Análisis

Análisis de Mario Kart 8

Por Roberto J. R. Anderson
-

Las carreras más locas y divertidas de Nintendo llegan a Wii U en esta esperada entrega, la primera en alta definición, en un juego que trata de plasmar lo que ya nos encandiló de sus predecesores junto a una nueva vuelta de tuerca: la antigravedad.

Desde que nació en Super NES hace más de 20 años, Mario Kart es uno de los grandes referentes de las consolas Nintendo. Esta saga ofrece diversión pura y directa, accesible para todo el mundo y con una curva de aprendizaje que siempre ha sido extraordinaria.

Ahora que ya tenemos el juego y lo hemos disfrutado a fondo podemos atestiguar que la fórmula sigue teniendo un gancho irresistible, y que la nueva entrega desprende una magia especial en sus maravillosos circuitos. Como ya os explicamos anteriormente, la principal novedad de Mario Kart 8 es el uso de la antigravedad, una mecánica que nos permite conducir sobre superficies con inclinaciones de todo tipo y que por fin hemos podido experimentar en toda su gloria.

Desafía la ley de la gravedad

Hay partes de los circuitos que funcionan como los de toda la vida, pero al pasar sobre unas bandas azules la cosa cambia: hemos entrado en una sección de antigravedad. En estas zonas, la forma de nuestras ruedas se transforma y podemos conducir donde nos lleve el camino, ya sean paredes, techos o carreteras inclinadas de las formas más locas que podáis imaginar.

Además de aportar una mayor espectacularidad y una mayor flexibilidad para establecer más rutas alternativas en los recorridos, la antigravedad tiene otra función. Cuando estéis en estas secciones, la dinámica de juego cambiará no sólo en la capacidad de vuestro vehículo para sostenerse sobre superficies inclinadas: las colisiones con otros personajes también se verán afectadas. Es lo que Nintendo ha bautizado como choque con acelerón. Al tocar otro vehículo en antigravedad, ambos reciben un miniturbo automático que por lo general os vendrá bien para ganar un poco de terreno, pero que si os pilla de imprevisto bien podéis acabar cayendo por un precipicio.

Y los nuevos circuitos no sólo destacan por integrar el nuevo elemento de la antigravedad: la experiencia se vuelve cada vez más completa y variada porque también siguen teniendo un gran protagonismo las mecánicas de bucear bajo el agua y de planear por el aire que introdujo Mario Kart 7 para 3DS. Y al igual que en aquella entrega, también es posible seleccionar a vuestro gusto las distintas carrocerías, ruedas y ala deltas entre un buen número de alternativas (y ahora también para las motos, que regresan tras su debut en Wii). Podéis desbloquear más de estas piezas a medida que acumuléis monedas en las carreras.

Monedas en la carretera

Hablando de monedas, estuvieron presentes hace poco en 3DS, pero no aparecían en una entrega de sobremesa desde el juego original de Super NES (exceptuando las batallas de monedas de Wii). Están desperdigadas en las carreras, podéis acumular hasta 10 al mismo tiempo y con ellas aumentaréis ligeramente la velocidad (al sufrir un golpe perdemos 3 monedas).

Regresa también un ítem que apareció en la mencionada entrega de Super NES con el que sumamos dos monedas al usarlo. Dicho ítem es a veces útil, pero aparece con mucha frecuencia y no sirve de nada cuando ya tenemos 10 monedas en nuestro casillero.

Por cierto, tened en cuenta una cosa. Los elementos que os hemos contado de antigravedad, bucear y planear no se limitan a los 16 nuevos circuitos. Los otros 16, rescatados de anteriores entregas, también incorporan todos esos detalles con un buen gusto que nos ha sorprendido.

De hecho, los circuitos de las copas retro nunca se habían cuidado tanto como en este Mario Kart. Se nos presentan como remakes absolutos con nuevos diseños y elementos, y son como volver a ver a viejos amigos después de muchos años, más crecidos y con montones de historias nuevas que contarnos. Hay uno de Super NES, cuatro de Nintendo 64, uno de Game Boy Advance, dos de GameCube, tres de DS, dos de Wii y tres de 3DS.

