Muere Fidel Castro. Repasamos su paso por el cine y la televisión

Cuba

Fidel Castro, expresidente de Cuba y líder de la Revolución Cubana, ha muerto este viernes a los 90 años de edad, según confirmó su hermano, Raúl Castro, a la televisión pública cubana. La muerte de Fidel supone el fin de una era que se inició en 1958 con el triunfo de la Revolución y la expulsión de Fulgencio Batista y el establecimiento de un estado socialista. El líder cubano, aquejado de problemas de salud, se había retirado de la primera línea política en 2008, dejando el poder en manos de su hermano Raúl.

La figura de Fidel Castro es fundamental para entender gran parte de la historia de la segunda mitad del siglo XX, en especial la era conocida como la Guerra Fría, en la que la isla jugó un papel importante, como demuestra la Crisis de los misiles de Cuba o su participación en la guerra civil de Angola.

Fidel Castro, Jack Palance, Omar Shariff

Como es lógico, el cine y la televisión no han sido ajenos a esta figura, incorporándola en gran parte de las producciones de los últimos 50 años. Pero antes de convertirse en en lo que es, el propio Fidel trabajó como extra en el mundo del cine. Según publica Telemundo, el líder cubano realizó pequeños papeles en Bathing Beauty, Holiday in Mexico y Easy to Wed. Pero será a partir de 1959 cuando su presencia tanto en documentales para televisión como en el cine de Hollywood empiece a ser una constante. El primero que le introdujo en un largometraje, aunque usando imágenes de archivo, fue Alfred Hitchcock en Topaz (1969), un filme de espías con la Crisis de los Misiles como trasfondo.

En 1969 aparece el primer Fidel Castro interpretado por un actor. Se trata de Jack Palance quien dio vida al líder cubano en Che! La película, dirigida por Richard Fleischer, también contó con Omar Shariff en el papel del guerrillero argentino. Dos años después, en 1971, Woody Allen se inspira en la Revolución Cubana y en su líder para su comedia Bananas.

Woody Allen, Fidel Castro, Cuba

Ya en 1983, la imagen de Fidel vuelve a parecer como imágenes de archivo en Scarface, de Brian de Palma, película que cuenta la historia de Tony Montana, un delincuente de poca monta cubano que aprovecha el éxodo de Mariel para huir a los Estados Unidos y convertirse en un capo de la droga. Otras películas como JFK: caso abierto (1991) y Before Night Falls (2000), de Julian Schnabel, utilizan imágenes del famoso comandante.

Ya en clave de humor nos encontramos con Company Man (2000), filme dirigido por Peter Askin, en la que un profesor de historia (Douglas McGrath) se introduce en un complot para acabar con el revolucionario cubano, interpretado por el actor australiano Anthony LaPaglia. Otra visión muy distinta es la que muestra I love Miami (2007), del director Alejandro González Padilla, en la que un Fidel anciano (Juan Luis Galiardo) huye a Miami en una balsa, tras haber sufrido un atentado preparado por sus propios sucesores.

Fidel Castro, Cuba, Juan Luis Galiardo

Más recientemente, la figura de Fidel Castro apareció en las dos películas que sobre el Che Guevara realizó Steven Soderbergh: Che, el argentino y Che, Guerrilla en 2008. En ambos largometrajes, el actor mexicano Demián Bichir, fue el encargado de dar vida a este carismático personaje.

Pero sin lugar a dudas, uno de los cineastas que más se ha volcado con la imagen de Fidel Castro es Oliver Stone, quien en 2003 estrenó Comandante, un filme documental basado en entrevistas con el líder cubano realizadas durante una visita de tres días del cineasta estadounidense a La Habana. Debido a la polémica del filme, que algunos acusaron de ser complaciente con el régimen, HBO se vio obligada a realizar una segunda parte, Looking for Fidel, en la que Stone entrevista a algunos disidentes cubanos.

No podemos terminar este artículo, sin mencionar la aparición del mandatario cubano en el capítulo ‘El problema con los trillones’ en Los Simpson. En dicho episodio, Homer y el Sr Burns huyen del gobierno federal de los Estados Unidos con un billete de un trillón de dólares y terminan refugiándose en Cuba, donde un Fidel apunto de rendirse a los norteamericanos recibe con alegría la llegada de los gringos. 

Cuba, Trillón de dólares