Reportaje

Los Mejores Cómics: Batman, Año Uno

Por Jesús Delgado
-

Batman: Año Uno es la elección para nuestra sección de Los Méjores Cómics de esta semana. De este modo, os ofrecemos una lectura acorde con uno de los lanzamientos más potentes de este otoño: Batman Arkham Origins. 

Hoy, en Los Mejores Cómics os presentamos una de las obras clave del género de los superhéroes modernos: Batman: Año Uno. Este elección, por supuesto, tiene bastante que ver con uno de los juegos de moda de esta semana: Batman: Arkham Origins, en los que Warner Bros. Games Montreal nos propone el relato de cómo surge toda la continuidad del universo Arkham, la versión videojueguil de Batman. Y es que hemos pensado "si están tan encantados con éste juego, ¿por qué no les proponemos un cómic que seguramente les venga que ni pintado para acompañar a las partidas de este espectactular título del Caballero Oscuro?". 

Pero oye, lo mismo este cebo no os convence y pensáis que os tomamos por presa fácil. ¡Nada más lejos de la realidad! Por eso mismo, os pedimos que nos concedáis unos minutos de vuestro tiempo, ya que en cinco puntos os vamos a dar nuestras razones para que ponderéis si debéis o no dedicar una rato a la lectura de este increible cómic. 

Batman Año Uno: La Génesis del Murciélago 

Batman: Año Uno es un título escrito por Frank Miller y dibujado David Mazzucchelli y editado por DC Comics en 1988. Narra el primer año de Bruce Wayne como Batman. Originalmente publicada en tres números dentro de la colección regular de Batman (nº404 al 407 de la tirada norteamericana), esta historia sentaba las bases del nuevo origen de Batman tras el macroevento Crisis en Tierras Infinitas, que supuso la reordenación y reboot de todas las colecciones de DC Comics. 

De este modo, a lo largo de cuatro capítulos, Frank Miller nos muestra el origen de Batman y de cómo Bruce Wayne, tras varios años de ausencia de Gotham City, vuelve dispuesto a cumplir la promesa que hizo a sus fallecidos padres. Sin embargo, a pesar de contar con una fortuna, con un letal entrenamiento y con todos los medios, Bruce carece de algo fundamental para limpiar su ciudad de criminales y convertirse en una leyenda: un símbolo. 

¿Por qué leer Batman Año Uno?

No nos cansamos de repetirlo, pero ahí va. Desde los Batman de Tim Burton y Joel Schumacher, hasta Batman La Serie Animada o el Dark Knight de Christopher Nolan, todas las interpretaciones de los últimos treinta años han bebido directamente de este relato. Incluso Scott Snyder y Zero Year (una revisión de Año Uno en el Nuevo Universo DC) está inspirado por el origen de Batman según el Evangelio de San Frank Miller. 

Batman Año Uno recoge los elementos fundamentales que luego hemos visto a lo largo de los diversos relatos y versiones del murciélago: Por qué Bruce Wayne toma al murciélago como símbolo; su entrentamiento como ninja; la animosidad que existe en un principio entre el comisario Gordon y Batman; la reticencia de Alfred a apoyar el loco plan del señorito Bruce; los principios de Selina Kyle como Catwoman... ¡incluso se sugiere la primera aparición del Joker!

Pero, además, como guinda del pastel, Batman Arkham Origins utiliza también elementos suyos: Barden y sus SWAT, la unidad de policias dirigida por James Gordon, las novatadas que Batman comete, los Falcone, la estética de ciudad postindustrial en decadencia.... 

Resumiendo, Batman Año Uno es el origen de todas las interpretaciones modernas de Batman, la novela original de la que luego se han hecho sopocientas mil versiones, según gustos y colores. De ahí que, si queréis saber realmente cómo funciona el Batman de finales del siglo XX y principios del XXI, no podéis dejar de disfrutar de su lectura.

Además, y esto es un punto importante, gráficamente se trata de un cómic sobrio y comedido, con un guión excelente y de un buen gusto intachable. Pero a eso vamos en el siguiente epígrafe. 

¿Quién puede leer Batman: Año Uno?

La respuesta es: practicamente cualquier lector. Batman: Año Uno corresponde a a una de esas lecturas que, como ya os decíamos, no resultan dañinas en ningún momento a la vista ni tampoco tiene contenido lo suficientemente fuerte como para herir ninguna sensibilidad. 

El Frank Miller de Batman: Año Uno dista mucho del contenido que ya hemos visto más recientemente en "joyitas" como Holy Terror, Batman All Star o El Caballero Oscuro Contraataca, tebeos que a más de un lector novato pueden resultar aberrantes y/u ofensivos y de los que ya hablaremos en su momento en otro artículo.

