Análisis

Cine de superhéroes: crítica de Catwoman

Por Javier Abad
-

CRÍTICA DE Catwoman - 2004 - DIRIGIDA POR Pitof - PROTAGONIZADA POR Halle Berry, Sharon Stone, Benjamin Bratt, Lambert Wilson, Alex Borstein, Peter Wingfield.ARGUMENTO: Patience Phiilips, una tímida diseñadora gráfica que trabaja para una empresa de cosméticos, descubre que su compañía prepara un producto secreto con horribles efectos para la salud. Convertida en Catwoman, luchará para echar por tierra el criminal proyecto y desenmascarar a sus responsables.

Vestir a Halle Berry de cuero negro parecía un buen punto de partida para la película de Catwoman. No es un personaje de primera fila en la plantilla de DC Comics, pero todo el mundo sabe que la sensualidad es uno de sus rasgos más definitorios, y pocos discutirán que Berry encaja como un guante en cualquier papel que lleve la etiqueta de sexy. De acuerdo con el guión (del que ahora nos despacharemos a gusto), para el papel de su antagonista en la cinta había que buscar a una actriz madura, pero que se conservase muy bien, y en este caso se recurrió a Sharon Stone. Impecable elección. Ni un solo reproche que hacer… de momento.

Lo malo de Catwoman es que el responsable del casting debió ser la única persona mínimamente inspirada que participó en el proyecto, porque todo lo demás falló estrepitosamente, en gran medida por culpa de un guión que no da pie con bola.

Esta no es mi Catwoman, que me la han "cambiao"

Los lectores de cómic saben que tras la identidad de Catwoman se esconde Selina Kyle, una ladrona de guante blanco que tiene sus más y sus menos con Batman, ya que ambos son ilustres habitantes de Gotham City. Lo saben también los aficionados al cine, porque en este felino papel hemos podido ver a Michelle Pfeiffer (Batman Vuelve) y, más recientemente, a Anne Hathaway (El Caballero Oscuro: La leyenda renace). Vamos, que tenían el guión medio escrito y el personaje construido, pero por alguna razón que se escapa a toda lógica, los guionistas decidieron ir por libre, sacar a Catwoman de Gotham e inventarse su origen y hasta su nombre, pues ahora se llama Patience Philips.

¿Que el Hombre Araña obtiene sus poderes por la picadura de una araña? Pues los de la “mujer gato” vendrán de un gato, obviamente, pero de uno que es mensajero de la diosa egipcia Bastet. En torno a este punto central gira una trama que no consigue interesarnos lo más mínimo, porque por ninguna parte asoman la tensión ni la épica típicas del género de súper héroes. ¿Cómo va a haberla si la gran “amenaza” que debe combatir Catwoman es una crema cosmética que produce peligrosos efectos secundarios? ¡Para eso bastaba con enviar a un inspector del ministerio de sanidad!

Mujeres gato en misión... ¿desconocida?

Aceptemos en cualquier caso que le haya caído este marrón a Catwoman, porque como os decíamos, al fin y al cabo es la elegida por la diosa. ¿Elegida para qué? Ah, pues nunca nos lo dicen. Se supone que Berry es la última de una estirpe de mujeres-gato que se remonta a la antigüedad, pero ni sabemos a qué se han dedicado sus antecesoras, ni descubrimos tampoco en qué piensa emplear ella sus recién adquiridos poderes de ahora en adelante.

Como veis, el guión es un despropósito de principio a fin, y al frente del desaguisado figura Pitof (así, sin más), un director que no logra sacar al film de la mediocridad, y que convierte las contadas escenas de acción en una mareante y confusa sucesión de planos rápidos sin coherencia alguna. Para el recuerdo me quedo especialmente con tres momentos: la primera entrada en acción de Catwoman (unos vecinos con la música alta, qué fatalidad), un partido de baloncesto de Patience con el inspector de policía que debería hacer subir la temperatura y produce vergüenza ajena, y un combate en una discoteca que parece un videoclip de serie B.

Las últimas películas del género nos han acostumbrado a un despliegue de efectos especiales que en algunos casos justifica por si sola la experiencia, pero tampoco Catwoman puede sacar pecho en este aspecto (con perdón), porque se reducen a unas cuantas secuencias de una Catwoman digital “gateando” por las paredes. Y eso que la película no iba mal de presupuesto: nada menos que 100 millones de dólares, que no lograron recuperarse en taquilla y probablemente motivaron que el proyecto de posibles secuelas quedara guardado a buen recaudo en algún cajón de las oficinas de Warner Bros.

Y por cierto, seguro que muchos recordáis que Catwoman también tuvo su adaptación a las consolas, una aventura de acción desarrollada por Electronic Arts para PS2, Xbox, GameCube, PC y GBA que lo apostaba todo al repertorio de golpes de la protagonista. Al igual que tantos otros juegos basados en estrenos de cine, este no corrió mejor suerte que la cinta en que se inspiraba, así que nuestro gatuno personaje se pegó otro buen batacazo.

Si os gustan las películas de súper héroes, no os desaniméis, que las hay mucho mejores que ésta. Podéis descubrirlas en nuestro Especial de cine de súper héroes.

Valoración

Los lectores de cómic renegarán de ella, y tampoco tiene el más mínimo interés si consigues pasar por alto el sacrilegio de su guión.

Hobby

40

Malo

Lo mejor

La sensualidad de Halle Berry es lo único que cumple con lo esperado.

Lo peor

Sacar a Catwoman de Gotham fue un error. Las escenas de acción son muy confusas.

Lecturas recomendadas