Análisis

20 años de El Rey León. Crítica de la película

Por Jesús Delgado
-

CRÍTICA DE: El Rey León.- DIRIGIDA POR: Roger Allers y Rob Minkoff.  CON VOCES DE (en el original): Matthew Broderick James Earl Jones Jeremy Irons Jonathan Taylor Thomas Moira Kelly Nathan Lane Ernie Sabella Rowan Atkinson. - AÑO: 1994. ARGUMENTO: El león Mufasa y su reina, Sarabi, han sido padres de un cachorro, Simba, quien algún día será el rey. Sin embargo, el hermano de Mufasa, Scar, también quiere el trono para sí y hará todo cuanto esté en su mano para reclamar la corona. 

Este mes se cumplen nada menos que 20 años del estreno de El Rey León. En concreto, fue un 8 de noviembre de 1994 cuando conocimos a Simba en España. El Rey León es una de las grandes películas de animación de Disney, un título que prácticamente todos nuestros lectores habrán visto, ya sea de niños o en compañía de sus retoños. Por lo que no haría falta hablar mucho de su trama. Despues de todo, ¿quién no conoce esta historia?

Pero si no es así, ahí va un recordatorio. Simba es un cachorro de león, hijo del rey de la pradera, Mufasa. Y por ese motivo está destinado a convertirse en rey algún día, lo que le convertirá en el principal objetivo de su tío Scar. Scar pretende liquidar a ambos y de este modo reclamar el trono para sí. 


Esta premisa puede sonar a shakesperiana y no es para menos. Buena parte de los críticos de todo el mundo han señalado que Hamlet es una de sus más importantes inspiraciones, al igual que las historias bíblicas de Moises y de José. Y Disney tampoco ha hecho por desmentirlo, ciertamente. ¿Pero acaso eso la hace desmerecedora de alabanza? Aunque no se trata de una película del todo original, como veremos más adelante, El Rey León es por derecho propio un clásico cinematográfico imperecedero. 

Hakuna Matata

The Lion King se desarrolla, como podéis imaginar, en África, lo cual sienta un poderoso precedente en la producción eurocéntrica de Disney junto a Aladdin. Además es una de las películas más importantes del llamado Renacimiento de Disney, el periodo en el que el estudio se reinventó a sí mismo, produciendo una nueva generación de películas de animación, las cuales catapultaron a la compañía de regreso al Olimpo cinematográfico.

El proyecto que nos ocupa nació en 1988 durante la promoción de Oliver y sus amigos. Los productores de la cinta estaban barajando realizar una película ambientada en África. La producción como tal no comenzó hasta 1991, momento en el que el Walt Disney Animation Studios se dividió en dos estudios, trabajando en dos proyectos separados: El Rey León y Pocahontas. Ahora bien, de estos dos, el que mayor presupuesto, fondos y apoyo recibió fue el segundo. Sin embargo, tal y como la historia cuenta, al final fue el Rey León la que cosechó mejores datos de recaudación y también mejores críticas.

Y no es para menos. Si atendemos a la animación, una delicia para la cual sus responsables se hubieron de trasladar a África para estudiar a los animales que iban a retratar, veremos que estamos ante uno de los trabajos más cuidados de la compañía. En este aspecto, Roger Allers y Rob Minkoff, sus directores, volcaron todo su conocimiento en producciones anteriores para construir una película que no solo retrara los paises africanos con gran detalle, sino también para narrar una historia que fascinara a los pequeños y, a su vez, hechizara a los mayores. 

Además de este trabajo, existen otra baza fundamental que hace a El Rey León una de las grandes del cine, su música. Aunque su traducción al español (indistintamente de su versión) desmerece mucho, estamos ante una maravillosa banda sonora. El trabajo de Hans Zimmer como compositor y de Tim Rice y de Elton John como letristas es uno de los mejores que jamás ha tenido una película de Disney. No sólo debemos atender a canciones icónicas como The Circle of Life o Hakuna Matata, sino también a temas orquestales como 'To die for' o 'King of Pride Rock', a cada cual más magistral. 

Tampoco debemos olvidarnos de los personajes y las secuencias memorables. Incluso los alivios cómicos, Timón y Pumba para más señas, no se convierten en lastres molestos, cuyo único fin es soltar la gracieta de turno, sino que ayudan a que la historia fluya por sí sola, teniendo un papel determinado en la trama. Las frases y citas que nos regala se nos queda en la memoria grabadas a fuego. ¿O acaso ninguno de nuestros lectores ha dicho alguna vez en voz alta a aquello de "viscoso pero sabroso"?

Kimba, err... quiero decir, Simba

Desgraciadamente hasta el Rey León tiene algún que otro punto oscuro. En este caso se trata de Kimba, el León Blanco (Jungle Emperor), un anime creado en los años 60 por Osamu Tezuka, con el que guarda alguna que otra similitud.

Kimba narra la historia de un cachorro de león albino que nace en cautividad. Su padre era el poderoso señor de una reserva natural que fue asesinado por humanos. Kimba aprende distintas habilidades, como nadar, del resto de animales para así poder regresar a casa.

Numerosas de las situaciones que padece el pequeño Kimba son sospechosamente parecidas a las que Simba vive en la película. Y eso sin contar con que el malo de la serie, un tal Bubu, se parece bastante a su tío Scar y que también tiene hienas a su servicio...

Las comparaciones son odiosas y voces furibundas han acusado al Rey León de plagio, sobre todo otakus furiosos con ganas de demonizar a la industria yankee a la primera de cambio. Sin embargo, en lugar de echar leña al fuego, hay que reconocer el mérito a ambas producciones, siendo ambas obras de cierto calado y que ha calado profundamente en la cultura popular occidental.

Una película obligatoria

El Rey León no solo es una buena película de animación, sino que estamos frente a una gran película que merece figurar en prácticamente cualquier catálogo cinematográfico. Obviando cualquier premio y los records de recaudación que batió en su momento, hablar de esta cinta es hablar de una de las más grandes de la historia de Walt Disney. Prueba de ello no solo es la cantidad de secuelas que ha dado lugar, o tan siquiera los videojuegos de primer nivel que inspiró, sino también el propio musical que a día de hoy es uno de los más espectaculares y valorados de la escena internacional. 

Dicho esto podemos afirmar que cualquiera que tenga una filmoteca en casa debería tener The Lion King entre sus títulos. Si no es por amor al cine, al menos para satisfacer a su niño interior, el cual se lo agradecerá encarecidamente. 

Valoración

Obra maestra e intemporal de la animación. Posiblemente una de las mejores y más deliciosas películas de Walt Disney Pictures.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

La animación, la banda sonora, los momentos inolvidables... ¿tenemos que elegir?

Lo peor

La desafortunada comparación con "Kimba, el León Blanco".

Lecturas recomendadas