Reportaje

Secret Wars - ¿Recordáis las primeras figuras de Marvel?

Por Benjamin Bruna
-

Marvel Comics y Mattel lanzaron en los años 80 una de las colecciones de figuras mas recordadas por los nostalgicos. Secret Wars, fue un proyecto transmedia mucho antes de que existiera esa palabra. Una maniobra comercial que juntaba los cómics con las figuras de acción.

Los mas jóvenes quizá no lo recuerden, pero antes de las Secret Wars que ha vivido el Universo Marvel, hubo otras. Otras Secret Wars en las que el Todopoderoso decidió enfrentar a los héroes y villanos en un campo de batalla en el que se decidiría al bando vencedor. ¿Fueron los guionistas de la fabrica de sueños los que idearon esta serie? No, no fueron ellos. El titulo Secret Wars de los años 80 fue ideado por la marca de juguetes Mattel. Tras el éxito de las figuras SuperPowers de Kenner (inspiradas en los héroes y villanos de DC Comics), Mattel necesitaba contraatacar con una nueva linea, orientada a los niños.

Para fortalecer el lanzamiento Mattel y Marvel llegaron a un acuerdo de lanzar la miniserie para apoyar las ventas de las figuras, en una historia que fuera capaz de juntar a heroes y villanos en el mismo lugar del tiempo y del espacio. Ya imaginareis que si ahora mismo estoy hablando de ellas es porque dejarón huella en toda una generación. Seguramente, si estas leyendo esto, puede que seamos de la misma generación. Esa que jugó con unas figuras del Capitán América, Spiderman, Doctor Doom y Magneto. Sus cinco puntos de articulación pueden parecer bastante obsoletos a día de hoy, pero para una época en la que nuestra imaginación era nuestro mayor poder y las figuras se podían cambiar con los compañeros del colegio como si fueran cromos eran mas que suficientes.

¿Quien no incluyó en su carta a los Reyes Magos o pidió por su cumpleaños algunos de las figuras, playsets o vehículos que formaban parte de la colección? Lo confieso, lo hice y guardo el recuerdo de la Torre del Doctor Doom como uno de mis recuerdos favoritos de esas mañanas tan especiales. Y creedme cuando os digo que mi caso es un buen ejemplo de la perfecta estrategia de diseño y marketing que tuvo esta colección. ¿Por qué? Porque en aquella época no conocía casi nada de Marvel, la colección fue la culpable de que me aficionara a la lectura de tebeos, para alegría de mi kioskero. Sí, a lo mejor a los mas jovenzuelos os puede sonar raro, pero podiamos comprar los cómics en los kioskos.

Era imposible resistirse a completar la colección, que afortunadamente en lo que a figuras se refiere no era muy extensa, cuatro héroes y cuatro villanos conformaban la primera oleada. Por parte de los buenos, Capitán América ( Alguna vez dude de que existira de verdad), Wolverine (sí, Wolverine el nombre no llegó traducido), Iron Man y Spiderman. En el bando de los malvados estaban Dr Doom (otro que no llego traducido), Dr Octopus (cuyos tentaculos se rompían con mirarlos) , Magneto y Khan. Todas ellas acompañadas de escudos con imágenes holograficas, o al menos así las llamábamos, que servían como llaves para ciertos compartimentos secretos de vehículos y playsets.

No hace falta tener un ojo de águila, para darse cuenta de que en los diseños de los personajes hay un fuerte reaprovechamiento de ciertas partes para construir las diferentes figuras. Si las botas de Doom y de Iron Man os parecen iguales es porque lo son. Esta manera de crear colecciones la exploto Mattel previamente en la que sin duda es otra de sus colecciones estrella, Masters del Universo. Y es un ejemplo de como ahorrarse unos dinerillos a la hora de diseñar una colección “low cost” para que el beneficio sea el máximo.

Esa filosofía se extendió también a los vehículos. Sí, vehículos que no salían en la serie de cómics, y que por supuesto ninguno de los personajes había usado jamas, pero oye que quedaban muy resultones en los catálogos de juguetes y promociones. Cada vehículo de los buenos tenia su contrapunto en el lado de los supervillanos. Tras, lo que puedo imaginar, que seria una acalorada discusión en el departamento se decidió que todo lo que tuviera que ver con el Capitán América y su equipo se denominaría Turbo, y que lo que tuviera que ver con el bando del Dr Doom llevaría el delante el Doom, que debía ser que imponía maldad por si solo, nunca llegue a entender lo del Turbo. 

