Reportaje

Metal Gear Solid V The Phantom Pain: 19 consejos y trucos para sobrevivir

Por Álvaro Alonso
-

¡En pie, soldado! Presta mucha atención a estos 19 consejos y trucos para sobrevivir en Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, o de lo contrario no se apiadará de ti ni Hideo Kojima. La guerra es cruda y no tiene compasión con nadie (y menos aún con aquellos que visten sombreros de pollo), pero si sigues al pie de la letra nuestras indicaciones, vivirás para luchar un día más. ¡Rompan filas! 

Sobrevivir a la última obra de Hideo Kojima puede ser una tarea complicada: los enemigos son más listos que en cualquier otro Metal Gear, ven a mayor distancia, tienen un oído más fino y no dudarán en inspeccionar cualquier cosa fuera de lugar. Por si esto fuera poco, no faltan las misiones en las que hay que hacer frente a tanques, helicópteros y demás vehículos blindados que pueden suponer un reto mastondóntivo para los no iniciados (e incluso para los veteranos). ¡Y encima el juego no te explica algunas de las opciones más útiles! (O lo hace muy por encima). Por eso, os traemos 19 consejos y trucos para Metal Gear Solid V The Phantom Pain que os harán la vida más fácil y os ayudarán a sobrevivir unos minutos más en el campo de batalla.

Consejos FOX (básicos)

1. Usa el iDroid

Este es probablemente el consejo más básico y obvio, pero nunca está de más recordarlo. El iDroid, ese aparato anacrónico que muestra un mapa holográfico, es vuestra herramienta de mayor utilidad. Además del susodicho mapa, desde ahí podéis gestionar todo lo relacionado con la Base Madre, desarrollar nueva armas e ítems, pedir entregas de suministro, seleccionar misiones, escuchar música, cambiar de compañero, echar un vistazo a la base de datos... En definitiva, pasaréis más tiempo pegados al iDroid que al Whatsapp.

2. Y los binoculares

Otro consejo muy básico, y uno que se vuelve obsoleto (en parte) en cuanto obtengáis al segundo compañero. Sin embargo, al prinicipio de la aventura, antes de intentar una infiltración en cualquier campamento, es fundamental encontrar una posición elevada para marcar a todos los enemigos posibles. Cuando obtengáis la mejora pertinente podréis también identificar las estadísticas de los soldados para saber si merece o no la pena extraerlos, algo en lo que os fijaréis cerca del final de la aventura, cuando el espacio en la Base empieza a ser limitado y no es recomendable extraer a todo hijo de vecino.

3. Recoge plantas y recursos

Las plantas son esenciales si queréis utilizar armas no letales e ítems como el Pentazemin, así que cada vez que veais una, no dudéis en mancharos las manos. Los recursos, por su parte, son necesarios tanto para desarrollar y utilizar armas, como para construir nuevas plataformas en la Base Madre. Sin embargo, los recursos ya procesados vienen en paquetes bastante escasos; si queréis conseguirlos en cantidades abundantes, lo mejor es extraer contenedores. Lo que nos lleva a...

4. Mejora el Fulton cuanto antes

Al principio podréis extraer soldados... Y ya. Para hacer lo propio con morteros, vehículos y contenedores de materiales, es necesario mejorar este curioso globo. Y no hace falta que os digamos lo importante que es hacerse con todos estos elementos... Además del peso, mejoraréis también la velocidad de extracción, algo especialmente útil cuando se utiliza cerca de enemigos. ¡Ah! Y existe una mejora que es obligatoria para avanzar en la historia, relacionada con extraer a "gente pequeña"...

5. Asigna a los soldados

Como norma, Kaz se encarga de asignar a todos los soldados que van llegando a Mother Base de la forma más adecuada, es decir, que si un soldado destaca en I+D, será puesto en ese departamento. Sin embargo, a veces conviene hacer unos pequeños cambios, por ejemplo: queréis desarrollar una nueva ametralladora, pero es necesario que la unidad alcance el nivel 20 y vosotros la tenéis al 19. No tenéis más que coger a varios soldados del resto de equipos y asignarlos a I+D hasta alcanzar el nivel requerido. Después de desarrollar el ítem, pulsad R3 para volver a reasignar a los soldados a sus puesto más adecuados.

6. Visita la Base Madre a menudo

Cuando estamos en el campo completando misiones, es común olvidarse de la Base Madre. Sin embargo, el centro de operaciones de Diamond Dogs esconde varios secretos. El primero, es la habilidad para aumentar la moral de los soldados con nuestra simple presencia, algo que repercute en sus habilidades. Pero además, podréis explorar las instalaciones en busca de diamantes y recursos (no sabemos quién los ha dejado ahí... Pero bienvenidos sean). Por último, existen una buena cantidad de escenas secretas que sólo veréis tras cumplir los requisitos y volver a la plataforma. Por ejemplo: si pasáis más de cinco días en el campo de batalla, al volver a la base os espera una "ducha obligatoria". Y hablando de ducha... La ducha que hay en la Base Madre no es un simple detalle chistoso: al ducharos, entre otras cosas, vuestra puntería será más estable.

