El primer cómic de Batman fue un "plagio" de La Sombra

Es un dato conocido que Batman fue creado por Bill Finger y Bob Kane inspirándose en personajes Pulp. ¿Pero hasta qué punto el dúo se inspiró y hasta qué punto plagió historias ya existentes? Hoy os contamos esta extraña curiosidad sobre el origen de Batman.  

Batman, héroe que este año cumple su 75 Aniversario, es posiblemente uno de los personajes más exitosos del cómic del siglo XX. Lo cual es curioso atendiendo a la historia de su creación, ya que Batman, tal y como admitieron en su momento sus creadores, "bebió de diversas fuentes". 

Como ya os contamos en su momento, Batman no fue un personaje original, nacido esporádicamente, sino que salió a rebufo del éxito editorial Superman y, de hecho, su primer traje, obra de  Bob Kane, se trataba de un modelo "inspirado" en el Hombre de Acero. Esta falta de originalidad obligó a Bill Finger, el otro padre de Batman, a rediseñarlo, dotándolo de capucha, guantes y unos colores más sobrios y siniestros, más propios de un justiciero nocturno que de un forzudo de circo (que era en lo que se basaba el traje de Superman). 

Pero "los préstamos" no acaban ahí. Habitualmente se ha acusado a Batman de no ser otra cosa que un plagio de un gran héroe pulp, La Sombra (personaje que tiene ahora en septiembre un crossover con Grendel). El motivo para hacer tan severa acusación viene dado en que ambos eran vigilantes nocturnos, utilizaban las sombras y el engaño para luchar contra el crimen, también utilizaban pistolas (sí, Batman originalmente llevaba un revolver) y por el hecho de que los dos eran ricachones playboys en sus identidades secretas . 

Todos estos cargos, claro, son superfluos si se atiende a la miriada de héroes pulp que también salían de noche, usaban pistolas, y eran ricos que no tenían nada mejor que hacer que pelear contra el crimen... Al igual que The Green Hornet o The Spider, por citar a dos claros ejemplos de héroes del genero pulp.¡Pero si incluso El Zorro, personaje en el que Bruce Wayne dice inspirarse, también formada parte del género pulp!

Sin embargo, hay un cargo que no puede omitirse y por el cual podemos decir que Batman "plagió" a La Sombra. Al parece la primera historia de Batman, The Case of the Chemical Syndicate (El Caso del Sindicato Químico), publicada en mayo de 1939 en el número 27 de Detective Comics, es un reciclaje de una aventura de La Sombra editada en noviembre de 1936, la número 133 que se titula Partners of Peril (Socios de Peligro), 

Las dos historias tratan en torno a la sucesión de unos misteriosos asesinatos. Los hombres que van cayendo uno tras otro son en realidad socios de un mismo negocio. En ambos casos, los héroes siguen al asesino hasta su guarida justo cuando el asesino arroja a su última víctima a una trampa que libera un gas mortal. En las dos historias, tanto La Sombra como Batman logran colarse en la trampa antes de que ésta se cierre del todo, taponando la salida del gas y salvando la vida al hombre. 

Posteriormente, se descubría que el asesino era el último socio vivo, el cual había llegado a un acuerdo con las víctimas para pagarles una suma de dinero a cambio de sus participaciones de la empresa. Sin embargo, el asesino no pretendía pagar a ninguno (al no tener el dinero para satisfacer el trato, principalmente), así que optaba por solucionar a las bravas el pequeño problema sus asociados. Claro que el malhechor no había contado en ninguno de los dos casos con la llegada del héroe que echara por tierra sus planes.

Ahora bien, esta curiosidad no es algo que se haya descubierto precisamente ayer, ojo, sino que se sabe desde hace años. Los primeros en descubrir esta extraña coincidiencia fueron  los historiadores de cómic y subcultura Will Murray y Anthony Anthony Tolli, demostrando una vez más que no hay nada bajo el cielo.

De hecho, el propio Bill Finger (guionista de las aventuras originales) admitió en su momento que se había inspirado para sus historias en numerosos relatos pulps a los que era muy aficionado. Más aún, el nombre del comisario Gordon también es un préstamo y un homenaje al género. Se trata del nombre del protagonista de otra novela pulp, The Whisperer, el cual responde al nombre de James "Wildcat" Gordon (¡Toma ya!). 

Sin embargo, por nuestra parte esperamos que este destripe acerca de los orígenes de Batman no os haya dejado sin ganas de seguir leyendo sus cómics, jugar a sus videojuegos y ver sus películas. Después de todo, este pequeño "pecado original" no debería ensombrecer el legado de setenta y cinco años que deja tras de sí el Mayor Detective del Mundo

Fuentes: CBR / Batmania