Por si fuera poco, a los más nostálgicos os alegrará saber que estos recorridos conservan las mismas melodías que en los juegos originales, aunque por supuesto están reinterpretadas para alcanzar una calidad de sonido mucho mayor, y añaden elementos que hacen que suenen mejor que nunca. Las melodías de los nuevos escenarios, por su parte, se mantienen en la línea de la saga, y son músicas alegres, amenas y pegadizas. Recordad que podéis escuchar la banda sonora al completo en este enlace.

Belleza y detallismo visual

Visualmente, todos los circuitos y personajes se ven de auténtico lujo. El primer Mario Kart en alta definición da la talla con los mejores gráficos que hemos visto hasta ahora en Wii U, y apreciaréis detalles muy bien realizados como por ejemplo los bigotes de Mario y Luigi moviéndose al son del viento y los faros delanteros de los vehículos iluminando la oscuridad de los túneles.

El uso de los colores es una maravilla en cada carrera, y la fluidez está muy cuidada: 60 imágenes por segundo incluso con dos jugadores a pantalla partida. Si la dividís para tres o cuatro, la tasa baja a 30 imágenes por segundo, pero apenas lo notaréis resentirse.

Además, el juego está repleto de nuevos detalles estéticos, entre los que destaca la visualización de los ítems. Cada vez que un personaje obtenga un nuevo ítem le veréis sostenerlo en su mano, ya sea el vuestro o el de otro corredor que pase cerca de vosotros. Vuestros ojos agradecerán estos detalles, mostrados con tan buen gusto.

Nuevos ítems

Y en cuanto a los ítems, nos encantan los nuevos que introduce esta entrega, que aportan nuevos ingredientes de forma sabia. El bumerán es una nueva arma arrojadiza que vuelve a vosotros tras lanzarla, y que podéis usar hasta tres veces antes de que desaparezca.

Por su parte, la planta piraña se coloca temporalmente en la parte delantera de vuestro vehículo y arrasa con los personajes y obstáculos que encuentra por delante. Además os impulsa, aunque los giros se vuelven más difíciles. Nos recuerda en parte al Chomp Cadenas (ítem exclusivo de Bebé Mario y Bebé Luigi en Mario Kart: Double Dash), aunque no llega a ser tan rápido ni tan destructivo.

La super bocina también nos gusta: al usarla provocaréis daño a los jugadores que tengáis a vuestro alrededor, y lo más interesante es que también destruiréis los caparazones que estén a punto de golpearos, incluido el azul de pinchos. Es una gran ocurrencia para poder defenderse en condiciones del temible caparazón azul y establecer así un equilibrio mejor en las carreras que muchos demandaban.

Por último está el 8 Loco, un ítem que sigue la tradición del 7 de la Suerte de Mario Kart 7 y os proporciona ocho objetos de golpe: moneda, bomba, turbo, estrella, blooper, caparazón verde, caparazón rojo y piel de plátano.

Pequeño cambio al usar ítems

Eso sí, otro de los cambios consiste en que ya no es posible obtener un nuevo ítem hasta haberse deshecho del anterior. Estábamos acostumbrados a guardarnos un nuevo ítem en la recámara mientras aún teníamos caparazones o plátanos “equipados” a nuestro alrededor o en nuestra espalda, pero en esta entrega ya no podemos coger un nuevo ítem hasta habernos desprendido por completo del anterior. Esto reduce ciertas posibilidades de estrategia.

Los más puristas lo verán como un defecto, mientras que los nuevos jugadores no notarán nada extraño en este sentido. La verdad es que nosotros echaremos de menos la posibilidad de combinar al mismo tiempo un caparazón o plátano como escudo junto a un nuevo ítem. De hecho, es probable que en esta entrega los jugadores más experimentados sean más reticentes a deshacerse de los ítems "escudo" (caparazones, plátanos), ya que como ahora todos los ítems sólo se pueden obtener y usar de uno en uno se corre el riesgo de que tras dejar atrás un objeto que nos serviría para protegernos nos salga a continuación el ítem de la moneda (que aparece mucho yendo en cabeza) y nos quedemos "vendidos" ante un caparazón rojo de nuestro perseguidor.