7. Encuentra a DD

Cerca de los puntos de despliegue de las misiones 3, 4 y 5 aparecerá un pequeño cachorro de perro/lobo al que le falta el ojo derecho. En cuanto oigáis los ladridos, buscadlo, disparadle un dardo tranquilizante y extraedlo para mandarlo a la Base Madre; el resto es cosa de Ocelot. Una vez DD esté preparado para el combate, os será de especial utilidad durante la primera batalla contra jefe.

8. No uses siempre al mismo compañero

DD es capaz de rastrear a los enemigos, olfatear plantas y recursos, crear distracciones y, por encima de todo, es tremendante achuchable... Pero no es el único compañero. No os cerréis y procurad cambiar: cada acompañante ofrece todo un abánico de habilidades que os serán útiles en situaciones muy concretas, y sólo podréis descubrirlas si los invitáis a viajar junto a vosotros. Dadle una oportunidad a TODOS. Y eso incluye a D-Walker. Cuando se lo equipa con las armas correctas, se convierte en un todo-en-uno capaz de resolver cualquier situación.

9. Completa Side-Ops

Hay tantas misiones secundarias (157) que es fácil pasarlas por alto. En mucha de ellas, la recompensa suele ser PMB, pero algunas ofrecen beneficios de lo más interesantes. Por ejemplo, os recomendamos encarecidamente que realicéis cuanto antes las misiones de 'Extrae al intérprete' para poder entender a los soldados, así como todas las de 'Extrae al armero legendario' si queréis personalizar vuestras armas. Y eso, por no hablar de las misiones secundarias obligatorias, las que son necesarias para avanzar en la historia (las reconoceréis porque están marcadas de color amarillo).

10. Recoge canciones

Esto, más que un consejo, es una sugerencia: siempre que escuchéis un ritmo ochentero, id en su busca. No hay nada como enfrentarse a una horda de soldados mientras suena 'The Final Countdown' o infiltrarse al ritmo de 'Maneater'.

11. Escucha las cintas

MGS V: The Phantom Pain utiliza una forma de narrar la historia muy distinta al resto de entregas de la saga Metal Gear. A grandes rasgos, se ha reducido el número de escenas de vídeo, dejando gran cantidad de información -tanto opcional como fundamental- para las múltiples cintas que iremos obteniendo a lo largo de la aventura. Como en el caso de las misiones secundarias, las cintas esenciales salen marcadas de color amarillo, aunque no es necesario escucharlas para que la historia avance.

Consejos FOXHOUND (avanzados)

12. Destruye los radares antiaéreos

De entrada, tenemos un buen número de puntos de aterrizaje tanto en Afganistán como en África, sin embargo, podemos hacer que ese número aumente considerablemente destruyendo los radares antiaéreos que encontraremos en gran parte de los campamentos. Basta un misil o una carga de C-4 para hacerlos saltar por los aires. Eso sí, hay que tener en cuenta que desplazarse a estos puntos en helicóptero suele conllevar un alto riesgo de que el enemigo nos detecte nada más llegar. Por suerte, el mapa del iDroid se encarga de señalarlo marcándolos con un color rojizo distintivo.

13. Y los equipos de comunicaciones

En MGS V The Phantom Pain, cada campamento o base enemigos se comunican utilizando un sistema de radio que también es posible destruir para evitar que pidan refuerzos. Existen dos formas: la primera, destruyendo TODAS las antenas parabólicas que encontraremos en el lugar (remarcamos la palabra 'todas' porque de nada sirve acabar sólo con una o dos). La otra opción es encontrar el equipo de radio que veis en la imagen e inutilizarlo (tened en cuenta que son dos, uno arriba y otro abajo). Hecho esto, cada vez que los enemigos intenten comunicarse con otro puesto, no recibirán respuesta.

14. Personalízalo TODO

Ahi va otra sugerencia: The Phantom Pain permite personalizarlo prácticamente todo, así que... ¿Por qué no aprovecharlo? El emblema de la Base Madre, el color de los vehículos y la propia base, el helicóptero, las armas... La experiencia MGS V gana enteros cuando jugamos a nuestro gusto. Hay que señalar también que, cuando alcanzamos el nivel máximo de vínculo con ciertos compañeros, es posible personalizarlos.

