Reportaje

Daredevil de Netflix- crítica de la temporada 2

Por Jesús Delgado
-

Aquí tenéis la crítica de la temporada 2 de Marvel's Daredevil de Netflix. Analizamos la segunda temporada del regreso de la gran serie de superhéroes de la televisión, con la llegada de Jon Bernthal como Punisher y Elodie Yung como Elektra.

Como ya hicimos en su momento con la primera temporada de Daredevil y con Jessica Jones, cumplimos lo prometido y nos lanzamos de cabeza a analizar la temporada 2 de Marvel's Daredevil de Netflix. La plataforma VOD (Video on Demand) más popular del momento subió ayer la serie completa a sus servidores permitiendo su visualización íntegra, lo cual nos ha permitido hacer una maratón y vérnosla de seguido para haceros esta crítica. 

¿Pero de qué va eso de Daredevil temporada 2? Para los que os perdisteis la primera temporada, ahí va una rápida puesta al día, libre de SPOILERS. Daredevil es una serie de Marvel Entertainment y Netflix, la primera de un proyecto entre la división televisiva de Marvel y la plataforma VOD para adaptar las historias de cuatro superhéroes neoyorkinos a la televisión los cuales convergerán en una mini-serie común, a imagen y semejanza de Los Vengadores: titulada Los Defensores Estas series son Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y Iron Fist (Puño de Hierro). Cada una de estas series tiene su propia temática y tono, centrándose en un ámbito destacado de la ciudad de Nueva York.

De este modo, mientras Jessica Jones ha sido una serie de detectives con sabor noir, Daredevil es una serie policiaca que excava en corruptelas políticas, con un vengador justiciero de fondo, y ambientada principalmente en Hell's Kitchen. Así, la primera temporada narró el ascenso de este defensor del "barrio más caliente de NY", con un abogado ciego teniendo que enfrentarse al imperio de un incipiente y ambicioo señor del crimen de día en los tribunales y como vigilante en las calles por las noches. Pero ahora, con el vigilante completamente asentado en el barrio, habiendo sido bautizado como Daredevil "El diablo de Hell's Kitchen", las cosas parecen que van a cambiar cuando un sanguinario justiciero comienza a cazar bandas criminales a punta de rifle de asalto y en los callejones más oscuro vuelven a brillar los aceros de un siniestro clan ninja, conocido únicamente como "La Mano". 

Una adaptación de los cómics, sin miedo 

La temporada 2 de Daredevil ha sido una sorpresa mayúscula. Y antes de que digáis nada: No, ni Marvel ni Netflix nos están untando para que hablamos maravillas de su apuesta para los primeros meses del año 2016. Sencillamente hemos de ser honestos con lo que nos hemos encontrado, ya que los teasers, avances y demás materiales promocionales de esta segunda temporada de Daredevil, realmente no nos han preparado ni spoileado ni una sola secuencia de la serie. De hecho, ya os avisamos que será mejor que no os fieis de ninguna noticia de las que hemos dado, porque muchas de ellas no se corresponden con lo que en realidad hemos visto. ¡Hasta ese punto ha llegado el despiste que nos han creado! ¡Muy bien hecho, Netflix y Marvel!

Dicho ésto, entramos ya a valorar la serie y lo hacemos señalando algo que quizá no fuera evidente pero que, a diferencia de DC, Marvel ha sabido hacer muy bien con todas sus líneas: diversificar y crear productos de género, con un tono y un target bien definido. Esto es, por si alguien aún se cree que Daredevil solo es una "serie de superhéroes adultos y oscuros" a secas, el utilizar a los superhéroes y el material de un cómic para justificar una serie de género propio. Daredevil NO es únicamente una serie de superhéroes y ya está, basada en un superhéroe ciego y ultraviolento en los barrios bajos de Nueva York. Daredevil, con esta temporada 2 en Netflix, se consolida como un drama urbano que mezcla ingredientes de series como The Wire para relatar una historia coral de corte policiaco y político, en el que los justicieros y los vengadores urbanos se convierten en una excusa y material  de base para construir un mundo mucho más rico y complejo. 