El uso del GamePad

En cuanto al GamePad, tiene varios usos. Para empezar, podéis seleccionar entre mover vuestro vehículo con el joystick o mediante el sensor de movimiento del GamePad, como si fuera un wiimote. En cualquier caso, vuelven las piruetas: si agitáis el mando en el momento oportuno al realizar un salto, saldréis impulsados con un miniturbo automático.

Por otra parte hay opción de Off-TV, así que podéis jugar siempre que queráis en su pantalla. La otra posibilidad es visualizar en ella el plano de la carrera y las posiciones de los corredores. Sin embago, es un inconveniente que el juego no permita mostrar dichos plano y posiciones en la pantalla del televisor: si jugáis sin GamePad no podréis acceder a esa información, y aunque lo tengáis en vuestras manos es difícil bajar la mirada para fijarse durante el furor de la carrera.

Tenemos la esperanza de que Nintendo rectifique este pequeño problema mediante alguna actualización y nos permita la opción de visualizar plano y posiciones también en la pantalla principal, como ha sido toda la vida. Tal como está ahora la cosa, las carreras pueden volverse un poco confusas porque es difícil saber a quién tenemos delante, quién se nos acerca y la distancia entre los vehículos.

Os recordamos que también son compatibles con este juego los mandos Pro de Wii U, los wiimotes (con nunchuk o sin él) e incluso el mando clásico de Wii.

Personajes

Mario Kart 8 dispone de 30 personajes jugables, la cifra más alta hasta ahora en la saga. No sólo debutan en un Mario Kart los siete Koopalings (ahora conocidos oficialmente como Esbirros de Bowser), sino que este juego nos presenta a dos chicas totalmente nuevas: Bebé Estela y Peach de oro rosa.

Los Koopalings nos encantan (ya dimos fe de ello en un reciente reportaje), y su presencia en carrera es algo que agradecemos mucho. Son personajes carismáticos a los que Nintendo otorga cada vez más protagonismo. Lo mismo podría decirse de Estela, que no sólo aparece cada vez en más juegos sino que ahora vemos por primera vez a su versión bebé; y parece que ser menor de edad no es ningún impedimento para conducir en Mario Kart, porque contándola a ella son cinco bebés (también están los dos fontaneros y las otras dos princesas). En cuanto a Peach de oro rosa, es una variante de Peach de mayor meso, del mismo modo que Mario de metal lo es de Mario.

Como es habitual, el peso del personaje influye en sus características en carrera. Cuanto más ligero, mayor aceleración tiene; y cuanto más pesado, mayor velocidad punta alcanza. En esta entrega, los 30 personajes se dividen en siete variantes distintas de peso que podéis comprobar pinchando aquí.

Cabe señalar también la presencia, una vez más, de los Miis. Es posible jugar con cualquier Mii que tengáis en vuestra Wii U, lo cual agradecemos.

Modos de juego

Mario Kart 8 ofrece los modos habituales de la saga. Grand Prix es la modalidad principal, en la que hay que sumar puntos a lo largo de cuatro carreras con el objetivo de alzarse con la copa de oro. Siguiendo la tradición, hay distintos niveles de dificultad: 50, 100 y 150 centímetros cúbicos. A medida que ganéis copas de oro en el Grand Prix, desbloquearéis personajes jugables hasta llegar a los 30 totales, y tras proclamaros campeones de todas las copas en 150 se os abrirá el Espejo, un cuarto nivel de dificultad con los circuitos invertidos. Además, en esta ocasión hasta cuatro jugadores pueden disputar simultáneamente el Grand Prix, a diferencia de anteriores entregas que sólo permitían hasta dos en esta modalidad.

Por otra parte está Contrarreloj, en el que vuestro gran rival es el tiempo. Podéis desafiar a fantasmas de jugadores de todo el mundo que también hayan disputado el Contrarreloj en sus consolas, y subir los vuestros propios a Internet para que otros usuarios se las vean con vuestras actuaciones.

