Reportaje

Los mejores secretos de los videojuegos

Por Álvaro Alonso
-

¡Marchando una de los mejores secretos de los videojuegos! No hay nada mejor que descubrir un nivel oculto, un arma secreta o un easter egg en nuestro juego favorito, pero a veces están tan bien escondidos, que han pasado años sin que nadie supiese de su existencia. Hoy repasamos los más originales. ¿Nos guardáis el secreto? 

¿Hay algo mejor que los secretos de los videojuegos? Así, a bote pronto, no se nos ocurre nada. Pasarse un juego de arriba abajo y descubrir (gracias a nuestro vecino/primo/colega del parque) que cumpliendo ciertos requisitos es posible desbloquear una zona nueva, un personaje extra o un objeto misterioso que nadie sabe para qué sirve, es de esas sensaciones tan especiales que sólo los videojuegos pueden darnos. Desgraciadamente, con la llegada de Internet se ha perdido parte de la magia de estos secretos: muchos no eran más que mitos que se transmitían de boca en boca, sufriendo graves alteraciones por el camino hasta terminar convertidos en auténticas leyendas.

 

La foto de Rebecca Chambers, uno de los secretos mejor guardados de Resident Evil 2.

Leyendas que llevaron a caza-tesoros de todo el mundo a pasar horas y horas probando todo tipo de combinaciones para tratar de descubrir su veracidad. Ahora, basta un sólo día para que un usuario de PC ahonde en los archivos de cualquier juego y saque a la luz todos sus secretos... Incluso aquellos que no estaban pensados para ser descubiertos. Y aún así, aun con todos los medios disponibles en la actualidad, todavía quedan secretos por descubrir y juegos con misterios que nadie ha resuelto. Os traemos una recopilación con algunos de nuestros favoritos.

13. La insistencia es la clave del éxito

 

Tras acabar con Ares, Kratos asciende al Olimpo para ocupar su lugar como nuevo Dios de la Guerra. En la sala del trono, dos estatuas de tamaño colosal dan la bienvenida al Fantasma de Esparta y, si probamos a atacarlas, obtenemos el sonido clásico de metal chocando contra metal, motivo por el que la mayoría de jugadores pasó de ellas y avanzó para contemplar el fin del juego. Sin embargo, ¡es posible destruirlas! Después de aproximadamente 150 golpes (casi na') ambas estatuas quedan hechas pedazos y nos recompensan con un mensaje secreto en el que David Jaffe, director del juego, es asesinado brutalmente por Kratos.

12. Un fan para el recuerdo

 

Hay muchos tipos de fans: fans desde los inicios, fans desde que se puso de moda, fans coleccionistas, fans que ya no son fans... Y luego está Chris Houlihan. Este señor ganó un concurso organizado por la revista Nintendo Power en los años 90, ¿y qué consiguió? Nada menos que su propia habitación secreta en uno de los mejores juegos de la historia: The Legend of Zelda - A Link to the Past. Si "logramos" que el juego se cuelgue, no solo accedemos a esta sala especial, sino que también nos llevamos 45 rupias azules. Se ve que además de un gran fan, Chris era un tipo de lo más enrollado.

11. Spectrum, ZX Spectrum

 

Goldeneye para Nintendo 64 es todo un clásico, uno de los FPS más influyentes de la historia de los videojuegos, pero... ¿Sabíais que incluye también 10 juegos de ZX Spectrum? Durante el desarrollo, uno de los programadores quiso comprobar si la consola de Nintendo era capaz de emular al microordenador de Sinclair, por lo que introdujo 10 juegos de Rare totalmente funcionales dentro del código de Goldeneye. Es una pena que sea imposible acceder a ellos por métodos convencionales, pero ¿a que ya no volveréis a mirar el cartucho de Goldenye de la misma forma, sabiendo que esconde en su interior estas maravillas? 

10. En busca de la quest perdida

 

Ah... Final Fantasy IX, probablemente el Final Fantasy más infravalorado de todos los tiempos. Y curiosamente, ¡también uno de los que más secretos esconde! Al inicio del último disco, nos topamos con Zenero y Benero, dos extraños personajes que se preguntan por la ubicación de Marcus y Cinna. La gran mayoría de jugadores no pasó de ahí, pero si llevábamos a cabo una serie de pasos, esta historia opcional terminaba recompensándonos con un Anillo Protector. En realidad no se trata de un gran misterio, pero entre lo enrevesado que resulta avanzar en la quest, y que las guías de la época no le prestaron ninguna atención, su existencia fue durante muchos años un gran secreto.

