Rurouni Kenshin, Lupin III y Burying the Ex, de Joe Dante en el cierre de Sitges

Nos despedimos del Festival de Cine de Sitges repasando las últimas proyecciones de este año y, como maestro de ceremonias en la clausura, Joe Dante ha presentado Burying the Ex, ¡buena forma de decir "hasta el año que viene"!

Todos hemos tenido alguna antigua pareja que se resiste a aceptar que la relación ha terminado, pero lo que le ocurre a Max va un paso más allá: justo cuando empieza un romance con la encantadora Olivia, su difunta ex novia Evelyn vuelve de la tumba, dispuesta a pasar lo que le quede de “no vida” junto a él. Ésta es la sugerente sinopsis de Burying the Ex, la proyección de Joe Dante que ha cerrado la programación de Sitges este año.

 

 

El cineasta se ha encontrado con Dick Miller en Sitges, que ha acudido a recoger un premio a su dilatada carrera y el Festival lo ha celebrado proyectando Gremlins, en su 30 aniversario. Director y actor han coincidido en diferentes actos y presentaciones y han hecho gala de su excelente relación y pasión por el cine de género. Además de Gremlins, el Festival ha proyectado That Guy Dick Miller, el documental sobre la faceta de Miller como actor secundario, dirigido por Elijah Drenner.

 

El Festival ha recibido hoy también a Carlos Vermut, flamante ganador de la última Concha de Oro de San Sebastián, que ha traído su alabada Magical Girl a Sitges 2014.

 

 

Pero si una proyección ha despertado pasiones ha sido la cinta live-action que cuyo tráiler ya os presentamos: Rurouni Kenshin: The Great Kyoto Fire ArcEl festival ha proyectado las partes 2 y 3 de la saga tituladas Kyoto Inferno y The Legend Ends en una maratón de cerca de 275 minutos en la que por fin hemos visto al Shishio interpretado por Tatsuya Fujiwara.

 

Y continuando con el baño de cine asiático de animación, Lupin III ha venido a completar el festín que comenzara con las proyecciones de Saint Seiya: Legend of Sanctuary y Bayonetta: Bloody Fate en la jornada anterior. ¡Cuánto vamos a echar de menos el festival, que viene siempre repleto de alegrías! ¡Hasta el año que viene, Sitges!