Brujería! O no... Os hablamos de Skea, el revolucionario dispositivo que consigue que los ejercicios de Kegel no sean un coñazo.

Mucho se ha hablado sobre los beneficios de jugar a videojuegos: desde un aumento en los reflejos, hasta mejorar nuestras capacidades cognitivas, nuestro hobby favorito ha demostrado ser divertido a la par que saludable. Pero la noticia que os acercamos hoy va a mostraros que esto puede ir mucho, mucho más allá: Skea es el nombre de un nuevo mando de videojuegos que está tratando de obtener financiación (como no podía ser de otra manera) a través de Kickstarter. Hasta ahí todo normal. Pero la principal característica diferenciadora de Skea es que en lugar de utilizarse con las manos... Se controla con los músculos vaginales.

Una vez introducido en la vagina de la usuaria, ésta ha de realizar ejercicios de Kegel (contracciones del músculo pubocoxígeo) para mandar, mediante bluetooth, datos al teléfono móvil. Estos datos son interpretados como las pulsaciones de botón en un mando clásico y, en el único juego que por el momento se está desarrollando para este novedoso dispositivo, hacen que nuestro personaje salte. Y ahora estaréis pensando: "Vale, pero... ¿De qué me sirve a mi semejante engorro cuando puedo controlarlo con las manos perfectamente?"

Mando mejora orgasmos

Muy sencillo: los ejercicios de Kegel tienen como fin fortalecer los músculos pélvicos, lo que a su vez proporciona dos interesantes beneficios: ayudan a evitar la incontinencia urinaria y aumentan el placer sexual que se obtiene al alcanzar un orgasmo. Por si esto fuera poco, cada vez que ejecutamos un salto en el momento oportuno Skea vibra, así que el placer obtenido por jugar bien es doble. Como os podéis imaginar este curioso mando está pensado (de momento) solo para el público femenino, así si estáis interesadas en ofrecer vuestro apoyo (necesitan 38.000 $ para que el proyecto llegue a buen puerto), podéis hacerlo desde su página de Kickstarter.

¿Qué os parecen este tipo de dispositivos que acortan la distancia entre videojuegos y sexo? ¿Creéis que deberíamos empezar a tratar el tema con normalidad y evitar la censura? ¿O es mejor que cada uno vaya por su lado? Recordad que actualmente se encuentra en desarrollo Wicked Paradise, un juego erótico para Oculus Rift.