15. Usa el tiempo en tu favor

Lo más probable es que la primera vez que se desató una tormenta de arena en vuestra partida, buscásteis refugio y esperásteis hasta que acabó. Sin embargo, estos fenómenos que al principio pueden parecer un contratiempo acaban convirtiéndose en un gran aliado. Los enemigos no verán a más de un palmo, convirtiéndose en la situación perfecta para entrar y salir sin ser vistos. Y si os cuesta distinguir algo entre tanta arena, no olvidéis que las gafas de visión nocturna son vuestras amigas. Algo parecido pasa con la lluvia en África: la visibilidad de los enemigos se reduce (aunque no tanto como con las tormentas de arena) y el sonido de vuestras pisadas queda oculto entre el goteo constante... Momento perfecto para acercarse por la espalda a cualquier incauto. Más adelante, cuando vuestra unidad de inteligencia tenga el nivel adecuado, obtendréis el poder de los dioses y podréis hacer que el tiempo cambie a voluntad. Es un Metal Gear, ¿qué esperábais?

16. Crea cargamentos

¿Cuántas veces os habéis encontrado en mitad de una batalla contra jefe  y no ibais equipados con las armas adecuadas? Esto es un verdadero problema, porque significa tener que hacer varios pedidos a la Base Madre en mitad del combate (dos como mínimo: lanzamisiles y traje de batalla), quedando expuestos al fuego enemigo. Los cargamentos están para solucionar este problema: podemos crear una "plantilla" con armas y equipo predeterminados y pedirla en cualquier momento. Tendréis que hacer una pequeña gestión con el iDroid, sí, pero mejor una que dos o más. Lo ideal es tener un cargamento orientado para misiones de sigilo y otro para acción sin contemplaciones.

17. Las cajas son el 'viaje rápido' de The Phantom Pain

Después de ausentarse en Ground Zeroes, las cajas han vuelto con energías renovadas en Metal Gear Solid V The Phantom Pain. Además de la siempre útil opción de escondernos en su interior, han ganado varias habilidades de lo más interesantes. La primera, es la posibilidad de realizar una huída táctica en caso de que nos descubran pulsando el botón Cuadrado/X. Tampién podemos pulsar X/A para ponernos en pie y andar o correr, y si desde esta posición puslamos Cuadrado/X, Snake se lanzará en picado y deslizará varios metros sobre el suelo. Es posible, además, colocar sobre las cajas los pósters que vamos encontrado repartidos por el mapa (al seleccionarlas en el menú pulsando izquierda en el pad, pulsad Cuadrado/X para rotar entre todos los que tenéis); su efecto depende del póster, pero por lo general harán que los soldados se queden atónitos y propensos a un ataque CQC. Existe una última función, y es probablemente la más olvidada: prácticamente en cada base o campamaneto enemigo del juego, veréis una pequeña plataforma de color anaranjado. En el poste encontraréis un recibo que es posible recoger, y que sirve para poder viajar hata esa localización utilizando las cajas. Este es en realdad el viaje rápido de The Phantom Pain, y es perfecto para esas situaciones en las que nos encontramos a una distancia considerable de nuestro objetivo y no queremos repetir el proceso de llamar al helicóptero para volver al campo de batalla. Y hablando de eso...

18. Vuelve al helicóptero desde el menú de pausa

Este es un pequeño truco que resulta de lo más útil, aunque también hace que el juego pierda parte de la gracia: si no estáis en mitad de una misión, es posible volver al CCA seleccionando dicha opción desde el menú de pausa. Os evitaréis la espera y el gasto de PMB que supone hacerlo desde el iDroid, y no perderéis los progresos realizados hasta el último punto de control. Esto es especialmente útil al final, cuando ya habéis terminado la aventura y sólo os quedan misiones secundarias. Podréis volar de una a otra (y nunca mejor dicho) a la velocidad del rayo... ¡Y por la cara!

19. Las misiones [EXTREMO], [SUBSISTENCIA] y [CAMUFLAJE TOTAL] NO son obligatorias

Este es uno de los puntos que traen de cabeza a la mayoría de jugadores, y es que cerca del final de MGS V, empiezan a aparecer las repeticiones de misiones. Estos encargos nos invitan a volver a realizar ciertas misiones de la historia, pero con una vuelta de tuerca que las hace extremadamente complicadas: [EXTREMO] aumenta el nivel de dificultad en general, [SUBSISTENCIA] es el clásico OSP (On Site Procurement), es decir, empezar desnudos y [CAMUFLAJE TOTAL] hace que la partida acabe en cuanto nos detectan. Sin embargo, y a pesar de que aparecen en la lista de misiones principales, NO SON OBLIGATORIAS para avanzar en la trama. En su lugar, y si queréis evitaros todos los problemas, podéis cumplir cualquier misión secundaria (todas valen, no sólo las marcadas de color amarillo) y la historia también seguirá su curso.

Lecturas recomendadas