Análisis

Análisis de Xenoblade Chronicles 3D

Por Roberto J. R. Anderson
-

Xenoblade Chronicles 3D, la adaptación portátil del magnífico juego de rol de Monolith Soft para Wii, llega en exclusiva a los modelos New 3DS.

Hace unos pocos años apareció en Wii un juego que consiguió superar todas las expectativas y que instantáneamente se convirtió no sólo en uno de los títulos mejor valorados por los jugadores más exigentes de Wii, sino también en un clásico de los juegos de rol japoneses. Obviamente, hablamos de Xenoblade Chronicles, del cual la semana que viene (en concreto, el jueves 2 de abril) se pone a la venta una adaptación portátil exclusiva de los modelos New 3DS y New 3DS XL.

Nintendo anunció este título al mismo tiempo que los nuevos modelos de su consola portátil, lo cual hizo pensar que sólo sería el primero de muchos juegos desarrollados específicamente para New 3DS. Sin embargo, a día de hoy Nintendo aún no ha anunciado más juegos exclusivos para New 3DS, y en el caso de que lleguen parece que no será un fenómeno muy extendido, aunque ahora mismo el futuro es incierto en ese sentido.

En cualquier caso, Xenoblade Chronicles es un juego que también puede disfrutarse en una Wii, por lo que esta adaptación exclusiva para New 3DS no debería molestar demasiado a los poseedores de los antiguos modelos de la consola. Es un gran plus (e incentivo) para quienes se han decidido a adquirir una New 3DS, y un título que probablemente no hubiera sido posible llevar a las viejas 3DS.

Monster Games, estudio afincado en Minnesota (Estados Unidos) que tiene en su historial juegos como Pilotwings Resort y que ya adaptó Donkey Kong Country Returns a 3DS, ha tenido la responsabilidad de llevar el gran mundo de Xenoblade Chronicles a las pequeñas pantallas de la portátil. Recordemos que los desarrolladores originales del juego, los japoneses Monolith Soft (creadores de Xenosaga, y también de Xenogears cuando sus miembros eran parte de Squaresoft), siguen trabajando en Xenoblade Chronicles X para Wii U, el cual promete ser uno de los grandes juegos de este año.

Una versión fiel

El gran mundo que conocimos en Wii está trasladado en su totalidad a esta nueva versión, incluyendo todas sus inmensas regiones y todos sus planteamientos jugables. Este juegazo de mundo abierto ya destacó en Wii por ofrecer los escenarios más amplios y llenos de posibilidades que vimos en la consola, por lo que llevar todo eso a una portátil era un reto también grande.

Por supuesto, el argumento y los personajes también son los mismos (aunque es una lástima que no hayan aprovechado para incorporar a ningún personaje jugable adicional). El mundo en el que se desarrolla Xenoblade Chronicles es uno de los más especiales que hemos visto en el género: hace mucho tiempo, los gigantescos titanes Bionis y Mekonis lucharon hasta matarse el uno al otro, y desde entonces la vida (formada por numerosas especies) ha surgido sobre sus inmensos cadáveres. Así pues, pasamos todo el juego explorando partes de la fisionomía de estos titanes, convertidas en vastos valles, bosques y cuevas, entre otras cosas.

A manos de nuestro protagonista, Shulk, llega la legendaria espada Monado, que parece ser lo único capaz de dañar a los mekon, unas peligrosas criaturas mecánicas que amenazan la paz en Bionis. La espada Monado es uno de los elementos más memorables del juego, ya que otorga visiones del futuro a su portador. En combate, esto se traduce en geniales secuencias con la muerte de uno de nuestros personajes cuando está a punto de ser derrotado, lo cual nos ayuda a impedir tal desenlace. Y es un recurso que funciona muy bien.

Lo cierto es que el sistema de combate de Xenoblade es muy sólido en todos los sentidos, y en nuestra opinión uno de los mejores jamás creados para un juego de rol en tiempo real. Cada personaje cuenta con sus propios comandos, los cuales podéis ir mejorando a medida que ganéis experiencia, y los movimientos están pensados para aportar un dinamismo especial a las peleas. Por ejemplo, algunos ataques son más efectivos si golpeáis al enemigo por la espalda, mientras que otros lo son si lo hacéis desde uno de sus laterales.

La excelente jugabilidad del original de Wii se mantiene intacta en New 3DS, y resulta igual de placentero tanto combatir como explorar. Sin duda, la Palanca C que incorpora la consola contribuye mucho a ello, y gracias a ella es muy cómodo controlar la cámara.

Añadidos portátiles

La verdad es que no se puede decir que esta versión añada contenidos de valor respecto al juego original. También es cierto que es un juego ya de por sí tan inmenso que hubiera sido complicado meterle aún más cosas, pero aun así hubiera estado bien un poco de esfuerzo para añadir al menos algunas cosillas.

