NieR Automata PS4 PC gameplay
Análisis

Análisis de NieR: Automata, lo nuevo de Yoko Taro, para PS4 y PC

Por Borja Abadie
-

Versión comentada: PS4

Los juegos de culto suelen ser una cosa minoritaria, la locura de unos pocos obsesionados con determinados detalles de una aventura que la hacen única y diferente a todas las demás. Cada muchos años, sin embargo, surgen juegos de culto que son tan buenos que logran que ese pequeño culto se convierta en religión mayoritaria. Eso es, precisamente, lo que ha logrado NieR: Automata y la increíble mente de su creador, Yoko Taro.

El análisis de NieR: Automata os demostrará que es un juego especial, único e inolvidable. Muchos ya os lo imaginabais, bien porque ya disfrutaseis como niños con la anterior entrega de la saga en PS3 y Xbox 360, o bien porque seáis fans del excéntrico Yoko Taro, creador también de la saga Drakengard. Otros, sin embargo, tendréis la fortuna de sumergiros en una experiencia tan original y surrealista como NieR: Automata por primera vez en vuestra vida.

Las alabanzas a las anteriores creaciones del genio nipón son tan numerosas como poco creíbles. Muchos son los que predican su fervor por NieR o Drakengard, pero si echamos un vistazo a las cifras de ventas de todos esos juegos queda claro que no fueron tantos los que apostaron por semejantes rarezas. No es algo que critique, todo lo contrario. Hasta cierto punto, es lógico que aquellos juegos no fueran superventas.

El propio Yoko Taro, sabedor de las flaquezas de sus anteriores obras, por mucho que estuvieran plagadas de virtudes, decidió recurrir a las expertas manos de Platinum Games para hacer de NieR: Automata un juego que pudiera gustar a mucha más gente. 

Tal y como sucede en el mundo de la música, el cine o cualquier otro arte, siempre que un genio de estas características decide abrir sus creaciones a la gran masa los que somos amantes de las producciones originales y con personalidad nos echamos a temblar. Mis temores más inconfesables me hacían presagiar que, quizás, la mano de Platinum Games, creadores de Bayonetta o Vanquish entre otros muchos, podría mejorar aspectos como el combate de la saga NieR pero, quizás, también harían que perdiese parte de la magia y de su personalidad en el proceso. Nada más lejos.  

NieR: Automata

Máquinas que nos roban el corazón

El argumento de NieR: Automata es, sencillamente, de lo mejor que hemos visto en mucho tiempo. Antes de nada, hay que aclarar que no es necesario haber jugado a la primera entrega para comprender en su totalidad la trama de esta nueva entrega. Los veteranos, eso sí, esbozarán más de una sonrisa gracias a los múltiples guiños repartidos por toda la aventura.

A grandes rasgos, una pandilla de alienígenas ha invadido la Tierra haciendo uso de unas máquinas. La humanidad, a punto de perder definitivamente la batalla, se retira a la Luna para asegurar su propia supervivencia. Desde una estación espacial, llamada el búnker, se dedica a enviar a unos androides de combate a la Tierra para tratar de recuperar nuestros querido planeta de las metálicas garras de esas malditas máquinas.

Guías básica de NieR Automata consejos para empezar a jugar

A partir de aquí, pues esto no es más que la premisa inicial, se suceden todo tipo de giros y sorpresas que no os vamos a destripar. Y no lo hacemos para evitar los insultos y las quejas en los comentarios sino porque de verdad merece la pena que los descubráis por vosotros mismos al jugar.

NieR: Automata
Las batallas contra los jefes finales son sencillamente sublimes

La pareja protagonista es, sencillamente, inolvidable. Por un lado tenemos a 2B, una androide de combate femenina que es fría, muy profesional y que apenas deja ver su lado más "humano". Por el otro, tenemos a 9S, un androide de escaneado (algo así como el apoyo para los androides de combate) que es mucho más parecido a nosotros y que se plantea cuestiones filosóficas y de su propia existencia en muchas ocasiones. La amistad que se forja entre ambos durante la aventura hace que de verdad nos preocupemos por el destino de ambos androides.

El elenco de secundarios que conocemos también es de órdago. Pero no estamos hablando de uno o dos personajes, estamos hablando de prácticamente todos los secundarios que nos encontramos. Los antagonistas, sin ir más lejos, son de lo más inolvidable que hemos visto en años, pero es que hay mucho más. Las operadoras que se comunican con nosotros desde el búnker, la comandante de YoHRa y hasta las máquinas contra las que nos enfrentamos gozan de un carisma que para sí querrían muchos protagonistas de otros videojuegos.