9. Barco fantasma

 

En esto que te pones a hacer un remake 3D de tu juego favorito, y acabas descubriendo una misión completamente nueva y desconocida... ¡14 años después de su lanzamiento! Algo así pasó con Blood Omen: Legacy of Kain, el primer juego de la desgraciadamente olvidada saga Soul Reaver. En una de las aldeas de Nosgoth que visitamos a lo largo de la aventura, existe una entrada secreta a un bar que pasó desapercibida durante años... hasta que un fan la descubrió. Esto daba acceso a toda una misión que nos llevaba a visitar nuevas áreas, entre ellas un barco pirata y un futuro apocalíptico. Increíble que algo tan grande pasase desapercibido durante tantos años.

8. El @#$%& colgante

 

Dark Souls esconde innumerables misterios (empezando por su argumento) pero si hay uno que consiguió volver loca a toda la comunidad durante meses, ese fue el colgante. Conseguirlo es sencillo: simplemente hay que seleccionarlo al inicio del juego como parte de los regalos entre los que se nos da a elegir, y su descripción reza: un simple colgante sin ningún efecto. Pero esto es Dark Souls, un mundo oscuro lleno de misterios, así que tiene que servir para algo, ¿verdad? Los jugadores empezaron a experimentar con el título de From Software y el colgante de formas que rozan lo obsceno con tal de descubrir la utilidad del misterioso ítem, y el propio Hidetaka Miyazaki aseguró que al crear un nuevo personaje en su obra, escogía el colgante o no escogía nada, avivando las llamas del asunto. Finalmente, y tras meses de investigación y teorías, Miyazaki desveló que todo había sido una broma y que el colgante hace exatamente lo que dice la descripción: NADA. ¿Lo mejor de todo? En Bloodborne hay un objeto que va camino de convertirse en el nuevo colgante: la Piedra de Yharnam. El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, y nunca mejor dicho.

7. El rey del patio

 

Cuando Pokémon Rojo y Azul llegaron al mercado, era posible capturar a 150 criaturas de bolsillo. Sin embargo, y debido a pistas encontradas en la mansión de Isla Canela, surgió el rumor de que existía un Pokémon más, el número 151: Mew, madre de Mewtwo (sí, en el juego original no eran clones). En este caso era un rumor totalmente cierto, pero nadie sabía cómo conseguir a este ratón rosado; todo el mundo conocía al primo del hermano de un amigo que decía tenerlo, pero nadie había sido capaz de conseguirlo. A los pocos meses empezó a correr como la pólvora entre Game Boys, pero seguía sin concoerse el método para atrapar a la extraña criatura. Probablemente hayáis oído hablar del mito del camión al que era posible acceder si el SS Anne no zarpaba... Pero lo cierto es que si nos ceñimos a los reglas del juego, es imposible atrapar a Mew. Ahora bien, si nos aprovechamos de un glitch que implica huir de un combate justo antes de que empiece y, acto seguido, volver al Puente Pepita de Ciudad celeste, el Pokémon psíquico aparecerá de la nada (¡en nivel 7!) listo para ser capturado. Imaginad haber conocido toda esta información en plena fiebre Pokémon... Probablemente, ahora mismo viviríamos mejor que el Profesor Oak.

6. Desarme nuclear

 

Podríamos hacer un reportaje dedicado únicamente a los secretos de la saga Metal Gear, pero vamos a centrarnos en uno de los mayores misterios de la última entrega, The Phantom Pain. Todo lo que viene a continuación podría ser considerado SPOILER, así que aunque hayáis terminado el juego (misión 46 incluída), leedlo bajo vuestra propia responsabilidad. Resulta que la aventura esconde OTRO final más que aún nadie ha sido capaz de desbloquear de forma legal. La revista Famitsu publicó los requisitos y, en teoría, es necesario que se pulse un botón mágico en las oficinas de Konami para que el final se active... Pero eso no quita que jugadores de todo el mundo sigan experimentando con la última gran polémica de Hideo Kojima.