Sin embargo, hecha esta consideración, mucho nos tememos que Daredevil con su temporada 2 ha pisado el acelerador para no meternos de cabeza en el cómic. Sobre todo en la etapa de Frank Miller y, en menor medida, en los cómics modernos de Punisher. Si bien esta temporada 2 de Daredevil apuntala y refuerza la idea de que "esto no solo es una serie de superhéroes", fomentado una trama más elaborada y rica que la primera temporada, e incidiendo en subtramas políticas e investigaciones policiales de fondo, esta segunda temporada comienza la caída en barrena hacia los farragosos y peligrosos terrenos de la adaptación del cómic-book, por los que no todo el público está dispuesto a pasar. 

De hecho, colores del cómic, iconografía, concepciones e incluso líneas de diálogo recuerdan enormemente a conceptos del cómic. Esto revela una vez más la genialidad de Marvel enganchando al público generalista con productos inocuos y (en principio) nada frikis, para luego desvelar la jugada en la que vemos un bosque de referencias comiqueras a punta pala. Los puristas, talifanes y fans que esperan una lectura literal de los cómics, comenzarán con una úlcera que les durará hasta que pasen los primeres capítulos y a medida que avance la trama, habrán de comerse sus ínfulas y maldiciones, teniendo que quitarse al final el sombrero ante los productores y guionistas. Dicho a grandes rasgos y evitándoos SPOILERS severos. Punisher aparecerá con la calavera en el pecho y Elektra vestirá completamente de rojo y llevará sais y será bastante salvaje. El cómo, cuándo y dónde no os lo decimos, vedlo por vuestros propios medios. 

Y es que, ojo, esta temporada 2 de Daredevil no es una conclusión, sino una visagra. Habéis leído bien. Los responsables de Marvel's Daredevil saben de sobra que habrá temporada 3 y esta segunda temporada solo es un tránsito. Esto, de hecho, no debería sorprenderos. Cuando lleguéis al ecuador de la serie, a su mitad más o menos, descubriréis a qué nos referimos. Sobre todo cuando aparezca un personaje de la anterior temporada, que cambiará por completo el juego, sus reglas y el devenir de la serie. ¿Qué quién es? Nuestros labios están sellados. 

El diablo, bien acompañado

Ahora bien, de los que sí podemos hablaros son de Elodie Yung y Jon Bernthal. O, si lo preferís, Elektra y Punisher. Yung y Berthal encabezan de nuevo uno de los mejores repartos de la televisión actual. Aunque son dos recién llegados, su participación en la serie es tan sorprendente como rompedora. Para empezar, Yung nos sorprende muy gratamente revelándose como un actriz muy solvente más allá de las artes marciales. Aunque el gran público la recuerda por (con perdón) truños como G.I.Joe La venganza o El retorno de los Yamakashi, Yung demuestra ser una actriz muy solvente, capaz no solo de repartir buenos guantazos y de dejar una secuencia llena de cadáveres como una campeona. La actriz interpreta a una Elektra que no defraudará a los fans del personaje si ven la serie de principio a fin, con una interpretación bastante fresca aunque "algo libre" respecto al material original. De hecho, aunque su Elektra no es especialmente carismática, sí se hace querer y encaja bastante bien en esta versión de Daredevil. Y no os decimos más, porque esta Elektra tiene mucho mucho mucho truco. 

Harina de otro costal es el Punisher de Jon Bernthal. Os vamos a hacer un SPOILER (pequeñito). Si esperáis ver al animal desaforado y divorciado de la realidad que escribió Garth Ennis, mal vais. Esto tiene su explicación. Éste que veréis no es el Punisher veterano y talludito, sino un Frank Castle que acaba de empezar su cruzada interminable contra el crimen. Ciertamente, hay elementos de del Punisher de Ennis, pero aún falta mucho para que lleguemos a él. No obstante, no esperéis que este Punisher sea un alma de cántaro, bonachón y flojete. La primera aparición en pantalla del Punisher de Bernthal os pondrá los h***os por corbata y sencillamente alucinaréis con la mula ésta, haciendo lo que mejor sabe hacer. No es de extrañar que ya incluso se hable de un spin-off propio para él. Más aún, sin confirmaros ni desvelaros nada, esperamos que Punisher regrese a la temporada 3, aunque sea para un capítulo. 

