Análisis

Crítica de Ex Machina, ciencia-ficción de calado

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Ex Machina - DIRIGIDA POR: Alex Garland - PROTAGONIZADA POR: Alicia Vikander, Domhnall Gleeson, Oscar Isaac, Corey Johnson, Deborah Rosan, Evie Wray, Chelsea Li, Sonoya Mizuno, Elina Alminas y Ramzan Miah.ARGUMENTO: Un programador multimillonario contrata a Caleb, un joven empleado, para que pase una semana en un lugar remoto con el objetivo de que participe en un test en el que estará involucrada su última creación: un robot dotado de inteligencia artificial.

Elegante, sobria, profunda e inquietante. Buenísimos calificativos para el debut de Alex Garland, responsable de los libretos de 28 días después y Dredd (y de la futura Halo), que se estrena en la dirección con Ex Machina, una cinta protagonizada por Oscar Isaac, Domnhall Gleeson y Alicia Vikander.

 

Se trata de un intenso thriller psicológico que cuenta la historia de Caleb, un programador de 24 años que trabaja en una de las mayores empresas de Internet del mundo. Un día gana un concurso cuyo premio es una semana de vacaciones en la mansión privada del presidente ejecutivo de la compañía, un excéntrico demiurgo que vive alejado de la civilización en una suerte de laboratorio-búnker semifrankensteiniano en el que ha alumbrado el que parece ser el siguiente paso evolutivo.

 

 

Cuando Caleb llega a la estupenda casa en medio de la nada, descubre que deberá participar en un experimento tan extraño como fascinante en el que interactuará con la primera inteligencia artificial auténtica del mundo que habita en el cuerpo de una preciosa mujer-robot.

 

Ex Machina continúa la tendencia del cine actual de ciencia-ficción a indagar en las relaciones de los humanos con entes de inteligencia artificial como es el caso de TranscendenceHer o Autómata y lo hace desde la premisa de un test de Turing muy particular: ¿podrá Caleb demostrar que ese ser creado por por el hombre ha conseguido desarrollar conciencia de sí mismo?

 

 

Es curioso que precisamente de forma transversal Ex Machina establezca un diálogo con The Imitation Game, la película basada en la vida de Alan Turing en la que se narra cómo el famoso programador ideó una prueba para distinguir una máquina de un ser humano. Por supuesto, Caleb se enfrenta a un enorme problema y es que de hecho sabe de antemano que se enfrentará a un robot, de modo que deberá tener cuidado con las apariencias para poder diagnosticar las capacidades de la máquina.

 

No solo el guión de Alex Garland es absorbente y brillante (si analizáramos sus resonancias literarias, artísiticas y filosóficas necesitaríamos mucho más tiempo), sino que además la puesta en escena de la película impresiona por su efectividad: desde los espacios abiertos hasta la artificiosa claustrofobia del lugar en el que se desenvuelve la mayor parte del metraje: ese lugar diáfano cuajado de cámaras y espejos en el que nada es lo que parece ser.

 

 

Mención especial al equilibrio maravilloso de las tres mentes que entran en liza: el "Mozart de la computación" al que da vida un Oscar Isaac perfecto (más macabro cuanto más relajado se muestra), el ilusionado e ingenuo aprendiz que interpreta Domnhall Gleeson y sobre todo Alicia Vikander, a la que ya vimos en El séptimo hijo y que conmueve en no pocos momentos del relato a la par que puede llegar a ser aterradora como un animal enjaulado.

 

Los efectos especiales están introducidos con una tremenda elegancia y en dosis tan bien medidas que se consigue un acabado muy natural y verosímil, minimalista en los interiores y todo esto con solo 11 millones de dólares de presupuesto exprimidos con sabia delicadeza.

 

 

La sexualidad es otra de las ideas mejor fundamentadas de la película: desde el nombre de la ginoide (androide de apariencia femenina), AVA (con resonancias de la variante en inglés de "Eve" o Eva, la primera mujer en el relato bíblico), hasta la propia concepción de la identidad sexual como parte inalienable de la humanidad que destila la creación de una conciencia autónoma.

 

Pero ¿qué es exactamente lo que nos hace humanos? ¿Romper la barrera de la creación nos convierte en dioses? ¿Es posible crear un ser de materia inerte e imbuirle la capacidad de razonar y de ser consciente de sí mismo? El desarrollo de la película es tan interesante y abre tantos debates que me atrevo a deciros que éste es uno de los títulos imprescindibles del género. Ex Machina eso sí, decepcionará a quienes busquen acción o no tengan la capacidad de seguir los diálogos que casi exigen un segundo visionado.

Valoración

Alex Garland apuesta por la ciencia-ficción en una película con pocas fisuras y un enorme trasfondo filosófico, tan atractivo como la puesta en escena.

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

El diseño de la ginoide y la intrepretación de la enigmática Alicia Vikander.

Lo peor

El mal rollo que da plantearse que la IA pueda superar con creces al hombre.

Lecturas recomendadas