5. Del revés (Drácula Out)

 

Otro juego de Konami al que le podríamos dedicar un reportaje entero hablando sólo de sus muchos misterios y secretos: Castlevania Symphony of the Night. La aventura es larga y compleja, y en una época en la que Internet todavía estaba en pañales, muchos pensaban que la batalla contra Richter Belmont era el final del juego. Sin embargo... ¡no era más que el meridiano! Siguiendo una cadena de pistas, era posible conseguir unas gafas que revelaban al verdadero villano, y tras eliminarlo se abría ante nosotros una nueva zona conocida como el Castillo Invertido... literamente, porque es una versión al revés del Castillo de Drácula. WHAT IS A MAN?

4. La manzana del Edén

 

Y de una obra maestra, pasamos a otra: Shadow of the Colossus. El aura de misterio que rodea al mundo de Fumito Ueda hizo que más de uno sintiese la necesidad de explorar todos y cada uno de sus rincones, en busca de algún secreto sin descubrir. Y aunque no todas las búsquedas tuvieron éxito, hubo una que dio sus frutos. El edificio en el que comienza la aventura, y al que volvemos después de derrotar a los colosos, esconde un secreto en su parte más alta; pero acceder nos obliga a buscar a los extraños lagartos de cola blanca para aumentar nuestra resistencia... o de lo contrario, caeremos mientras intentamos escalar. Arriba nos espera un jardín secreto, un misterioso Edén en el que crece una fruta prohíbida... Y poco más. Pero sólo por las vistas, merece la pena.

3. Donde se esconden los locos

 

Vale, sí, probablemente este os lo sabíais, pero tiene mérito que pasase tantísimos años sin ser descubierto, más teniendo en cuenta que Batman: Arkham Asylum se lanzó en el año 2009. Los chicos de Rocksteady tenían tan claro que su juego iba a triunfar, que escondieron una habitación con referencias a su secuela, Arkham City. El problema es que para encontrarla, es necesario plantar tres cargas de bat-gel explosivo en una pared que, incluso cuando se la contempla en modo detective, no muestra ninguna debilidad estructural. Arkham City también contenía un secreto por el estilo (un almacén del Espantapájaros que auguraba lo que iba a suceder en Arkham Knight), pero después de los sucedido con el primero, los fans no descansaron hasta encontrarlo. Vamos, que tardaron sólo unos días.

2. Lagarto enigmático

 

Hoy en día es habitual que los juegos de lucha incluyan múltiples trajes y personajes secretos que se desbloquean pasando por caja, pero lo habitual cuando el negocio de los DLC aún no había estallado, era conseguirlos cumpliendo todo tipo de requisitos, algunos de lo más extravagantes. Tal es el caso de Reptile, un personaje de Mortal Kombat venía a ser una variación de Scorpion y Sub-Zero. Reptile aparecía al inicio de algunos combates para soltar una frase sin sentido y desaparecer. Esto eran en realidad pistas que debíamos seguir para tener el honor de enfrentarnos a él, pero las condiciones no podían ser más enrevesadas: jugando en solitario, en la fase 'The Pit', hay que mirar a la luna en el preciso instante en que una sombra cruce su superficie. Hecho esto, había que ganar las dos rondas del combate de forma impecable, sin bloquear ni una sola vez y acabando con un Fatality. Pagando se acaba antes, de eso no hay duda.

1. Be the Duckman

 

Duckhunt contiene un modo para dos jugadores. Sí, es probable que ya lo supierais. Y sí, era algo que venía indicado en el manual de instrucciones. Pero el propio juego no muestra ningún indicio de que exista un modo multijugador, y en aquella época lo último que se nos ocurría era perder el tiempo leyendo un panfleto, cuando podíamos pasar ese mismo tiempo disparando a un perr... Patos. A unos patos. Así que descubrir, muchos años después, que un segundo jugador podía controlar a los dichosos patos con tan solo conectar otro mando, nos dejó total y absolutamente rotos. El mayor secreto de la historia de los videojuegos, sin lugar a dudas.

Lecturas recomendadas