Reportaje

La voluntad de un ninja llamado Uzumaki Naruto

Por Thais Valdivia
-

La obra de Masashi Kishimoto se ha despedido de sus lectores tras quince años de aventuras, desventuras y, por supuesto, mucho ramen.

El 10 de noviembre de 2014 ya está marcado a fuego en el corazón de muchos otakus debido a que terminó una de las series que, queramos o no, van a estar entre las más importantes del mundo del manganime. Hablamos, como no podía ser de otra manera, de Naruto, la obra del autor Masashi Kishimoto. Lo cierto es que, aunque ese día era la fecha oficial en que debía publicarse el final, por fortuna o por desgracia muchos pudieron leer días antes los dos episodios que componen el esperado desenlace de un manga que cumple quince años de vida. Nosotros no vamos a entrar en discusiones sobre si es un final acertado o no, pues cada uno tiene su opinión y eso es más que respetable. Lo que sí que vamos a hacer es un pequeño y humilde repaso por esta franquicia que ha conseguido calar hondo en los otakus de todo el mundo. Antes de comenzar, y por si las moscas, queremos advertir que a continuación encontraréis algunos SPOILERS de la historia. 

Con el Kyūbi comenzó todo

Una noche, la apacible vida de los aldeanos de Konoha se rompió debido al ataque del conocido como Zorro de Nueve Colas (Kyūbi). Para proteger a los habitantes del lugar, el líder de la Villa Oculta de la Hoja, el Cuarto Hokage (Yondaime Hokage), utilizó todo su poder para sellar a la bestia en el interior de un recién nacido. Tras este acto de heroicidad, el hombre falleció, convirtiéndose así en una leyenda, pues gracias a ese acto, Konoha pudo salir adelante y recuperarse del desastre causado por el Kyūbi. No obstante, una persona comenzó a sufrir las consecuencias de lo que hizo Yondaime.

Doce años después del suceso la historia nos presenta a Uzumaki Naruto, un revoltoso joven que ansía convertirse en Hokage para que todos reconozcan su poder y valía y así dejen de despreciarle por tener en su interior al Zorro de Nueve Colas. Travesura tras travesura, el pequeño consigue entrar en la academia ninja y, gracias a los consejos de su mentor Iruka, logra graduarse y convertirse en gennin (ninja de bajo rango). A él se le unen dos compañeros de clase con los que debe hacer equipo: Haruno Sakura y Uchiha Sasuke. Juntos forman el Equipo 7, el cual está liderado por el jōnin Hatake Kakashi, quien les guiará en todo momento.

A medida que avanza la historia, la relación entre los componentes del grupo se va estrechando, a la vez que se muestran datos sobre el pasado de los personajes, los cuales revelarán las causas que, más tarde, justificarán sus acciones y formas de pensar. Así, poco a poco, sale a la luz una de las tramas más importantes, la historia de la familia Uchiha, la cual se encuentra estrechamente ligada al Kyūbi y, por consiguiente, a Naruto.


Naruto nació en un primer momento como un one-shot que se publicó en la revista Akamaru Jump en 1997. Esta historia sufrió algunos cambios y mejoras que no se desvelaron hasta el instante en que se editó el primer episodio de este proyecto en la Weekly Shōnen Jump (Shueisha) en 1999. Durante estos quince años, Naruto y Masashi Kishimoto han ido forjándose un nombre en las páginas de dicha publicación. Setecientos son los episodios que componen la obra y setenta y dos tomos la recogen.

Una trama así pronto logró colarse en los rankings de popularidad, algo que no pasó desapercibido para los responsables de las productoras y estudios de animación. Por ello, no tardó en anunciarse la adaptación animada de Naruto. Un anime que comenzó a emitirse en octubre del año 2002 bajo la dirección de Hayato Date y la producción del Studio Pierrot.

