Imagen de perfil de Daniel Acal
La opinión de
Daniel Acal

Esto ya lo hemos escuchado antes...

imagen por defecto contenido opinión

Hace unos días tuvimos que escuchar, por enésima vez, la cantinela de “el nuevo Pro Evolution Soccer llegará con mejoras”. Esta vez el encargado de hacernos sentir como si fuéramos los protagonistas de la película “El Día de la Marmota” fue Shinji Hirano, el jefe de Konami Europa. Según Hirano, “PES 2015 va a ser totalmente distinto”, ya que “sabemos dónde estan los fallos y estamos trabajando en ello”. Y ahora decidme, ¿qué credibilidad podemos concederle a estas declaraciones? ¿Cuántos años llevamos oyendo que PES va a mejorar… y son promesas que terminan cayendo en saco roto? Pues casi los mismos que llevamos escuchando que “este año va a ser el año de Sonic”. ¿Será este 2014 el año de Sonic? Pues a tenor de lo que hemos visto hasta ahora y del cachondeo general que ha generado el nuevo diseño de sus protagonistas (con un Sonic con fular y unas piernas más largas que las de Adriana Karembeu, un Knuckles que parece Rafa Mora, etc.), lo dudo bastante, la verdad. Pues eso mismo me pasa con el nuevo PES. Según lo visto en las últimas temporadas, me cuesta mucho creerme estas afirmaciones.

Antes de que me acuséis de fifero (ahora lo soy, lo reconozco), sabed que yo he defendido los colores de Konami en todos los campos de fútbol desde Internacional Superstar Soccer de Super Nintendo hasta la última entrega de PES en PS2. Pocas series en la historia de los videojuegos me han dado tantas horas de diversión. Y quizás por eso me escuece tanto tener que escuchar, año tras año, este tipo de declaraciones y comprobar siempre que, al final, se quedan en agua de borrajas.

Los problemas con PES se remontan al anterior cambio de generación. Tras dominar en los 128 bits a base de fútbol en estado puro a los multimillonarios FIFA de EA Sports con sus mareantes cantidades de licencias y opciones, en Konami nunca pudieron aguantar el ritmo del cambio de generación, seguramente por los altos costes que esto conlleva. Mientras que en EA desarrollaron un motor solvente y completamente nuevo y adaptado a las particularidades de las nuevas máquinas (PS3 y Xbox 360), con cada entrega en Konami se iban quedando un poquito más atrás… Esto coincidió con una fuga de talentos, ya que al parecer en EA Sports ficharon a unos cuantos integrantes del PES Team, que cogieron las maletas rumbo a Vancouver. El caso es que, en PS3 y 360, PES siempre fue por detrás de FIFA. Y duele ver como innovaciones que desde Tokio se venden como novedades, en FIFA se implementaron el año anterior… o hace dos.

Y el colmo llegó con PES 2014, el juego que por fin iba a ser un PES de verdad, estrenando el Fox Engine y blablabla, y al final pues, como siempre, nos dejaron a medias… con incomprensibles ausencias como no poder jugar bajo la lluvia, pérdidas de licencias como las de los estadios españoles (vale, esto no es importante, pero hasta este año la serie iba sumando y no restando en este sentido) y, sobre todo, no lanzarlo ni en PS Vita ni en las consolas de nueva generación… lo que deja claro que Konami no pasa por sus mejores momentos.

Ahora nos tenemos que creer las palabras de Shinji Hirano, con el único argumento de que van “a globalizar la franquicia y que están teniendo en cuentas las necesidades del público europeo”, sólo porque el estudio que Konami abrió en Inglaterra en 2012 para apoyar en este sentido al PES Team este año va a estar más involucrado en el desarrollo. Como si importara algo esto.. Los FIFA se hacen en Vancouver donde, eso sí, tienen a gente especializada siguiendo cada Liga. Y bueno, la persona que ha hecho que FIFA llegue tan alto, David Rutter, es inglés de nacimiento, que es donde nació el fútbol moderno. Pero insisto, esto da igual. Los que me leéis, sabéis que hay que aplaudir el talento venga de donde venga…

El caso es que, hoy por hoy, la única plataforma confirmada para PES 2015 es PS4, por lo que al menos este año SÍ va a haber un cambio con respecto a la temporada pasada. Y yo sinceramente deseo que esta vez sí esté a la altura, y que vuelvan esas tardes de vicio como las que nos pegábamos hace una década (esta foto es de 2001 en nuestra oficina por aquél entonces; a ver si reconocéis a alguno de mis compañeros de multitap xD). Nótese que he dicho "deseo" y no "creo". Porque hasta que no lo pruebe, no voy a lanzar las campanas al vuelo. Tras tantos años de chascos, el crédito es para quien se lo merece...

Lecturas recomendadas