Por otro lado, cabe destacar el trabajo de David Mazzucchelli, el dibujante de Batman Año Uno. Mazzucchelli es un reconocido ilustrador norteamericano, cuya fama viene ya de una colaboración previa con Frank Miller, durante su etapa conjunta en Daredevil. Su estilo simple, pero conciso no se recrea especialmente en detalles, pero tampoco le resulta necesario para elaborar cuadros de historias perfectas para vigilantes como El Hombre sin Miedo o El Caballero Oscuro. 

Aunque hace muchos guiños al resto del universo de Batman y de los cómics, no son referencias necesarias para sacarle el jugo a su lectura. De hecho, la historia resulta estupenda para iniciarse en el mundillo de Batman, ya que (por si no ha quedado claro aún) sienta las bases del escenario de practicamente cualquier otra versión de El Caballero Oscuro.

Frank Miller: Con él llegó el escándalo

No podíamos irnos sin hablar de Frank Miller, un autor controvertido y provocador, que parece dispuesto a dar la nota haga lo que haga. Nacido en Maryland en 1957, es posiblemente uno de los mejores guionistas estadounidenses (y a veces dibujante) nacidos en el pasado siglo y aún en activo.

Tras pegar el pelotazo con Daredevil para Marvel y Lobezno (junto a Chris Claremont), Miller se convirtió durante los ochenta en una figura clave del panorama comiquero internacional. A medidados de la década, fue fichado por DC Comics y le encargaron la realización de Batman: El Regreso del Caballero Oscuro, una visión futurista que cambió por completo la concepción de Batman, al introducir principios ideológicos y crítica política en la historia. Por primera vez, se mostraba explícitamente la faceta conservadora de Batman, en contraste con una América futurista neoliberal desaforada y en decadencia. Eso sin contar con que Miller hacía que Batman volviera una vez más a empuñar un arma de fuego, algo que no hacía desde los años 40.

El éxito fue tal que, posteriormente, DC le encargaría otros trabajos como el cómic que nos traemos entre manos, pero la colaboración no sería duradera. Ya en los 90, Miller trabajó en otros títulos de gran renombre para otras editoriales, entre los cuales destacan Elektra Lives Again, y (¿cómo no?) Sin City, una serie de cómics de la que os prometemos hablaros también otro día.

Pero con el cambio de siglo, Miller comienza una caída en barrena mostrando enfoques cada vez más provocadores que se pueden detectar justo tras la publicación de 300 (1998), una adaptación de la película El León de Esparta. Estos títulos son El Caballero Oscuro Contraataca (2001),  Batman All Star (2005) y Holy Terror (2011), que colocan al autor dentro de la esfera de la ultraderecha norteamericana, siendo fuertemente criticado por otros miembros de la comunidad del cómic como Grant Morrison o Alan Moore, ideológicamente opuestos por cierto, debido a sus puntos de vista radicales y su discurso tachado de xenófobo. 

Como curiosidad, el amigo Miller también ha hecho pinitos en el cine. Guionista de Robocop 2 y 3, hizo sendos cameos en estas cintas. Por si fuera poco, además aparece en Daredevil, Sin City y The Spirit como secundario. Si os ponéis a ver estas películas, no dejéis de buscarle. Seguro que os echáis unas risas cuando le reconozcáis. 

¿Dónde y cómo conseguir Batman: Año Uno?

Lo tenéis fácil. Para empezar, Batman: Año Uno es un título bastante fácil de localizar. Practicamente cualquier librería especializada del país cuenta con un ejemplar de ediciones actuales o previas. Y su precio tampoco suele ser muy alto. A día de hoy, ECC Ediciones lo publica en nuestro país en formato cartoné a un precio de 16,50 euros.

Ahora bien, si sois de esos perezosos que no os apetece leer mucho y pasáis de decicar, al menos, una hora a su lectura, también podéis optar por la opción b, que os ofrece Warner Bros. Entertaiment. Batman: Año Uno también cuenta con una versión en película animada, bastante similar al cómic tanto en cuanto a guión como en aspecto visual. Dicha película puede adquirirse en grandes superficies en DVD y BLU-Ray. 

Dicho esto, esperamos que ya no tengáis excusa para poneros al día con Batman: Año Uno entre partida y partida al Arkham Origins. Porque si no, mandaremos a Batman para que os haga una eliminación invertida y sepáis quién es vuestra peor pesadilla y por qué. 


Aquí tenéis otras entregas de Los Mejores Cómics, en donde os hablamos de más obras claves de la historia de la viñeta:

Lecturas recomendadas