Análisis

Análisis de Toukiden Kiwami para PS4 y Vita

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: PS4

Toukiden Kiwami es el regreso de las cacerías a Vita (y su debut en PS4), y con nuestro análisis os vamos a contar si está a la altura o no del rey del género, Monster Hunter 4 Ultimate, del que dimos buena cuenta hace un mes…

Hace poco más de un año analizamos Toukiden, un más que notable clon de Monster Hunter rubricado por el estudio Omega de Koei Tecmo, responsable de la serie Dynasty Warriors. Un juego que recuperó las cacerías en la segunda portátil de Sony tras la espantada de Capcom y Monster Hunter y lo hizo, además, apostando por un enfoque más accesible y directo, restando importancia a la gestión del inventario y apostando por unos combates más ágiles y arcade que en la saga de Capcom.

No desarrollaremos más lo que ofrecía Toukiden The Age of Demons a nivel jugable porque lo podéis leer en el análisis y es a grandes rasgos lo que ofrece Toukiden Kiwami, con interesantes mejoras y añadidos, y esta vez por partida doble, tanto en PS Vita como en su debut en PS4. Y ¿qué mejor punto de partida que incluir en Kiwami tanto The Age of Demons como una nueva trama que transcurre tres meses después de concluir el original y que introduce nuevos personajes y Onis, entre otras cosas?

Engordando una idea ya conocida

Una continuación que, en términos generales, añade una cantidad de contenido equiparable a la del juego original, engordando así el número de misiones, compañeros, enemigos, armas (hay 1000 distintas), armaduras (100 nuevos sets) o mitamas (hay 100 nuevos con nuevas habilidades). A la hora de jugar, todo es muy continuista: cada capítulo está compuesto por una serie de misiones en las que debemos derrotar a unos cuantos Onis menores o realizar tareas muy puntuales, como rezar en unas piedras.

Al cumplirlas todas, llegamos a la misión final, en la que nos espera un Oni más grande y poderoso, al que resulta más fácil derrotar si lo vamos desmembrando (y acto seguido, purificamos cada extremidad amputada). Y fijáos si es más accesible que Monster Hunter que incluso pulsando Select (u Options en PS4), activamos una vista especial que nos muestra la vida del enemigo y el estado de sus partes amputables. Lo dicho: todo está calculado para que todo sea más “amigable” que en Monster Hunter.

Vuelve su estilo ágil y más asequible

Los combates, deliberadamente, resultan más ágiles y rápidos que en la saga de Capcom y que, al mismo tiempo, son más simples y directos que en Monster Hunter, al prescindir de aspectos como mecánicas diferentes según el arma. Hay nuevas sí, como la lanza Naginata o una porra con pinchos, pero en la práctica, apenas se diferencian del resto (más allá de las diferencias obvias que supone jugar con las armas de larga distancia como el rifle). Un detalle que los puretas de MH criticarán, pero que los no iniciados en las cacerías agradecerán al simplificar un poco las cosas.

Esta fórmula conocida también mantiene otras características que gustaron en el primer Toukiden, como que siempre vamos de caza acompañados por un máximo de 3 personajes, bien controlados por la consola (con una IA decente, a la que podemos dar instrucciones básicas como atacar, defender…) o manejados por otros jugadores, a la que se ha añadido una nueva característica: ahora podemos realizar un devastador ataque final conjunto, llamado “United Destroyer”, más vistoso que los ataques normales pero tampoco es nada que te vaya a volver loco… aunque previamente hay que rellenar una barra de energía “grupal” impactando en el enemigo.

Sensaciones familiares, pero menos complicadas

Y es que esa es, al final, la sensación que queda durante todo el juego, como si fuera un Monster Hunter simplificado a todos los niveles. Ya no solo en el armamento, o las opciones para crearlo y mejorarlo, sino en la cantidad y variedad de ítems que sueltan los enemigos, las situaciones… es como si Koei Tecmo hubiera querido minimizar algunos aspectos, como el tiempo que pasamos gestionando el inventario, para que nos centremos en repartir estopa. Una propuesta ideal para aquellos que no tienen tiempo para zambullirse en los casi infinitos Monster Hunter o se abruman con sus opciones.

