Vampiro
Reportaje

Vampiros, zombis y hombres lobo - La realidad tras el mito y mejores recomendaciones

Por Raquel Hernández Luján
-

Se acerca Halloween y queremos revisar la realidad que hay detrás de la ficción: vampiros, zombis y hombres lobo se inspiran en enfermedades reales.

Cuando Halloween se aproxima, hay tres disfraces que triunfan: el de vampiro o vampiresa, el de zombi y el de hombre lobo o licántropo. Permanecen inalterables en nuestro inconsciente colectivo como tres de las grandes amenazas a nuestra integridad y siguen contando con nuevas revisiones cinematográficas cada poco tiempo. Pero... ¿sabías que detrás del mito hay una base real?

Pues sí, estas tres criaturas fantásticas están basadas en enfermedades reales que han sacudido a los humanos. Pasen y vean...

Zombis

¿Qué es un zombi? Según la RAE, una persona que se supone muerta pero que ha sido reanimada por arte de brujería con el fin de dominar su voluntad... Habitualmente son representados como autómatas, sin capacidad de raciocinio pero un objetivo claro: atacar a los vivos.

La base real primigenia es la práctica del vudú, sin bien la historia es mucho más concreta y nos lleva a la dictadura de Papa Doc Duvalier en Haití. Al parecer sus sicarios habrían usado una sustancia tóxica llamada tetrodotoxina, para "zombificar" a numerosos opositores. Simulando ritos vudús, los esbirros del dictador haitiano habrían suministrado esta toxina a sus víctimas. El efecto que produciría en las personas sería similar al de la catalepsia (un ataque nervioso que inmoviliza el cuerpo). Al terminar el letargo, la persona volvería a recuperar su capacidad de movimiento, aunque su consciencia estaría anulada a causa de los efectos en el cerebro de esta sustancia.

Zombieland 2

En Haití a la tetrodotoxina se la llama de hecho "polvo zombi", pero lo cierto es que nunca se han encontrado pruebas de que se haya utilizado realmente con este fin.

Si quieres recomendaciones sobre películas de zombis aquí tienes las 7 imprescindibles, aquí un recopilatorio de las más raras y, como no, un HobbyCine dedicado a los no muertos al que puedes sumar la crítica del primer episodio de la temporada 7 de The Walking Dead. Y recordad que está en camino Guerra Mundial Z 2 y que en 2017 se estrenará Train to Busan, un peliculón surcoreano. Para ver desde el sofá, tenéis la serie iZombie.

Licántropos

La tradición popular nos habla de los licántropos: hombres con la capacidad de transformarse en lobos en las noches de luna llena.

¿Hay una base médica de algo parecido? Ya lo creo: la lincatropía clínica es un síndrome psiquiátrico que provoca alucinaciones que llevan al paciente a creer que puede transformarse en animal.

También la rabia, una enfermedad que se transmite a través de la saliva por mordedura y la hipertricosis, una afección que provoca un crecimiento desmesurado del vello corporal, han sido consideradas como posibles inspiradoras de algunas de las muchas historias sobre hombres lobo que existen en Europa.

Hombre lobo

El trasfondo psicológico del mito es todavía más ilustrativo: el miedo a perder el control y entregarse a la naturaleza primitiva del ser humano.

La licantropía no está tan de moda en el cine y la televisión en los últimos tiempos como el fenómeno zombi, pero aún así, quedan vestigios en series como Penny Dreadful, Hemlock Grove, Being Human, Teen Wolf o el episodio de Fear Itself titulado "Something with Bite" de 2009.

Entre las mejores recomendaciones de películas incluimos dos rarezas patrias: El bosque del lobo, que sorteó milagrosamente la censura de la dictadura franquista y Romasanta: la caza de la bestia, de Paco Plaza. Pero hay muuuucho más: Un hombre lobo americano en Londres, de John Landis; Aullidos de Joe Dante; En compañía de lobos de Neil Jordan; Bala de plata de Daniel Attias, Dog Soldiers de Neil Marshall o la más reciente El hombre lobo, con Emily Blunt y Benicio del Toro.

Vampiros

Todos tenemos en mente a los murciélagos hematógafos de América del Sur, pero... ¿Cómo ha derivado su curiosa dieta en un ser como el vampiro de las ficciones de terror? En 1985, el bioquímico David Dolphin postuló que un conjunto de trastornos conocidos como porfírias, podrían ser la base en la que se inspiran las leyendas de vampiros.

La porfíria engloba a una serie de afecciones metabólicas provocadas por deficiencias en la síntesis de algunos de los componentes de la hemoglobina. Puede provocar anemia, lo que hace que sus pacientes tengan un aspecto demacrado y extremadamente pálido.

En los casos más graves, produce síntomas similares a los que asociamos con los vampiros: sensibilidad a la luz, crecimiento de las encías (¿podría éste ser el origen del aumento de los colmillos?) y malformaciones leves en la cara.

Hace siglos el tratamiento para la anemia consistía en beber sangre, lo que puede haber formado la idea popular de la sed de sangre del vampirismo.

No sé cuál es vuestro caso, pero yo pienso en un vampiro y me viene a la mente automáticamente Christopher Lee que desde el 58 dio vida al Conde Drácula. Más películas recomendables del género: Nosferatu, del 22; la primera cinta en color de Roman Polanski titulada La danza de los vampiros, el Drácula de Bram Stoker de Francis Ford Coppola o Entrevista con el vampiro de Neil Jordan basado en el best-seller de Anne Rice. Entre los títulos menos conocidos pero recomendables encontramos la visión asiática del mito por parte de Park Chan Wook en Thrist o la adaptación de Thomas Alfredson de Déjame entrar que fue toda una sorpresa.

En televisión han tenido gran aceptación los vampiros sexys de True Blood por no hablar del exitazo anterior de Buffy cazavampiros y su spin-off Angel y actualmente puedes seguir Sobrenatural o Abierto hasta el amanecer, uno de los contenidos más recomendables de Netflix para estas fechas.

En fin, poco más que añadir... Cuidado con los días de luna llena, llevad siempre cabezas de ajo encima y/o un crucifijo y no os fiéis de los que alaban vuestro intelecto porque quizás su interés en vuestro cerebro es más alimenticio que filosófico. ¡Pasad un Halloween de cine!

Lecturas recomendadas