Los televisores 4K HDR mejor valorados en Amazon para tu PS4 Pro

Nos encantaría poneros un montón de ejemplos de para argumentar por qué son tan buenos todos estos personajes, pero, una vez más, no queremos destripar nada. Baste con decir que la filosofía, el cuestionamiento del propio yo, de la conciencia, la bondad, etc... son temas recurrentes en la aventura. Lo mejor es que el modo de abordar estos temas es sencillamente brillante, a la altura de las mejores obras de ciencia ficción que hayáis disfrutado. Al terminar la aventura podemos decir, sin miedo a parecer cursis, que nos hemos encariñado con prácticamente todos y cada uno de los personajes que parecen en el juego sean héroes, villanos o meros esbirros.

NieR: Automata
El sistema de combates es sencillo, pero con una curva de aprendizaje bestial que hacen que sean muy completos y profundos con el paso de las horas.

Un cóctel JRPG completo e inolvidable

Como sabréis, y si no para eso estamos aquí, NieR: Automata es un juego de rol de mundo abierto. Todo lo que podéis esperar de un JRPG está presente. Tenemos muchas armas con las que equiparnos, subidas de nivel, "looteo" de objetos aleatorio, decenas de materiales con los que mejorar nuestro equipamiento y armamento, etc... Cabe destacar, porque nos ha llamado mucho la atención, el sistema de mejoras de nuestros persoanjes.

Se trata de un sistema de microchips en el que debemos escoger qué mejoras queremos utilizar porque simplemente no podemos equiparlas todas al mismo tiempo. Nosotros vamos recogiendo todo tipo de chips, divididos en mejoras de la interfaz, de ataque, de defensa, de apoyo, de pirateo... Luego, debemos instalarlos en una especie de placa base que tiene un espacio limitado. Cada chip ocupa un espacio determinado, mayor cuanto más alto sea el nivel del chip en cuestión, por lo que escoger bien qué queremos y qué necesitamos en cada momento resulta clave.

Por suerte, podemos guardar tres configuraciones distintas para cambiar de forma sencilla nuestro estilo de juego. Además, si sois perezosos también hay un sistema que nos rellena automáticamente cada una de estas configuraciones basándose en los parámetros que prefiramos mejorar: ataque, defensa,... Incluso hay unos chips, que sólo podemos activar en la dificultad fácil, que nos permiten esquivar, disparar,... automáticamente, por si pasáis olímpicamente de los combates y sólo os interesa la historia.

NieR: Automata
Nuestro POD, el robot volador que nos acompaña, es el encargado de los disparos a larga distancia.

Sería un gran error, desde luego, porque los combates son tremendamente buenos. La mano de Platinum Games, la Platinum Games buena, no la de Anarchy Reigns o The Legend of Korra, se nota y mucho. Los combates son sencillos, con apenas dos botones para los ataques cuerpo a cuerpo, uno para esquivar, otro para fijar la cámara sobre nuestros rivales y otro para los disparos a larga distancia de nuestro POD (un robot volador que nos acompaña en todo momento).

La combinación de todos ellos, sin embargo, ofrece muchas más posibilidades de lo que podría parecer en un principio, con una curva de aprendizaje tremendamente bien diseñada que logra convertir las batallas en un mortífero ballet de gran belleza.  

NieR: Automata
¿Con ganas de controlar a nuestros enemigos? Sí, también es posible.

Al morir, el cuerpo de nuestro personaje quedará en el punto donde hayamos muerto. Al estilo de Dark Souls, tendremos que ir en su busca para poder recuperar los chips que tuviésemos equipados. Si morimos una segunda vez tratando de recuperarlos los perderemos para siempre. Si no nos interesan los chips, algo muy extraño, también podemos reparar nuestro cadáver, que pasará a acompañar a nuestro nuevo yo en la batalla. El sistema de relicario, además, nos permite recuperar los cadáveres de otros jugadores online y hacernos, sólo de forma temporal, con algunos de sus chips o repararlos para que se sumen a nuestro equipo. 

Hasta aquí ya estaríamos hablando de un JRPG brillante y muy completo, pero es que NieR: Automata es mucho más que eso. En multitud de ocasiones la cámara se bloquea para mostrarnos la acción con una perspectiva cenital que convierte el juego en una especia de Gaunlet, en otras se muestra como en un arcade 2.5D al estilo de Metroid, en otras ocasiones es isométrica, etc... Estos cambios consiguen que estemos hablando de uno de los juegos con un desarrollo más variado que hemos visto en años.

NieR: Automata
La variedad de localizaciones nos lleva a visitar desiertos, bosques, castillos, parques de atracciones,...

Y eso que no os hemos hablado de las unidades de vuelo de YoHRa que podemos pilotar en muchas ocasiones, una especie de "mechas" que nos invitan a disfrutar de secciones shoot 'em up al más puro estilo Ikaruga,u otros bullet hell nipones, por poner un ejemplo. Como veréis, la variedad de mecánicas que ofrece es apabullante.