También tenéis el modo Carrera VS., que es muy apropiado para echarse partidas multijugador gracias a sus posibilidades de personalización de reglas. En dicho modo podéis ajustar varias reglas, entre ellas el tipo de ítems que aparecerán y la presencia de los personajes de la CPU. Eso sí, no llega a ser tan personalizable como por ejemplo los combates de la saga Super Smash Bros., ya que no podemos hacer cosas como vetar un ítem concreto.

En cuanto al modo Batalla, en el que el objetivo es golpear a los otros jugadores para explotar sus globos, hay que reconocer que nos ha parecido más flojo que en otras entregas. Esta vez no tiene escenarios específicos sino que usa algunos circuitos de los otros modos, y dispone de pocas opciones en comparación con las batallas de otros Mario Kart. Al pelear en escenarios que han sido diseñados para correr y no para combatir, la experiencia no funciona tan bien.

¿Dónde quedaron las geniales batallas de bombas de GameCube, o escenarios de combate inolvidables como el Block Fort de Nintendo 64? Da la sensación de que Nintendo no ha tenido el tiempo suficiente para desarrollar un modo Batalla en condiciones para esta entrega. Cuestiones como ésta nos hacen pensar que la propia Nintendo trabajó contrarreloj (tratando de alcanzar los "fantasmas" de sus rivales) para llevar a su consola una de sus sagas estrella, y que sólo tuvo tiempo de crear con maestría lo básico (unos circuitos y una experiencia de juego extraordinarios); pero que con al menos medio año más de desarrollo el juego hubiera ganado bastante en modos y opciones.

Mejor en compañía

Como podréis imaginar, la principal gracia del juego está en disfrutarlo en compañía, y con ello tenéis diversión ilimitada tanto en modo local como online.

Las partidas a pantalla partida siguen siendo una experiencia increíble que todo el mundo debería probar, aunque hay un pequeño detalle que debemos penalizar. Como ya os hemos contado, Mario Kart 8 incluye juego Off-TV y es posible visualizar la carrera en la pantalla del GamePad, pero Nintendo no ha aprovechado esta característica para permitir un multijugador local para cinco jugadores (cuatro en la pantalla partida y uno aparte en la del GamePad), algo de lo cual un juego de lanzamiento de Wii U del mismo género como Sonic & All-Stars Racing Transformed sí puede presumir. Y tampoco es posible aprovechar el Off-TV para escoger que en las partidas a dos jugadores no haya que partir la pantalla. Resulta inaceptable que un juego que sale año y medio después, desarrollado por la propia Nintendo y que se supone que está llamado a ser el gran salvador de la consola no disponga de dichas posibilidades. Era necesario incluirlas para que el potencial del GamePad de verdad brillase en un juego tan crucial para Wii U como éste, y realmente hubiera mostrado así una gran característica definitoria de la consola. En cualquier caso, y como ya os decimos, las partidas con cuatro jugadores a pantalla partida siguen siendo la bomba.

En el online podemos juntarnos hasta 12 jugadores simultáneos para montar unas carreras épicas, y ahora con nuevos torneos y opciones que lo hacen aún más divertido. Podéis buscar rivales en línea tanto a nivel regional como mundial, enfrentaros a vuestros amigos y muchas otras cosas que iréis descubriendo. Si el online de Mario Kart Wii os pareció bueno, esperad a probar éste porque os va a ser difícil soltar el mando durante mucho tiempo. Ah, y al igual que en la antigua Wii, uno o dos jugadores pueden conectarse desde una misma consola a las partidas online.

Además, y ya que hablamos de compartir la experiencia, podéis conseguir sellos especiales de Miiverse si completáis ciertos objetivos, de un modo similar a lo visto en Super Mario 3D World y NES Remix. Hay 90 sellos en total.

Mario Kart TV

Después de cada carrera podréis observar los mejores momentos de la misma en unas espectaculares repeticiones desde diversos ángulos. Es posible personalizar estos mejores momentos para que se centren en el personaje o personajes que deseemos, y para que muestren el tipo de escenas que queramos ("acción", "objetos", "derrapes", "jugarretas" o "sin preferencia").

