Análisis

Análisis de Need for Speed Most Wanted U

Por Rafael Aznar
-

El semáforo por fin se ha puesto verde para Need for Speed Most Wanted U. Varios meses después de quemar los circuitos de PS3, Xbox 360, PC y PS Vita, el espectacular arcade de conducción de Criterion Games se une a la parrilla de programación de Wii U, con nuevas características adaptadas al Gamepad y la inclusión, de serie, del DLC “Ultimate Speed Pack”. El asfalto de Fairhaven vuelve a saciar nuestra necesidad de velocidad.

Wii U estaba necesitada de caballos de vapor, por eso, Criterion Games, estudio famoso por su buen quehacer con la saga Burnout, ha puesto en marcha la maquinaria para preparar Need for Speed Most Wanted U, una adaptación de uno de los mejores títulos de conducción arcade de 2012, que llega a las tiendas el 21 de marzo.

El juego está ambientado en Fairhaven, una ciudad ficticia inspirada en las típicas urbes estadounidenses, con su centro lleno de rascacielos, su puerto, su zona industrial o sus circunvalaciones, en las que dar rienda suelta a la zapatilla sobre el pedal del acelerador. Se trata, así, de un mundo abierto por el que podemos conducir a placer. Sin embargo, es en las carreras donde se disfruta de verdad, merced a la mezcla de velocidad arcade y destrucción con que carbura su motor. Las “caricias” a los rivales y el entrometimiento de la policía dan pie a un festival de diversión idéntico al que ya vimos hace unos meses en las versiones de PS3, Xbox 360, PC y PS Vita, cuyo análisis ya publicamos.

El objetivo en el juego es derrotar a los diez pilotos que conforman el ranking de “los más buscados”. A base de participar en diversas pruebas y hacer locuras por la ciudad, obtenemos puntos de experiencia para subir en esa clasificación y demostrar al personal quién es el mandamás del volante.

Haciendo la de Benzema, pero sin poner a nadie en peligro

El título nos pone a los mandos de 46 vehículos, de fabricantes tan conocidos como BMW, Aston Martin, Audi, Ford, Mercedes, Maserati o Bugatti. Lo mejor es que casi todos los coches están disponibles desde el primer minuto, con sólo seleccionarlos desde una pestaña del menú. En total, hay siete categorías, entre las que el manejo varía ligeramente: muscle, deportivo, convencional, gran turismo, exótico, todoterreno y bólido.

Hay varios tipos de eventos. En primer lugar, están las carreras al uso, en las que nos enfrentamos a siete pilotos, ya sea dando dos o tres vueltas a un mismo trazado o yendo de un punto a otro de la ciudad. En segundo lugar, están las pruebas de velocidad, consistentes en mantener una cierta velocidad media mientras superamos un trazado. Finalmente, tenemos las Carreras Most Wanted, en las que nos enfrentamos, cara a cara, a diez superdeportivos. Si ganamos, luego hay que “derribar” al rival y su coche será nuestro.

Llegar a derrotar a esos diez pilotos lleva unas ocho horas, para lo cual es necesario superar los 61 eventos de que consta el juego: basta con obtener un millón de puntos de experiencia. Lo bueno es que cada vehículo sólo nos deja participar en cinco de esos eventos, lo que evita que nos encariñemos de uno y nos obliga a emplear numerosos coches. El modo Historia, pues, no es muy largo, pero sí rejugable.

En la ciudad de Fairhaven, no estamos solos. Mientras disputamos las carreras, tenemos que esquivar el tráfico que congestiona el asfalto, así como hacer frente a la policía. Al estilo de GTA, hay hasta seis niveles de búsqueda de la autoridad, según la gravedad de nuestras tropelías. De ese modo, nos salen al paso coches patrulla, nos lanzan bandas de clavos e incluso nos ponen barricadas. Por tanto, además de ser el mejor con el acelerador y los derrapes, también hay que estar avispado con los esquives y los derribos.

Multijugador a dos bandas

Need for Speed Most Wanted U cuenta con un multijugador clásico, que admite hasta ocho usuarios y que permite disputar carreras clásicas, pruebas cronometradas, carreras por equipos y desafíos consistentes en chocar con los rivales, aparcar antes que nadie en un lugar determinado, pasar por dentro de tuberías… En el mundo “online”, podemos circular libremente por la ciudad y apuntarnos a las diferentes listas de pruebas que hay.