El mayor extra es un nuevo modo llamado Colección, en el que podéis desbloquear diferentes modelados de los personajes para una galería y también las canciones de la banda sonora. Para ello hay que conseguir fichas, que se consiguen de tres maneras distintas: a través de encuentros StreetPass, conectando la figura amiibo de Shulk, y con monedas de juego de 3DS. Es un modo extra anécdotico, cuyo aspecto más destacable es la posibilidad de escuchar la magnífica banda sonora con auriculares aunque la consola esté cerrada.

Quitando esto, las únicas novedades están en el uso de la pantalla inferior (que sólo muestra el mapa y la información de los personajes de nuestro grupo) y el efecto 3D, el cual a pesar de ser agradable y de aportar algo de profundidad no destaca tanto como muchos otros juegos de 3DS, y pasa prácticamente desapercibido durante toda la partida.

Apartados visual y sonoro

Las comparaciones con la versión original de Wii son inevitables, como también lo es el hecho de que esta versión no puede alcanzar el mismo nivel debido a las limitaciones de su hardware. La tecnología de New 3DS es muy buena, pero sus pantallas no son capaces de mostrar lo mismo de lo que fue capaz una Wii en su mejor momento, y menos en un port para el que obviamente se han invertido muchos menos recursos y tiempo que para el juego original.

La resolución es inferior, y los dientes de sierra son apreciables en todo momento. Además, se nota que es un juego pensado para una pantalla grande, y las pequeñas pantallas de New 3DS a veces se hacen diminutas para estos escenarios tan grandes y todos los elementos que albergan (con una XL os irá mejor, aunque para ser justos tampoco es que os vaya a ir mal con el modelo estándar). Por otra parte, algunos escenarios están mejor trasladados a la portátil que otros, y en los más grandes y llenos de vida se aprecian algunos problemas, como la aparición repentina de elementos cuando nos acercamos a ellos.

Dicho todo esto, lo cierto es que llevar este gran juego a New 3DS no era tarea fácil, y la mayor virtud de la adaptación es que mantiene en todo momento su fluidez de movimiento. Así que, aunque se resienta en su resolución y otros detalles, la experiencia de juego y su enorme mundo están ahí para todos vosotros.

En cuanto al aspecto sonoro, ya hemos mencionado que la banda sonora es excelente. Pero tenemos que ponerle una pega sobre una cosa: mientras que en la edición de Wii podíamos elegir entre el doblaje en inglés o el original japonés, en esta versión para New 3DS sólo están disponibles las voces en inglés. Es una lástima, porque el doblaje original rebosa calidad, pero entendemos que el espacio de este formato portátil es limitado y que en un juego de semejantes proporciones no podía caber todo. Y de todos modos, las voces en inglés también están bastante bien.

Conclusiones

Xenoblade Chronicles 3D es un juego de rol extraordinario, uno de los mejores que encontraréis, y es recomendable especialmente para quienes no tuvieron la ocasión de jugar al original de Wii. Para quienes ya lo hicieron, y sinceramente, quizás deberían invertir su tiempo en otros juegos, ya que esta edición no sólo no aporta ninguna mejora destacable sino que además no alcanza el mismo nivel visual (debido a las razonables limitaciones de su hardware, y puede que también a otros factores).

Y es que, hablando de tiempo, estamos ante un juegazo cuya aventura principal os durará más de 65 horas, y si queréis superar todas sus misiones secundarias habréis de invertir muchas más de 100.

La conclusión más importante de este análisis es: si no jugasteis en su día a Xenoblade Chronicles en Wii, os perdisteis una de las mejores experiencias videojuguiles de la última década. Para subsanarlo, tenéis dos opciones: buscar el original de Wii, o haceros con esta nueva versión. Y para decantaros por una u otra opción, debéis decidir a qué dais mayor valor: si a unos gráficos ligeramente superiores (Wii), o a una gran experiencia portátil en la que podréis disfrutar de esta maravilla en cualquier parte (New 3DS). Pero de verdad, no os perdáis esta pasada de juego ya sea de una manera o de otra.

Valoración

Uno de los mejores juegos de rol que jamás jugaréis, en una digna versión portátil. Visualmente no alcanza el nivel de Wii, pero se queda cerca y mantiene su fluidez y jugabilidad. Si no lo jugasteis en su día, no podéis perdéroslo.

Hobby

91

Excelente

Lo mejor

Larguísimo, con muchas misiones secundarias, un sistema de combate excepcional y un gran argumento.

Lo peor

Visualmente no alcanza el nivel de Wii. Esta versión apenas añade contenidos. Sin voces japonesas.

Lecturas recomendadas