Reportaje

Avance de Sonic Lost World para Nintendo 3DS

Por Rubén Guzmán
-

Sonic apuesta claramente por Nintendo con una nueva aventura exclusiva para Wii U y Nintendo 3DS. Estas son nuestras impresiones de la versión portátil.

Sonic lleva más de una década en una huida hacia delante, en la que la meta, volver a protagonizar un juego memorable, parece difícil de alcanzar. Lo más cerca que ha estado de ese objetivo fue con el estimable Sonic Colours de Wii, un título que supo mezclar fases 2D y 3D, y que incorporó a la serie nuevos superpoderes que permitían a Sonic convertirse en, por ejemplo, un ráyo láser, un taladro o un cohete, añadiendo interesantes mecánicas de juego a la veloz vertiente plataformera del personaje. Y quizá porque ese éxito se produjo en una consola de Nintendo, SEGA ha decido que las máquinas de la Gran N son, al menos por el momento, la casa ideal para el erizo. Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos de Sochi sale el 15 de noviembre para Wii U, el erizo se ha confirmado como luchador del próximo Super Smash Bros... Y antes, el 18 de Octubre llega a las tiendas Sonic Lost World, en dos versiones, Wii U y 3DS, que compartirán puntos comunes en la jugabilidad pero con diferente diseño de niveles. Nosotros ya hemos pasado una horitas con la de 3DS y te contamos las (encontradas) sensaciones que nos ha producido este primer contacto.

Nuevos enemigos y nuevos mundos

Por el argumento pasamos de puntillas: Robotnik ha fichado a un seis nuevos malvados, los Mortíferos Seis, que han secuestrado para él a los animales de un planeta llamado Hexagón. A nosotros nos toca recorrer los mundos que lo componen, librando en la fase final de cada uno una batalla contra uno de los Mortíferos. El primer escenario del primer mundo, Windy Hill, tiene forma cilíndrica, con Sonic corriendo hacia el fondo de la pantalla y un efecto 3D bastante chulo. De hecho, la primera impresión de los gráficos es realmente buena, con un modelo de Sonic muy detallado y el escenario lleno de coloridos elementos inspirados en el mítico Green Hill Zone. Nos ponemos a andar, desplazando el stick hacia delante, y enseguida nos aprendemos los movimientos básicos: el botón R para correr a toda velocidad, el salto doble, que además nos permite fijar automáticamente a un enemigo cercano para lanzarnos contra él tras una segunda pulsación (el Homing Attack, vamos), la posibilidad de girar sobre nosotros mismos en el sitio para salir después disparados como una bola (el Spin Dash de tolavida…)

Y hala, topalante, hasta el interruptor que marca la meta. Como este primer nivel es un tutorial, no hay mucho por lo que volver atrás, pero cuando lo intentamos se intuye algún problema con la cámara, que siempre está controlada por la CPU: a veces, zonas del escenario tapan la acción… vaya. Al final del nivel, vemos la típica valoración: lo hemos hecho lamentable, hemos tardado un montón y nos hemos dejado todos los anillos rojos secretos. Madre mía, qué pena. Pero vamos, que ahí está la gracia de todos los Sonic: rejugar cada nivel y descubrir como mejorar la puntuación es el auténtico reto.

No hay triunfo sin dolor

Seguimos avanzando por las fases de Windy Hill y aprendemos cosas nuevas, como la capacidad de correr por las paredes y saltar de una a otra. Y nos caemos mucho, vaya. Lo que mola es que en cada fase se nota el esfuerzo por ofrecer cosas diferentes. Avanzamos por un nivel tubular, en otro escapamos de un gusano gigante, ¡incluso hay un nivel 2D de los de toda la vida! (que, por cierto, es el que más nos gusta rejugar). Al final del todo, nos espera el primero de los Mortíferos Seis, un chavalito llamado Zazz. ¡Oh, sorpresa! La batalla se desarrolla en un planeta esférico como el de los Mario Galaxy. Como de aquí no te puedes caer, acabar con él es sorprendentemente fácil.

Llegamos al mundo dos, llamado Desert Ruins y con temática desértica. Por cierto, los nombres de los niveles no se han traducido, pero el juego está traducido y doblado al castellano. En este nuevo mundo también hay niveles cilíndricos, y otro 2D, incluso uno de otro tipo: un laberinto de pistas de arena en el que, pulsando R, la cámara se coloca detrás de Sonic. Sería una posibilidad ideal para niveles que se pudieran explorar con más calma, pero no es el caso, porque las pistas de arena nos arrastran a toda velocidad. Vaya, oportunidad perdida. Además, descubrimos uno de los elementos clave del juego: vuelven los Wisps de Sonic Colours, que transforman a Sonic por tiempo limitado. La primera transformación es en… Asteroide Índigo. El nombre mola, y la transformación también. Eres una bola que flota y, al tocar a un enemigo, lo desintegra para ir ganando masa y poder así acabar con ciertos obstáculos más grandes. Además, como asteroide también podemos saltar más alto, y caemos flotando más despacio.

¿Será el Sonic que estamos esperando?

Hay que decir que, en este primer periplo con Sonic, nos ha gustado lo variado que resulta. SEGA no ha hecho una versión menor del juego de Wii U, los niveles son diferentes, pero no menos currados. Y no nos ha gustado que hemos muerto mucho… Sí, a veces porque somos muy malos, pero otras la cosa escapaba a nuestro control: un mal rebote contra un enemigo, algún salto de fe en el que no vemos donde vamos a caer, y la sensación de que Sonic a veces va más rápido de lo que podemos controlar con el stick. Al final, hemos hecho algo de lo que no nos sentimos muy orgullosos: acudir a unos nuevos artilugios que fabrica Tails y que vienen a ser una especie de respuesta a la Super Guía ya indispensable en los juegos de Mario: aparecen cuando morimos varias veces en un mismo punto, y hemos probado dos: un miniavión que sigue a Sonic y dispara automáticamente a los enemigos, y un vehículo flotante para evitar caídas al vacío. Qué vida más triste, tener que recurrir a esto.

El resumen es que las primeras horas con Sonic Lost World de 3DS revelan un juego variado y con muchas sorpresas. Hay ciertas dosis de caos, pero habrá que jugar más para ver si este se minimiza cuando nos hagamos completamente con el control, un poco duro al principio. Si no, al final lo mejor del juego pueden acabar siendo los niveles 2D. La respuesta, el 18 de octubre.

Lecturas recomendadas