Reportaje

Club Chistendo: La última reunión de Iwata

Por Gustavo Acero
-

Una nueva sección aterriza en Hobby Consolas. Bienvenidos al Club Chistendo, donde la chanza, el humor y la parodia son más importantes que en el Qué Me Dices (el del Teléfono Rojo, no el otro).

POR FIN ES LUNES. Nunca imaginamos que pronunciaríamos semejante aberración, pero ésta será la frase de moda a partir de hoy en todos los hogares, oficinas, institutos, universidades y bares del condado, porque en Hobby Consolas estamos de estreno. Sí, amigos del stick. Hoy arranca el Club Chistendo, la nueva sección humorística de periodicidad lunática (se publicará todos los lunes) en la que se abordarán las interioridades más desconocidas del sector y sus protagonistas, ya estén de rigurosa actualidad o más pasadas que Nicolas Cage.

Pero que no os confunda el título del club, pues aquí tendrán cabida todas las plataformas, juegos y compañías de la industria con un único objetivo: reírnos de todo lo que se juegue. Y para inaugurarlo por todo lo bajo, hemos querido empezar fuerte y ofreceros un documento en exclusiva mundial.


Los últimos resultados financieros reconocidos por Nintendo han suscitado un reguero de rumores, noticias y opiniones durante los últimos días en webs y diarios de todo el mundo, pero sólo nosotros tenemos el documento que todos ellos monetizarían por tener: la transcripción íntegra de la última reunión de Satoru Iwata con sus inversores japoneses, ante los que se disculpó por los resultados económicos de la Gran N en 2013. Disfrutadlo porque puede ser la primera y última entrega de la sección.


Kioto, Japón, sede central de Nintendo Co. Ltd. 08:01 de la mañana.

El presidente entra en la sala de juntas acompañado de su nuevo asesor. Los accionistas se levantan para recibirle y vuelven a tomar asiento. Comienza la reunión.

—Hello everyone, this is Satoru Iwata, from Nintendo. I would like to deliver some information... directly to you.

Uno de los accionistas toma la palabra:

—Señor presidente, nos reunimos todos los lunes. No hace falta que hable en inglés. Esto no es una Nintendo Direct.

Iwata se guarda el tráiler de Luigi Party U que traía preparado en su móvil y retoma el hilo del discurso.

—Caballeros, les he convocado para presentarles nuestro último balance de cuentas. (Saca una gráfica de su cartera). Como ven, hemos experimentado el mayor incremento histórico en ventas desde mi incorporación a la empresa, tanto en hardware como en software.

—Señor, con el debido respeto, la gráfica está al revés.

Le da la vuelta. Se produce un silencio incómodo. 

—En ese caso, tenemos un grave problema. Debo comunicarles un anuncio importante, no me queda otra alternativa.

Todos escuchan expectantes. Iwata toma aire para hablar, pero en ese momento su asesor le susurra algo al oído.

—Lo siento mucho, me he equivocao... y no volverá a ocurrir.

El silencio invade la sala durante más de un minuto hasta que uno de los inversores decide romperlo:

—Según esa gráfica, las previsiones de ventas de Wii U han experimentado una reducción de los 9 millones a 2,8 de unidades, mientras que las de 3DS han pasado de 18 a 13,5 en el presente año fiscal, lo que supone una pérdida de 25.000 yenes. Hace exactamente un año usted nos prometió que Wii U “imprimiría dinero”. A tenor de estos datos, creo que hablo en nombre de toda esta junta si le exijo una explicación.

—Comprendo su inquietud, y sólo puedo decirles please understand.

Otro accionista toma la palabra.

—Llevamos escuchando esa frase demasiados meses. Sinceramente, creemos que debería plantearse una depuración de responsabilidades de forma inmediata, más aún cuando hace justo un año usted prometió que si las previsiones no se cump...

—¿¡Dimitir!? ¿Qué es eso, el hijo de dos rusos disléxicos? Nunca dije que dimitiría. Dije que... dirimiría. Eso, que dirimiría la mejor solución. No pienso renunciar al cargo. Yo salvé a la compañía en 2005 y lo volveré a hacer. Les anuncio una reestructuración de nuestro modelo de negocio. Los tiempos han cambiado y debemos adaptarnos a los gustos occidentales.

—Bien. Empezamos a entenderos. ¿A qué fue debida esa falta de previsión?

—Hice una lectura equivocada del mercadoLeí accidental en vez de occidental.

—Comprendo.

—Y como consecuencia, di instrucciones erróneas.

—Pero si los juegos ya no traen instrucciones.

—En efecto, dejé de dar instrucciones. Pues volveremos a incluirlas.

