Análisis

Crítica de Eliminado

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Eliminado (Unfriended) - DIRIGIDA POR: Levan Gabriadze - PORTAGONIZADA POR: Cal Barnes, Matthew Bohrer, Courtney Halverson, Shelley Hennig, Renee Olstead, Will Peltz, Mickey River, Heather Sossaman, Moses Jacob Storm, Jacob Wysocki y Darell M. Davie. En cines a partir dle 17 de julio.ARGUMENTO: Mientras están chateando una noche online, seis amigos reciben por Skype un mensaje que dice ser de Laura Barns, una joven estudiante que se había suicidado justo un año antes tras ser humillada en Internet por un video en el que la grabaron estando borracha. Al principio los amigos piensan que es una broma, pero cuando el misterioso séptimo invitado comienza a revelar secretos íntimos de los demás miembros del chat, comienzan a darse cuenta de que el tema va en serio...

Universal lanza una producción modestísima pero que se ha explotado de la forma más inteligente posible: subiéndose a la ola de las redes sociales y de los usos y costumbres de los grandes consumidores de tecnología como son los jóvenes.

Eliminado es en gran parte deudora del fenómeno iniciado por El proyecto de la bruja de Blair en 1999 y explotado luego por Paranormal Activity valiéndose de la técnica de found footage (metraje encontrado) aunque si nos ha recordado a una película reciente es a Open Windows de Nacho Vigalondo.

 

 

La razón es que toda la película está mostrada a través de una pantalla de ordenador: la de Blaire Lilly. Solo vemos y escuchamos lo que ella tiene delante lo cual sirve para proyectar un curioso thriller tecnológico que, como poco, consigue mantener tu atención sin problemas durante los escasos 87 minutos que dura la cinta.

 

Protagonizada por Shelley Henning (Ouija), Renee Olstead (de la serie de televisión Vida secreta de una adolescente), Jacob Wysocki (Dando la nota) y William Peltz (Hombres, mujeres y niños), Eliminado nos lleva a una anodina tarde en la que nuestra protagonista chatea con su novio vía Skype. Pronto se incorporan a la videollamada sus amigos y... alguien más, un desconocido que parece haber hackeado sus sistemas informáticos y que conoce todos sus secretos.

 

 

Además comienzan a recibir mensajes desde la cuenta de Facebook de Laura Barnes que justo un año antes decide quitarse la vida tras haber sido víctima de un ciberacoso implacable. La película expone sin ambages el (mal) uso que se hace a menudo de las redes sociales donde la inmediatez y la falsa sensación de anonimato provocan situaciones dantescas, si bien no profundiza en ningún momento en estas cuestiones más allá de la pura venganza.

 

La jugada es redonda si tenemos en cuenta que los actores son prácticamente desconocidos, la producción es muy barata (incluso se aprovecha con acierto la mala calidad de las cámaras integradas en los ordenadores y el pixelado para acentuar el suspense) y la película es un inmenso spot de Apple, Facebook y Skype.

 

 

Lo que sí hay que señalar como gran acierto es la capacidad de la película para ponernos en el lugar de nuestra protagonista que duda mientras escribe, y borra, y quiere mirar y deja de hacerlo, y abre ventanas que no puede cerrar... Es decir, reproduce todos los titubeos que todos tenemos delante del ordenador con una gran naturalidad y pone a los personajes en un brete: no hay evasión posible salvo enfrentarse a la verdad.

 

Todo eso parte de una planificación del rodaje milimétrica, algo nada sencillo teniendo en cuenta que en muchas ocasiones hay hasta 6 personas en su pantalla de ordenador incluso hablando superponiendo sus voces, además del resto de las pantallas que ella tiene abiertas.

 

 

Shelley Hennig hace un papelón, la verdad, y a pesar de su juventud transmite mucho mal rollo a una cámara que no la favorece en absoluto a pesar de su físico privilegiado. Vamos, que como damisela sufridora hasta el final, lo borda en ese in crescendo emocional que la lleva a la desesperación más absoluta. Te la crees.

 

El sentido del humor también está presente en breves pinceladas que a más de dos le sacarán una risilla y, aunque es cierto que la película miedo no da, dentro de su sencillez funciona bastante bien. Se han inflado a calificarla como una película para adolescentes pero en Estados Unidos tiene calificación "R" y muy merecida porque es bastante bruta en muchos sentidos.

 

Sí, puede que alguien salga con la idea en la cabeza de que el acoso ya sea físico o a través de redes sociales es una lacra, pero me inclino a pensar que la mayor parte del público tomará Eliminado como un pasatiempo pasajero y poco más. ¿Ocasión de oro desperdiciada? Posiblemente, pero el guión no deja de estar concebido como mero entretenimiento aderezado con ingentes dosis de morbo, que es el gran motor de los fenómenos virales. Ains.

Valoración

Audaz propuesta de terror en la que el tema paranormal no asusta tanto con el problema de fondo del ciberacoso. No tiene demasiado trasfondo pero se consume sin desagrado.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

La planificación del rodaje y la inteligencia para explotar la premisa principal.

Lo peor

No deja de ser un slasher más para pasar el rato.

Lecturas recomendadas