De esta manera teníamos el Doom Cycle y el Turbo Cycle, el Doom Copter y el  Turbo Copter, pero siempre hay una excepción, ¿Verdad?. Y sí, tras utilizar este recurrente dicho es hora de hablar del Doom Roller, sin dudas el mas llamativo de todos. Y es que los niños de los 80 no conformábamos con muy poco, nos daban algo que se moviera con pilas y ya se convertía en hit y un objeto de deseo. No es de extrañar que el afortunado que lo tuviera fuera admirado y envidiado a partes  iguales.

Y si antes mencionaba la Torre del Doctor Doom, los defensores de la justicia tenían la Torre de la Libertad. Y lo siento, no puedo ser objetivo, ya que años después sigo dándole vueltas al porqué le llamaron torre a una pista de aterrizaje con dos cañones. Me quedó con la de los malos, donde las partes móviles eran la tónica y si que era una torre ¡con tres pisos!. Y es que los malos ya molaban mas entonces.

Siempre que algo triunfa el instinto natural es continuarlo, ¿Y como lo hizo Mattel? Pues manteniendo el nombre pero sacando a personajes que no tenían nada que ver con la miniserie, vamos un desproposito. De la segunda oleada de figuras solo Spiderman con su traje negro pertenecía a los cómics. El Barón Zemo, Constrictor, Elektro, Hobgoblin, Falcon, Iceman y Daredevil no habían aparecido en ninguna de las viñetas de los 12 números. Tras esta segunda oleada, las cifras no fueron las esperadas y la colección se canceló.

Por supuesto, como era habitual,  hay diferencias entre los productos que llegaron a España y todo lo que salio de la linea en Estados Unidos. Aunque hay que decir que el criterio de Mattel España fue bastante acertado y trajo casi todo, salvo un par de vehículos tipo ala delta, pack dobles y la variante de algún vehículo incluyendo una figura. Ademas podemos decir que los europeos fuimos afortunados,  Constrictor, Iceman y Electro eran exclusivas del viejo continente y no salieron en los USA.

Al igual que ha pasado con Star Wars y G.I.Joe hay un brote de nostalgia con Secret Wars y Gentle Giant ha incluido a sus personajes dentro de la serie Jumbo. Creadas a partir de un escaneado 3D de las figuras originales pero con 30 centímetros de altura van dirigidas a tocar la fibra de todos aquellos que alguna vez jugaron con el Turbo Copter o con el deseado Doom Roller. Incluso se ha aprovechado la ocasión para hacer una desactualización del algun personaje mas actual, como es el caso de Deadpool.

Si este reportaje os ha tocado el corazón y quereis recuperar vuestra colección de Secret Wars, que vuestra madre regalo a vuestro primo pequeño porque ya erais mayores para jugar con muñequitos, no os va a quedar otra que recurrir a paginas de segunda mano. Los precios de las figuras tienen un rango muy amplio, siendo lo normal pagar en torno a 100€ si la figura está en su blister en perfectas condiciones. Si os da lo mismo la caja, entonces estais de enhorabuena, Secret Wars no es de las colecciones mas caras y podreis haceros con las mayoria de las figuras, sin accesorios, por unos 15€. Pensad que hablamos de una colección cuyo precio original rondaba las 500 pesetas, unos 3 euros, este dato seguro que os ayuda a haceros una idea de como se han revalorizado con el tiempo.

Como decía antes, Secret Wars fue una de las colecciones que marcaron la decada de los años 80, pero hubo muchas mas. Masters del Universo, Star Wars, Madelman 2050 o GIjoe fueron algunas de ellas. De todas ellas iremos hablando en Hobby Consolas. Por supuesto, si queréis que hablemos sobre esa colección que os marcó, podéis dejar vuestras sugerencias en los comentarios. Un saludo a todos, que me voy a ver si juego un poco con el Doom Roller.

Lecturas recomendadas