El título presenta otra vertiente multijugador, que, en este caso, se desarrolla “offline”, gracias a la tecnología de Autolog con la que ya nos deleitó Hot Pursuit en 2010. El juego registra todos los récords que hacemos: los tiempos en cada evento, la velocidad de paso por los 66 radares que hay dispersos por la ciudad y la distancia de vuelo en los 156 saltos que hay ocultos detrás de vallas de publicidad. Así, aunque estemos jugando en solitario, nuestras marcas se comparten con las de nuestros amigos, para que nos piquemos con ellos. El propio sistema nos hace recomendaciones de eventos en los que podemos intentar mojarles la oreja a nuestros conocidos, convirtiendo el juego en una suerte de red social.

Novedades a imagen de Wii U

Para adaptar su obra a las especificidades de la consola de sobremesa de Nintendo, Criterion Games ha introducido algunas características nuevas. La más destacada es la adaptación del Gamepad como potencial forma de cooperativo, en el llamado modo Copiloto. Mientras el primer jugador maneja el vehículo con el mando Pro de Wii U o con el Wiimote, un segundo usuario puede sacar partido a la pantalla del Gamepad.  Así, esa persona puede hacer que el tráfico aparezca y desaparezca instantáneamente, variar entre el día y la noche en sólo un segundo, o ralentizar a la policía durante las persecuciones. Eliminar el tráfico de un plumazo, además de un tanto irreal (los coches desaparecen ante nuestros ojos como por arte de magia) hace que el juego pierda mucho de su encanto, pero, al menos, sirve para que los menos duchos puedan jugar sin estamparse a cada momento.

Si se juega en solitario, además de las citadas, el Gamepad también ofrece otras funcionalidades. Puede servir para mostrar el mapa, para coger las curvas con ayuda del giroscopio, para cambiar de coche y, por supuesto, para jugar con la televisión apagada, con el modo Off TV.

La otra gran novedad de Need for Speed Most Wanted U es la inclusión, de serie, del DLC “Ultimate Speed Pack”, por el que los usuarios del resto de plataformas tienen que pagar. Dicho contenido descargable incluye cinco coches extra (Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse, Lamborghini Aventador J, McLaren F1 LM, Pagani Zonda R y Hennessey Venom GT Spyder), catorce eventos nuevos y algunos elementos coleccionables. Se agradece, pero lo cierto es que no es un contenido especialmente rompedor: no añade ninguna zona nueva a la ciudad y algunos de los coches son versiones alternativas de otros que ya estaban en la edición estándar del juego (como el Bugatti Veyron y el Lamborghini Aventador).

La jugabilidad es muy buena, gracias a unas carreras llenas de destrucción y emoción. Además, parece que se ha mitigado un poco el “efecto goma” habitual de la saga, es decir, el hecho de que sea imposible despegarse de los rivales, por muy bien que se conduzca. No obstante, a veces el control resulta un poco tosco, a la hora de tomar los giros, ya que el botón de derrape no funciona tan bien como en las otras versiones, o eso impresión nos ha dado, al menos.

Aunque no hay “tuning” como antaño, los coches admiten cierto margen de personalización y mejora, en apartados como el óxido nitroso, los neumáticos, la carrocería, el chasis y la transmisión. Por ejemplo, si montamos neumáticos de 4x4, ganaremos tiempo atajando por caminos de tierra.

El mismo asfalto, más tarde

Gráficamente, aunque no explota el potencial de Wii U como para superar lo que ya vimos en PS3 y 360, el juego cumple con creces. La ciudad es muy grande y variada, y los coches lucen muy sólidos, con un sistema de daños visuales bastante conseguido. Eso sí, los desperfectos no afectan al control, a menos que se trate de un pinchazo, en cuyo caso toca arrastrarse hasta un taller donde arreglen el desaguisado.

Lo más destacado son los efectos de iluminación. El ciclo día-noche es progresivo, de modo que resulta espectacular ver cómo amanece o atardece. Los reflejos de la lluvia sobre el asfalto también están muy conseguidos. Lo único que falla es la lentitud de algunas texturas en cargarse, a medida que avanzamos hacia el horizonte.

Need for Speed Most Wanted U llega con un par de meses de retraso y sin demasiadas novedades de peso respecto a las otras versiones, pero es un título de conducción excelente, un pelín por delante del más desenfado Sonic & All-Stars Racing Transformed, que es el otro gran exponente del género del que ahora mismo dispone Wi U. La velocidad y la destrucción siempre casan bien y, en esta ocasión, no han querido ser menos.

Valoración

Llega con retraso y sin demasiadas novedades, pero es el mejor juego de velocidad de Wii U. La adrenalina que rezuman sus carreras, la preciosa ciudad de Fairhaven y los retos del Autolog lo convierten en un buen fichaje para el garaje.

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

La ciudad de Fairhaven. La acción que desprenden las carreras. Los piques del Autolog 2.0.

Lo peor

El modo offline es corto. A veces, el control resulta tosco. Hay texturas que tardan en cargar.

Lecturas recomendadas