Tampoco queremos olvidarnos de Charlie Cox, quien ha hecho alguna pesa de más de cara a esta segunda temporada. Tanto es así, que aunque su capacidad actoral no se ha deteriorado, su presencia física se ve algo diferente. Y es que el actor está mazadísimo. Dicho plana y llanamente. Cox ha ganado peso y musculo y al enfundarse el traje de Daredevil o sencillamente hacer un desnudo de torso se ve enseguida. Esto puede molestar a algunos, que esperan ver a un Daredevil más fino en pantalla, sin embargo, el actor retiene la esencia del personaje. Y, sobre todo cuando cambia de traje, esto se nota bastante.

Por último en este apartado, destacamos que el resto del elenco sencillamente está magistral. Elden Henson, Rosario Dawson y Deborah Ann Woll encabezan un reparto de los de quitar el hipo. Sus respectivos personajes son la punta de lanza de un grupo de secundarios sin cuyas maravillosas y sobrecogedoras interpretaciones la serie no sería lo mismo. Son un valor en alza y, ojalá, les tengamos durante mucho más tiempo.

La fórmula destilada y perfeccionada

La temporada 2 de Daredevil evidencia que Marvel y Netflix ya han cogido el tranquillo a cómo destilar una serie que funcione y a la vez construir un cosmos mucho más grande. Para empezar, hemos de tener en cuenta que la temporada 1 de Daredevil fue el prototipo sin refinar, la primera aventura en Netflix de Marvel tras los escarceos en ABC con Agentes de SHIELD y Agente Carter (series con sus bondades y defectillos aparte). Esto implica que la temporada 1 de Daredevil sentaba unas bases pero adolecía de ciertas carencias. Ritmo, encadenación de episodios y una fórmula de presentar la serie al público que en lugar de hacer maratones prefiere ver la serie de manera espaciada. Así, si la serie original en el fondo parecía pensada para verla "de seguido", esta segunda permite al espectador tomársela con más calma.

Ya hablemos de ritmo o de dosificación de información por episodio, la temporada 2 de Daredevil está bastante mejor construida que la anterior. También resulta más ligera de contenido y permite su asimilación de manera más sosegada y abierta. Al margen de esta consideración, los responsables de la serie ya no se permiten experimentar tanto como en la primera temporada, la cual nos brindó secuencias y planos tan sorprendentes como aplaudibles. En este aspecto, la temporada 2 es más conservadora y prefiere jugar sobre seguro. Por otro lado, también revela secuencias más grandes y que se adaptan a otro tipo de cinematografía más tradicional para favorecer grandes cuadros que recuerdan enormemente a ciertos cómics de Daredevil, sobre todo de la etapa de Frank Miller, dándose combates casi multitudinarios. 

Paralelamente, la temporada 2 también incide en otro detalle: las conexiones con otras series y películas de Marvel. Las referencias a Jessica Jones y a Luke Cage (la próxima serie de Netflix y Marvel) son constantes. Y también los cameos. No, Krysten Ritter no se deja ver. Pero la mención de lo sucedido en su serie está y también tiene un peso importante en la situación que veremos en esta segunda temporada de su serie hermana. De esta manera, Marvel comienza la construcción de su universo televisivo, el cual corre de manera paralela e interconectada al de las películas de Marvel Studios, dentro del mismo universo. 

Conclusión: Queremos más

Sí, chicos. Os lo decimos a las claras, estamos yonkis con estas series. Nos ha enganchado y su conclusión, lejos de dejarnos satisfechos nos ha dejado con ganas de ver ya la temporada 3. Esto implica que tanteemos la posibilidad de meternos en la nevera y no salir hasta el próximo año. Pero claro, eso implicaria también el perdernos Capitán América: Civil War, Doctor Extraño y la serie de Luke Cage. Vamos, todas las series y películas de superhéroes que Marvel nos prepara para este año. 


Curiosiddes de MARVEL -MUTE- por hobbyconsolas

En conjunto, podemos decir que con la temporada 2 de Daredevil, Netflix ha asentado un modelo de serie de superhéroes, trasladando la fórmula del cine (de películas de un género para contar historias con superhéroes) a la televisión (series de género con superhéroes), mostrando que se puede hacer un contenido de base comiquera, con una buena argumentación en base a los cómics, respetando la fuente original, sin perder con ello la calidad y un alto grado de fidelidad. Ahora solo nos queda por rezar para ver si la segunda temporada de Jessica Jones, Luke Cage e Iron Fist mantendrán el tono hasta la llegada de Los Defensores.

Lecturas recomendadas