Análisis

Cine de superhéroes: crítica de Kick-Ass

Por Rubén Guzmán
-

CRITICA DE Kick-Ass - DIRIGIDA POR Mathew Vaughn - Protagonizada por Nicholas Cage,  Chloë Grace, Aaron Taylor-Johnson, Christopher Mintz-Plasee y Mark Strong.  ARGUMENTO: El joven Dave Lizewski, gran aficionado a los superhéroes, ha decido hacer lo que nunca nadie a hecho antes: convertirse en un héroe enmascarado y combatir el crimen: ¡ha nacido Kick-Ass!

“¿Soy el único que ha fantaseado sobre esto? Vamos, sé honesto consigo mismo. En algún punto de nuestras vidas, todos quisimos ser un superhéroe”.

La pregunta del principio de ese párrafo, que la voz en off del protagonista formula a los espectadores al principio de Kick-Ass, es mucho más importante de lo que parece, porque su respuesta lo es también para otra pregunta: “¿Qué es Kick-Ass, la película?”. Un misterio que será revelado al final de esta crítica porque, de momento, vamos con la respuesta más obvia: Kick-Ass es la adaptación cinematográfica del cómic homónimo de Mark Millar, bastante fiel argumentalmente, aunque no así en el tono. Y cuenta la historia de Dave Lizewski, un adolescente fan de los superhéroes que decide convertirse en uno. Así que se pone un traje de neopreno con máscara incluida, se crea un perfil en Internet (en la peli se menciona myspace, ¡cómo pasa el tiempo!), y se lanza a la calle a combatir el crimen bajo la identidad de Kick Ass.

Y claro, le matan a las primeras de cambio

¡Pues no, no muere! Porque Kick-Ass no es una película realista, ni mucho menos, aunque comience con un tipo vestido de superhéroe que se tira de un rascacielos y, en lugar de salir volando, acaba aplastado contra un coche. Los primeros y desastrosos pasos de Kick-Ass como vigilante ya revelan un tono de humor negro que pronto aleja la película de la realidad, pero cualquier duda queda despejada cuando cuando aparecen en escena Big Daddy y Hit Girl. Un tipo de mediana edad y su hija de once años, que también se visten de superhéroes para combatir el crimen y que tampoco tienen poderes… aunque es como si los tuvieran: Hit Girl es una máquina de matar capaz de acabar en minutos con una decena de matones de la mafia sin pestañear, en escenas de ultraviolencia que certifican la peli como más 18, pero que al mismo tiempo son tan irreales y cómicas que jamás las tomamos en serio.

A partir de la conexión de Kick-Ass con Big-Daddy y Hit Girl, la historia crece con una soltura asombrosa, sin que casi nos demos cuenta pero con un ritmo perfecto en el que cada escena aporta algo sobre los personajes. Y siempre tocando muchos de los tópicos del género: desde el villano malvadísimo, un Mark Strong perfecto como señor del crimen, hasta la amistad que surge entre el hijo de este y Kick-Ass, pasando por los problemas que la identidad secreta del protagonista llevanaa su vida privada. Cosas que nos suenan de otras pelis y personajes, porque Big Daddy y Hit-Girl son un reverso loco de Batman y Robin, y Kick-Ass se compara a sí mismo con Spider-Man en más de una ocasión, además de narrar la peli en voz en off como hacía Peter Parker.

Sabia mezcla de elementos

Todo avanza hacia un gran clímax final, apoyado en muchos aciertos: desde el casting, con Aaron Taylor-Johnson, Nick Cage y Chloë Grace clavando los papeles protagonistas, hasta la elección de los temas musicales que acompañan a las escenas de acción, divertidos, cañeros o dramáticos según haga falta (porque, sí, hay drama: la buena construcción de los personajes hace que, en los contados momentos en los que la peli se pone seria, suframos con ellos sus calamidades).

En este punto y antes de la conclusión, creo que merece la pena hacer un paréntesis para comentar dos cosas. La primera es una escena en la primera mitad de la peli, en la que Kick-Ass resiste una brutal paliza por parte de unos macarras para proteger a un desconocido y que, en medio del tono de humor, emerge con increíble fuerza  como una de las mejores expresiones que hemos visto en pantalla de la idea del superhéroe que jamás se rinde ante la injusticia.

Y el segundo elemento a comentar es algo que no gusto a muchos fans: la diferencia de tono con respecto al cómic. Kick-Ass el cómic se mantenía (con muchas concesiones), más apegado al realismo y a la idea de que, en el fondo, los que se visten como superhéroes para combatir el crimen están como cabras. Y en esta línea en la peli hay algún cambio sustancial, como el origen de Big Daddy, que en tebeo es un loser total mientras que en la pantalla es el típico ex-poli que busca justicia. Yo creo que el tono pesismista funciona muy bien el cómic, y podría haberlo hecho en el cine, quién sabe. Pero lo cierto es que la visión más luminosa y optimista de la película queda fenomenalmente bien también. Vamos, que con la decisión del director Matthew Vaughn y el propio Millar de  cambiar el tono quizá salimos ganando, porque así hemos visto dos visiones distintas, y ambas buenas, de la misma idea.

Y Kick-Ass en en realidad...

Pero bueno, vamos acabando. Si en la primera escena de Kick-Ass acaba con un loco disfrazado estampándose contra el suelo, la última es todo lo contrario: abrazando ya completamente la fantasía, el final de la peli nos lleva hasta el cielo, acompañados además por el excelente tema musical Flying Home de Marius De Vries, uno de los mejores que jamás hayamos escuchado en un peli de superhéroes (con homenaje al Superman de John Williams incluido).

Y así, con el sueño imposible de Dave Lizewski convertido en una realidad, volvemos al principio ¿Qué es Kick-Ass? Pues es una peli de aventuras magníficamente rodada y con un ritmo fantástico, y también un canto de amor al género superheroico de parte de Mark Millar y Matthew Vaughn.

Pero, vaya, esta definición es también algo superficial. Y ahora es cuando emerge la respuesta a la pregunta de Dave Lizewski. Porque si respondiste que sí, que la fantasía imposible de ser un superhéroe ha pasado por tu cabeza, Kick-Ass se revela como lo que realmente es: el más sentido homenaje que jamás hemos visto en una pantalla cinematográfica, ya no al género, sino a nosotros sus fans.

Especial Cine de Superhéroes

Pelis de superhéroes hay trillones, y aunque casi ninguna es tan buena como Kick-Ass, puedes leer las críticas de muchas de ellas Especial de Cine de Superhéroes. ¡Qué lo disfrutéis!

Valoración

Una magnífica combinación de humor, acción, puro cine de entretenimiento de calidad. Pero además Kick-Ass va más allá, trascendiendo incluso el homenaje al género superheroico para convertirse en un homenaje a ti, amigo aficionado.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Kick-Ass es un ejemplo magnífico de cine de

Lo peor

Aunque en general la banda sonora es excelente, algún tema chirría. Pero nada más.

Lecturas recomendadas