En concreto, el anime se divide en dos partes: Naruto y Naruto Shippūden. La primera se compone de doscientos veinte episodios, mientras que la continuación sigue en emisión, superando los trescientos ochenta y cinco capítulos. Ambas temporadas cuentan a su vez con episodios de relleno que muestran tramas inéditas. Este es conocido por la mayoría como "Rellenuto". Y es que en la primera temporada de la serie fueron interminables los capítulos en los que no se avanzaba nada en la historia debido a que estaban esperando a que el manga siguiera un poco más.

Si bien la primera temporada del anime se caracteriza por el relleno, la segunda está protagonizada por una animación que en ocasiones deja mucho que desear. Prueba de ello es el episodio ciento sesenta y siete, el cual abarca una parte muy importante del enfrentamiento entre Naruto y Pain. También es cierto que no todo ha sido malo, pues determinadas secuencias han quedado mucho más épicas en anime que en manga. 

Más allá de la historia principal: OVA's, novelas, spin-offs y películas

La estela de este rubio torbellino es alargada. Tanto es así, que nos encontramos con infinidad de OVA's. Las cinco primeras se desarrollan durante la primera parte de la obra, es decir, cuando nuestros protagonistas son pequeños. Una de las últimas, que ya se sitúa en Shippūden y que tiene una menor duración que las anteriores, muestra una batalla a muerte entre Sasuke y Naruto. Asimismo, en unos días se emitirá un episodio especial centrado en Hinata y Hanabi para que conozcamos cómo es la relación entre estas dos hermanas antes del estreno de la película The Last.

Hablando de películas, el séptimo arte no dejó escapar la oportunidad de tener a Naruto entre sus filas. Durante estos quince años se han estrenado nueve proyectos cinematográficos, tres de ellos situados en la primera temporada y cuatro en la segunda. Rescates a princesas, escoltar a importantes mandatarios, salvar al mundo, cambios de personalidad e incluso ir a la cárcel son algunas de las cosas que hemos podido ver en estas cintas. Eso sí, algunas mejores que otras, aunque como hemos apuntado en un principio, sobre gustos no hay nada escrito.

La décima película de la franquicia, The Last -Naruto the Movie-, parece ser la más esperada de todas debido a que el propio autor Masashi Kishimoto ha participado en ella tanto en la elaboración de la historia como en el diseño de los personajes. Los hechos que tendrán lugar en este film, que se estrenará el 6 de diciembre en Japón, están situados entre los dos capítulos del final, por lo que se le ha llamado "capítulo 699.5" (así aparece en el número 50 de la Shōnen Jump, la cual incluye el final de la serie).

Algunas de estas películas cuentan, además, con su propia adaptación a novela ligera, aunque no son los más importantes que podemos encontrar, pues tenemos varias historias inéditas en este formato. Algunas de ellas gracias a Masatoshi Kusakabe y Akira Higashiyama. La última en aparecer fue Jinraiden - Ookami no naku hi, la cual se centra en el personaje de Sasuke y en su relación con su hermano Itachi, además de mostrar parte del entrenamiento al que fue sometido el vengador de los Uchiha durante los años que estuvo con Orochimaru.

Aún no hemos terminado, pues el universo creado por Kishimoto ha dado para más, para mucho más. Alejándose de la tensión y de los momentos serios de la obra original nació Rock Lee no Seishun Full-Power Ninden. Kenji Taira se puso al frente de esta obra que, a través de un divertido estilo super deformed, sigue a Rock Lee y a su equipo durante su día a día. Las situaciones cómicas y absurdas se suceden una tras otra, por lo que es una buena recomendación para aquellos que quieran despejar su mente y no pensar en nada, sólo reír.

Aparte del energético Lee, Sasuke también protagoniza su propio spin-off humorístico. Sasuke Uchiha no Sharingan Den está firmado por Kenji Taira, quien parece haberle cogido el tino a esto de dibujar historias disparatadas con unos ninjas chibis la mar de cucos.

Por supuesto, no nos podemos olvidar del numeroso merchandising que ha ido apareciendo y que más de uno querría tener en sus manos: artbooks, guías de personajes, drama CD's, juegos de cartas, recopilatorios de música del anime y de las películas, etc. 

