Análisis

Crítica de El mensajero

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En El mensajero, un padre de familia se verá contra las cuerdas cuando su hijo sea acusado de tráfico de narcóticos. Para rebajar su pena, será capaz de infiltrarse en un cártel de la droga con el objetivo de ponerle en bandeja a la justicia al cabecilla de la organización.2013 - DIRIGIDA POR: Ric Roman Waugh - PROTAGONIZADA POR: Dwayne Johnson, Jon Bernthal, Susan Sarandon, Nadine Velazquez, Harold Perrineau, Michael Kenneth Williams, JD Pardo, Barry Pepper, Benjamin Bratt y Kym Jackson. Ya en cines.

Vamos a hacer un experimiento: cierra los ojos y piensa en Dwayne Johnson. Ahora olvida todo lo que te ha venido a la mente: las peleas coreografiadas, los mohines y las excentricidades musculares que hacen que su cabeza parezca minúscula.

 

Sé que es difícil porque se avecinan Dolor y dinero, Hercules: The Thracian Wars y hasta Fast & Furious 7, pero trata de abstraerte por un momento. En esta película, ¡sorpresa!, abre una brecha en su carrera para comenzar a indagar en nuevas experiencias cinematográficas.

 

Y pasa la prueba con nota, así que, con un poco de suerte, comenzará a intercalar alguna película de este corte entre cinta de acción y cinta de acción.

 

 

En El mensajero, encarna a un hombre de familia sometido a una situación extrema cuando su hijo (Rafi Gavron) es acusado de tráfico de drogas y encarcelado. Forzado a buscar una solución y evitarle una pena que puede ascender a los diez años de prisión, se infiltrará en un cártel para rebajar su condena, sirviendo en bandeja al capo que gestiona las transacciones.

Cuando la ley es la trampa

Inspirada en hechos reales, supone una denuncia de la ineficiencia de una legislación cuya finalidad inicial era la de tratar de "obligar" a los narcotraficantes a delatarse entre sí, pero que a la postre solo sirve para cazar a quienes menudean con sustancias prohibidas y para mayor escarnio inculpan a inocentes para rebajar su pena.

 

 

La película consigue su doble propósito: estremecer al espectador en la butaca (se te escapa de vez en cuando un ¡ay, madre!), y entretener portando un mensaje muy claro respecto a la injusticia que supone la aplicación de la ley de las condenas mínimas que defiende con fiereza la siempre memorable Susan Sarandon como fiscal del Estado.

 

Ric Roman Waugh dirige su tercer largo tras Felon y La sombra del crimen mientras se hornea el que será ya el cuarto, Currency (en fase de preproducción), y la verdad es que lo hace de maravilla dotando a la película de una espectacularidad muy medida que hace que los personajes sean creíbles.

 

Una cinta muy televisiva

Hay auténtico desfile de caras conocidas del mundo de la televisión: el que más destaca es sin duda

Michael Kenneth Williamsel fantástico Omar de The Wire a quien también hemos visto recientemente en Boardwalk Empire y que participa en Robocop. También aparecen Barry Pepper (Los Kennedy), John Bernthal (The Walking Dead), Benjamin Bratt (Modern Family), Melina Kanakaredes (CSI: Nueva York) y Nadine Velazquez (Me llamo Earl).

 

Pero lo más interesante de la película es el diálogo que mantiene con series como The Wire porque sigue en la senda de alzar la voz contra un sistema que claramente es deficiente en su intención de hacer triunfar la justicia. Ya solo por eso, merece mucho la pena echarle un vistazo a esta película. 

Valoración

Interesante propuesta que nos devuelve la vis más seria de Dwayne Johnson mientras deja la puerta abierta a la reflexión en torno a la legislación sobre el narcotráfico en Estados Unidos.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

El tono de la película, que encuentra un buen equilibrio dramático.

Lo peor

No esperes una cinta de acción: la hay, pero en su justa medida.

Lecturas recomendadas