Si a todo esto añadimos que, una vez completada la aventura (que por cierto nos puede llevar unas 10 horas si vamos con prisa y muchísimas más si nos dedicamos a completar la multitud de misiones secundarias disponibles) podemos continuar con nuestra partida en una especie de nueva partida+ absolutamente brillante.

Y es que, en nuestro segundo recorrido nos pondremos en la piel de 9S, el androide que nos acompañaba durante toda nuestra aventura con 2B. Lejos de limitarnos a repetir la misma historia controlando a este otro personaje la jugabilidad de NieR: Automata cambia sustancialmente. 9S sólo puede equiparse con un arma, en lugar de las dos que podía portar 2B, con lo que es espacio queda reservado para una mecánica de juego completamente nueva, el pirateo.

NieR: Automata
Tan pronto estamos jugando en 2.5D, como en perspectiva cenital, en plan shoo 'em up,... variedad al poder

Se trata de un minijuego en el que debemos disparar, como en un twin stick shooter, a varios objetos geométricos que nos salen al paso mientras esquivamos las balas. Lo mejor no es el minijuego en sí, que personalmente me ha encantado, sino que gracia al pirateo podemos hacer que las máquinas enemigas se vuelvan contra sus compañeros o, lo más increíble, que nosotros mismo podamos controlarlas, ofreciendo un nuevo y gigantesco abanico de habilidades y ataques que resulta absolutamente apabullante.

Nos cuesta trabajo creer que un estudio pueda reservarse semejante mecánica de juego para la segunda partida, en lugar de mostrarla a las primeras de cambio para demostrar el tremendo potencial de su aventura. Pero, claro, estamos hablando del chiflado de Yoko Taro. No queremos destriparos nada más, porque aún hay mucho más que desvelaros, pero hemos querido contaros esto como prueba de los tremendamente especial y genial que es NieR: Automata. Y es que, en las siguientes partidas que juguemos tras acabar nuestras partidas con los dos personajes protagonistas, 2B y 9S, aún nos quedan muchas aventuras por vivir, nuevos personajes a los que controlar y mecánicas de juego inéditas de las que disfrutar. 

NieR: Automata

Un Dream Team de lujo para una aventura inolvidable

La genial mente de Yoko Taro no es la única cabeza brillante involucrada en NieR: Automata. Yosuke Saito, productor de Drakengard o Dragon Quest X, repite en esta aventura. Akihiko Yoshida, el director artístico de joyas como Vagrant Story, Final Fantasy Tactics o Bravely Default es el encargado del genial diseño de los personajes. Keiichi Okabe es el genio encargado de crear una de las mejores bandas sonoras de las que hemos podido disfrutar en muchos años. Las melodías que acompañan a las batallas son épicas hasta decir basta, pero es que todas y cada una de las piezas que componen la banda sonora son inolvidables. Son tan buenas que me he sorprendido a mí mismo volviendo a determinadas localizaciones única y exclusivamente para poder oír de nuevo determinadas canciones. 

Como veis, NieR: Automata nos ha encantado. Es una aventura única, original, innovadora, con una estructura absolutamente novedosa, unos combates realmente adictivos, una trama brutal y una mezcla de géneros que podría perfectamente no funcionar pero que lo hace de lujo. Tiene algunos fallos, como un apartado técnico con unas texturas muy planas y unos escenarios bastante vacíos y un rendimiento que a veces flojea en PS4, no en PS4 Pro que es donde hemos jugado nosotros. Todo eso sí, tiene una razón de ser, mostrar el juego a 60fps para que podamos disfrutar al máximo de sus combates. No gustará a todos, desde luego, puesto que es una aventura muy especial, pero cualquiera que le dé una oportunidad con la mente abierta disfrutará de uno de esos juegos que se graba a fuego en nuestras memorias durante muchos muchos años. Un indispensable de PS4 y un firme candidato, pese a que estemos aún en marzo, a GOTY del 2017. 

Valoración

NieR: Automata es una verdadera obra de arte. Empezando por el diseño artístico, la banda sonora, la trama y acabando por la jugabilidad todo rezuma buen gusto y personalidad propia. Pero, como arte, habrá quien lo encuentre fuera de lugar e incomprensible. No es nuestro caso, ya que nos ha parecido una verdadera joya inolvidable.

Hobby

93

Excelente

Lo mejor

La dirección de arte, la banda sonora, los combates, la historia, los personajes protagonistas, los antagonistas, la explosiva mezcla de géneros,...

Lo peor

Gráficamente no es demasiado espectacular por culpa de texturas planas y escenarios algo vacíos. Algunos bajones de frame rate y menor detalle en PS4.

Lecturas recomendadas