En ese momento, su asesor recibe un mensaje de un famoso portal de videojuegos: "dile que el problema de la compañía no es él, sino Miyamoto. Dile que lo despida". El asesor le comunica la idea a Iwata al oído mientras los inversores observan en silencio.

—Bien, señores, les comunico la decisión irrevocable de relevar al señor Miyamoto de su cargo al frente de Nintendo EAD.

Se levantan todos de golpe mientras recogen sus cosas..

—Perdón. Quería decir que voy a despedirme de él. Se ha cogido unos días de vacaciones en Asturias.

Se vuelven a sentar.

—Caballeros, pueden ustedes estar tranquilos, tengo la solución a nuestros problemas. (Se saca un objeto del bolsillo de la chaqueta. Todos observan con atención). Les presento la versión prototipo de la nueva consola portátil en la que nuestros equipos de desarrollo llevan trabajando cuatro años: la nueva Nintendo 3GS.

—Realmente impresionante... Aunque si mi memoria no falla, usted ha dicho en incontables ocasiones, y cito textualmente, que no tocaría el mercado de los smartphones "ni con un palo deku".

—¿Yo dije eso? Pues era broma.

—En fin. ¿Qué tipo de aplicaciones incluye?

—Atiendan: llevará diversos juegos preinstalados, entre los que se incluirá Angry Birdos, Donkey Crash Saga, una red de contactos llamada Miitic, una cámara pictográfica vinculada a Linkstagram, el servicio de mensajería instantánea PauLINE (ya saben, para hablar con "la otra", jeje), y un sistema de almacenamiento en la nube de Lakitu, todo ello integrado en nuestro propio sistema operativo: iOShi.

Todos quedan alucinados, excepto el inversor más joven, que pregunta:

—Vale, sí, todo eso está muy bien, ¿pero y el Banco Pokémon pa' cuándo?

Los demás le ignoran ante la emoción del anuncio.

—¿Qué velocidad de conexión ofrece?

—No tiene internet.

—¿¡QUÉ!? ¿Y lo del 3G?

—Aquí viene la revolución, caballeros: Nintendo 3GS incluye tres giroscopios. El público occidental no quiere experiencias online, quiere mover el esqueleto en el salón, con sus amigos, llevar la experiencia Wii en el bolsillo.

La estupefacción se apodera de la sala.

—Presidente: ¿quién ha sido el responsable de investigación de mercado occidental?

Esboza una sonrisa de satisfacción mientras pide permiso a su asesor, que asiente con la cabeza orgulloso:

—Van a comprobarlo ustedes mismos en cuestión de segundos...

Realiza una videollamada por videochat de 3GS, que de repente sí tiene internet, y ocurre lo siguiente:

En ese preciso instante, uno de los inversores se tira por la ventana, ante la sorprendente impasibilidad de los demás.

—Ya hablaremos en otra ocasión sobre Reggie Fils-Aime. Ahora mismo, nuestra principal preocupación no es el mercado portátil, sino el de sobremesa. Señor Iwata, ¿qué es eso de la cancelación de Watch Dogs en Wii U está en peligro?

—Buenas noticias, caballeros. Justo antes de comenzar la reunión, el señor Yves Guillemot me ha enviado un email proponiéndonos cambiar el lanzamiento de Watch Dogs en Wii U por Petz Dogz. 


—¿¿Y qué le va a responder??

Su asesor asiente con la cabeza y sentencia: 

—Es un buen cambio. COMPRA.

—Confiamos en usted. ¿Y qué ocurre con EA?

—Inversores... Electronic Arts... ha muerto.


—Creíamos que eso es lo que había dicho EA de nosotros. ¿Cuál es su fuente?

—La misma que la suya: el autor de Lazarillo de Tormes 64.

—Esto es una locura. Prosigamos con las second-parties. ¿Qué hay del señor Kamiya? Bayonetta 2 debería estar listo desde hace meses.

Iwata mira el reloj y se saca el smartphone del bolsillo.

—Le voy a preguntar directamente, seguro que está en Twitter.


Pasan tres segundos.

—Me ha contestado.


Iwata mira el móvil.

—¿Qué le ha respondido?

Guarda silencio durante unos instantes.

—Nada, me ha hecho FAV y ya.


—Fabuloso. Eso es que ya le queda poco. Pasemos a uno de nuestros grandes activos de 2014. ¿En qué punto del desarrollo de Super Smash Bros se encuentran Masahiro Sakurai y Namco Bandai?

—Ya no se llama así. Se ha cambiado el nombre. Ahora es al revés.

—Bueno, pues Masahiro Bandai y Namco Sakurai, qué más dará.

—No, que Namco Bandai ahora se llama Bandai Namco.

—Lo que sea. Creemos firmemente que el plantel de luchadores debería incluir a un nuevo personaje estrella de máxima relevancia.