Eso sí, ambos juegos comparten un diseño de las misiones bastante arquetípicos, aunque Toukiden Kiwami puede resultar bastante más plano, porque al final, casi todo se reduce a masacrar enemigos… No hay misiones de recolección de materias primas (aparecen como Quest o tareas adicionales que nos encargan los habitantes del pueblo), ni de minería, ni toques “plataformeros”. Casi todo se reduce a dar espadazos, salvo alguna misión puntual como hemos dicho anteriormente.

Se han añadido, eso sí, dos nuevos tipos de misiones a las que podemos acceder hablando con personajes específicos. Así, las “Emergency Missions” son misiones especiales que presentan enemigos más duros de lo normal, aunque también dejan caer mejores ítems y mitamas. Por su parte, las “Infinite Missions”, como adelanta su nombre, son misiones en las que aparecen enemigos sin fin, hasta que perdemos toda nuestra vida o nos retiramos (también hay mejores ítems aquí cuanto más resistamos).

Las cacerías de monstruos nipones llegan a PS4

Además, Toukiden Kiwami también supone el debut del juego en PS4 y, con ello, de las cacerías en una consola de nueva generación, con permiso de Evove y su diferente enfoque. La versión de PS4 luce ligeramente mejor, con detalles como reflejos, más partículas y efectos o una sensación de fluidez mejor… pero no nos engañemos, tampoco es un juego que exprima las características de la última sobremesa de Sony. Algo entendible si tenemos en cuenta que el juego cruzado y el cross-save es posible y Vita debe mover el mismo juego (que mantiene muy bien el tipo en la portátil, como pasó en The Age of Demons).

En este sentido se han includo un montón de opciones, como poder gestionar y compartir hasta tres partidas guardadas entre PS4 y Vita, e incluso el juego cruzado entre PS4 y Vita. Incluso podemos importar la partida del primer Toukiden para conservar nuestros avances e ítems desbloqueados de cara a superar Kiwami. Pero, aún con todo, falta una de las opciones más interesantes: el cross-buy. Compartir la partida está muy bien, pero, ¿quién va a pagar por el juego dos veces?

A la hora de realizar este tipo de acciones, las compañías deberían sentarse y pensar dos veces este tipo de acciones para poner las cosas más fáciles a quienes tienen ambas consolas, ya sea lanzando un pack con las dos versiones juntas (o incluyendo en una de ellas la otra en formato digital) o incluso realizando un importante descuento a los compradores del primer Toukiden que quieran saltar a Kiwami. Solo así este tipo de acciones terminan de cobrar pleno sentido.

Conclusiones finales

Eso sí, algunos de los aspectos más criticados del juego original siguen aquí presentes, intactos, como es el caso de la no traducción al castellano. Los textos permanecen en inglés y, aunque no son imprescindibles para aporrear los botones, sí que hay bastantes diálogos y decisiones que afectan a nuestra relación con los personajes. También regresan a la cita los tiempos de carga, que como en el juego de Capcom, aparecen cada vez que cambiamos de zona en el mapa.

Todo esto deja un juego que, aún con aspectos mejorables, resulta entretenido y directo, una alternativa ideal para aquellos que no disponen ni del tiempo ni las ganas para profundizar en Monster Hunter, aunque los seguidores de la saga de Capcom encontrarán un juego más sencillito y menos exigente. A poco que te atraiga el tema de las cacerías con cooperativo para 4 (online en PS4, local y online en Vita) y le perdonas el tema del inglés y un desarrollo algo más plano, disfrutarás de un título entretenido. 

Valoración

Kiwami no se aleja de lo visto en el juego original (que viene incluido), y sigue siendo un clon de Monster Hunter recomendado para aquellos que no quieran (o no tengan tiempo) para una experiencia tan densa como la que plantea Capcom.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Es un Monster Hunter más simplificado, con lo bueno y malo que conlleva. Cross-play y save.

Lo peor

Llega sin traducir. Tiempos de carga. En PS4 no luce espectacular. No es Cross-buy.

Lecturas recomendadas