Podéis subir todo ello a Internet mediante Mario Kart TV, una nueva opción con la que Nintendo quiere animar a jugadores de todo el mundo a compartir las repeticiones de sus carreras. Al entrar en ella podéis elegir fácilmente entre vuestros mejores momentos más recientes para difundirlos a lo largo y ancho de la red. Y si lo que queréis es sentaros y disfrutar, también podéis seleccionar de forma sencilla las carreras más populares que hayan protagonizado jugadores de todo el mundo y coger las palomitas. También tenéis a vuestro alcance los mejores momentos de los amigos que hayáis agregado en vuestra Wii U y de los torneos online en los que hayáis participado.

Además, Nintendo prepara una aplicación de Mario Kart TV para móviles y tabletas, para que podáis disfrutar de repeticiones, estadísticas y otras cosas de la comunidad Mario Kart estéis donde estéis.

Conclusiones

Bonito, adictivo y con una jugabilidad exquisita. Un paso más en la evolución de una fórmula que nos ha dado más horas de entretenimiento y risas que ninguna otra, y que a partir de ahora nos las seguirá dando en Wii U. Sus circuitos son los mejores que ha tenido la saga hasta ahora: más espectaculares que nunca, con más secretos y detalles de lo que hayáis visto jamás, y con una mayor variedad de elementos que en cualquier otra entrega.

Por otra parte, la jugabilidad está cuidada al milímetro y la conducción de cada vehículo y personaje es magistral. Sólo lamentamos que el juego parezca quedarse a medias en algunas cosas, como en su flojo modo Batalla y en varios detalles como el de no aprovechar su Off-TV para permitir 5 jugadores simultáneos en una consola al estilo Sonic & All-Stars Racing Transformed. También es una lástima que se limite a sus modos más básicos y no aporte mayores novedades con modalidades extra. ¿Recordáis el modo Misiones de Mario Kart DS? Aportar nuevos modos como ése le hubiera venido muy bien a Mario Kart 8 para hacerlo sentir más fresco.

Sin embargo, los contenidos que tiene Mario Kart 8 van a daros muchas alegrías, eso seguro, y la antigravedad es una novedad de peso que revitaliza las carreras. No podréis parar hasta haceros con todas las copas de oro del Grand Prix en todos los modos de dificultad, y después seguiréis con su multijugador hasta conocer todos los circuitos como la palma de vuestra mano.

Antes de acabar, vamos a hacer una pequeña reflexión. Aún no se sabe nada acerca de posible contenido descargable para Mario Kart 8, pero sería un gran error por parte de Nintendo no lanzarlo. Es un juego totalmente apropiado para ello, que sin duda le proporcionaría un valor añadido. Dentro de unos meses (o incluso de un año), cuando llevemos ya cientos de horas jugadas, nos encantaría que Nintendo expandiera el título con más circuitos y personajes (¡te echamos de menos, Huesitos!). Sería todo un puntazo recibir más remakes de circuitos retro, y también estaría muy bien abrir la puerta a más circuitos totalmente nuevos. Pero aún es pronto para pensar mucho en eso, claro.

Los 32 recorridos y los 30 personajes jugables que tenemos ahora nos van a dar muchísima diversión durante un montón de tiempo. Es probable que tras meses jugando aún sigáis descubriendo más atajos y secretos en sus carreras, que son más completas que nunca. El multijugador más especial y mágico de las consolas ha vuelto, y sigue siendo una propuesta sólida y altamente recomendable.

Valoración

Excelente jugabilidad y gráficos. Los mejores circuitos de la saga. La antigravedad es un buen añadido, y nos gustan los nuevos ítems y personajes. Sólo algunos detalles y la falta de una mayor variedad de modos le impiden llegar más alto.

Hobby

91

Excelente

Lo mejor

Tanto la jugabilidad como el diseño de circuitos son magistrales. El multijugador es la bomba.

Lo peor

Exceptuando la mecánica de antigravedad, aporta muy poco a la fórmula. Modo Batalla flojo.

Lecturas recomendadas