—Tengo algo importante que anunciarles a ese respecto. Anoche, el señor Sakurai me reveló la incorporación de un nuevo luchador que todos nuestros clientes están esperando.


—Formidable. ¿De quién se trata?

—Cranky Kong.

—Espero que sepa lo que hace. Confiamos en usted. Y hablando de la saga Kong...

Uno de los accionistas le interrumpe.

—Tío, no digas saga, di franquicia, mejor. Los de Candy Crush podrían haber introducido micrófonos en la sala.

—Cierto. Perdón. Y hablando de la "franquicia" Kong, ¿en qué anda metida Retro Studios? Espero que no sea otro Donkey Kong Country. La necesidad de un Metroid en primera persona es imperiosa.

En ese momento, Iwata esconde un objeto que lleva en la mano desde hace dos minutos. Uno de los inversores logra grabar la escena con su móvil:

—Por... por supuesto... Ya están monos a la obra, perdón, manos a la obra con un nuevo Metroid Primate... digo Prime.

 
—Perfecto. Eso me reconforta. Esa "triple A" será un revulsivo para el hardware. Señor presidente, al margen del software, creemos que deberíamos trabajar de manera urgente en algún tipo de integración con el mercado de las tablets.

—No se preocupen, tengo el placer de anunciarles nuestra nueva consola de sobremesa: la nueva Nintendo Wii Thrii, una tablet de 800 gigas de disco duro con motor gráfico Unreal Engine 5 desarrollado por SiIicon Knights y compatibilidad con Steam, que prescindirá de unidad principal y se conectará directamente al televisor.

—Señor presidente, es la mejor noticia que hemos escuchado en nuestra vida. Invertiremos cada yen de nuestros bolsillos en este proyecto. La empresa está salvada.

En ese momento, el asesor le dice algo al oído a Iwata.

—Olviden lo que acabo de decir. He interpretado mal el mercado occidental. No lanzaremos nueva consola de sobremesa; Mediante una nueva actualización, multiplicaremos el tango de alcance del Wii U GamePad por diez. Se convertirá en una tablet a todos los efectos.


—¿Está de broma? ¿Y a cuánto ascenderá ese rango?

—30 metros. El público oocidental es casero. Será la primera tablet del mercado de uso 100% doméstico.

—Señor presidente, hasta aquí ha llegado nuestra paciencia. Se presenta en esta sala con una gráfica boca abajo, nos enseña un dispositivo móvil con 3G sin internet, el señor Kamiya pasa más tiempo en Twitter que en el estudio... Y además, ¿quién es ese asesor que le acompaña desde el principio? Como inversores tenemos derecho a saber quién está interviniendo en los designios de la compañía.

—No puedo decírselo. Ha comenzado una nueva era para Nintendo, y vamos a repuntar las ventas un 305%. Si no se cumplen estas previsiones dentro de un año, renunciaré al cargo en esta misma sala.

—Señor presidente, por última vez, exigimos conocer la identidad de su asesor.

El asesor decide tomar la palabra. Todos atienden expectantes.

—Está bien, caballeros. En vista de su insistencia, les revelaré mi identidad. Mi nombre es Michael Pachter. La reunión ha concluido.

Iwata y Pachter salen juntos del edificio y desaparecen caminando por un puente bajo un manto de fuegos artificiales de Nintendo Land, mientras los accionistas contemplan la escena desde la ventana de la sala de juntas mientras uno de ellos exclama:

—Ahora sí que Nintendo ha muerto. Descanse en Pacht.

Y así concluye la última reunión de Iwata con sus inversores, a la espera de tomar las decisiones mercadotécnicas que marcarán el futuro de Nintendo en los próximos meses.

¿Conseguirá la multinacional remontar el vuelo cual ángel Pit de Kid Icarus? ¿Podrá su presidente reconducirla por la Senda Arcoiris? ¿Debería Iwata despedir a Miyamoto... o Miyamoto a Iwata? ¿Debe despedir a Michael Pachter como asesor? ¿Os vais a comprar la Nintendo 3GS? ¿Y la Wii Thrii? ¿Conocéis a Joe Black? Os dejamos todas estas dudas encima de la mesa mientras nos piramos a preparar un nuevo reportaje de investigación para el lunes que viene. Aún no lo sabéis, pero ya sois socios del Club Chistendo.

Nota: Esta transcripción es inventada y su motivación es únicamente humorística, aunque algunos se rían más con Aída y no pillen ni la gripe. Tanto el autor como la web profesan un profundo respeto y admiración hacia Satoru Iwata y la empresa que preside desde hace una década, a la que deseamos un año plagado de éxitos.

Lecturas recomendadas