Del papel al videojuego

En lo que a videojuegos se refiere, a esta franquicia le ha costado un poco encontrar su estilo, aunque finalmente lo ha logrado tras muchos intentos (buenos y malos). El primer título de Naruto en nacer fue Naruto: Konoha Ninpōchō, el cual salió en 2003 para la portátil WonderSwan Color. A este le han ido siguiendo infinidad de juegos en los que siempre ha predominado el combate en el que cada ninja debía demostrar de qué pasta estaba hecho. No han faltado tampoco aquellos en los que la exploración cobraba más protagonismo.

Las historias de estos juegos han ido desde la trama principal hasta situaciones completamente inéditas en las que se nos presentaba algún personaje nuevo o se indagaba en los protagonistas. Algunas eran bastante interesante, no nos vamos a engañar, pero otras...

Muchas han sido las sagas que han aparecido a lo largo de estos años en diferentes plataformas (GameCube, Game Boy Advance, PSP, PS2, PS3...), pero la que realmente ha sabido representar fielmente lo que significa esta obra es la franquicia Storm. Desde sus peleas contra jefes finales hasta el plantel, la saga Storm ha ido incorporando año tras año mejoras que han hecho las delicias de todos los amantes de los juegos de Naruto en particular y de los seguidores de los títulos de lucha en general. ¿Veremos el Storm 4 en PS4 o PS3? ¿Sería posible un título de Naruto en PlayStation Vita? Sólo el tiempo lo dirá. 

Naruto en España'ttebayô

Nuestro país tampoco se ha salvado de la 'Narumanía'. Esta comenzó gracias a la extinta editorial Glénat, la cual lanzó la serie tanto en castellano como en catalán. Posteriormente, la filial española de Glénat se separó de la matriz y cambió su nombre por Editores de Tebeos (EDT), aunque eso no supuso ningún inconveniente a la hora de seguir publicando la serie en España a excepción del cambio de logo en los tomos (sin mencionar el problema que hubo con el papel y la traducción). Finalmente, en septiembre de 2012 saltó la noticia de que EDT perdía todas las licencias de la editorial Shueisha, entre ellas la de Naruto, por lo que la obra se quedó en el limbo hasta que Planeta DeAgostini (ahora llamada Planeta Cómic) recogió el testigo. Actualmente, la serialización sigue su curso y ya podemos encontrar en las tiendas hasta el tomo número sesenta y siete.

El caso del anime es más llamativo (por no decir una palabra malsonante). Naruto comenzó a emitirse en el extinto canal de pago Jetix el 23 de septiembre de 2006. Un año después, y tras recuperarnos del susto inicial del opening que le pusieron, llegó a Cuatro y por fin todos pudimos ver la serie en abierto. Dos años después, Mediaset se hizo con la licencia de la serie para emitirla en FDF. Posteriormente, fue la cadena de pago Animax la que lanzó la primera temporada del anime al completo y doblada al castellano. Un doblaje que corrió a cargo de Panini y que suscitó todo tipo de comentarios.

Naruto Shippūden también logró llegar por estas tierras con un cambio de doblaje bajo el brazo. Y es que tras la censura y las críticas de la primera parte, se decidió que fuera el estudio SOUNDUB el que se encargara de las nuevas voces. Esta segunda parte se pudo ver tanto en FDF cuando existía el bloque Boing, en el propio canal Boing y en Animax. En esta ocasión, se respetaron los opening y endings originales, aunque no los omakes (gags que aparecen al final de algunos capítulos). Desgraciadamente, la versión en castellano de Shippūden sólo llega hasta el episodio ciento once, antes del desenlace del arco del Sanbi (relleno).


Como habéis podido comprobar, Naruto es una serie que difícilmente va a ser olvidada, pues siempre va a estar en boca de todos tanto para bien como para mal. Además, la obra no ha dicho su última palabra, pues se ha confirmado que el año que viene llegará una serie de historias cortas en la que se indagará aún más en Konoha y en sus habitantes (no decimos más por si acaso). Preparad el ramen, porque aún queda Naruto para rato.


Tenemos muchas otras recopilaciones de mangas y animes. Aquí las tenéis las más recientes:

Lecturas recomendadas